recorta un 30% la producción en villaverde

PSA Peugeot ensambla un duro ajuste industrial para su planta de Madrid

La multinacional francesa está elaborando un programa de recortes para mejorar la eficiencia de la factoría próxima a la capital de España, donde la producción de coches podría bajar hasta un 50%

Foto: Vista de la planta de montaje de PSA Peugeot en Villaverde, en Madrid. (EFE)
Vista de la planta de montaje de PSA Peugeot en Villaverde, en Madrid. (EFE)

PSA Peugeot presentó esta semana el primer vehículo sin conductor de la marca francesa capaz de recorrer la distancia que separa Vigo de Madrid -las dos ciudades donde tiene fábricas en España- de forma totalmente autónoma. El acto contó con el apoyo en la ciudad gallega del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y con la bienvenida de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, a su llegada a la capital. A ninguno de los dos políticos les dieron detalles de los planes de ajuste que la multinacional gala tiene previsto aplicar en las históricas instalaciones de la barriada de Villaverde.

Según documentación interna que PSA Peugeot ha distribuido entre los trabajadores para negociar el convenio colectivo, la compañía propone un sistema de revisión salarial vinculado a la prima por objetivos, la supresión del complemento de presencia y antigüedad, la revisión y limitación del permiso de salidas al médico, la eliminación del sistema de transporte de empresa, la cancelacion del servicio de lavado de ropa de trabajo y la posibilidad para los empleados que no están en las plantas de ensamblaje de trabajar desde casa (teletrabajo).

Una serie de medidas que se implantarían entre 2016 y 2019 y que se añaden al expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que se está aplicando actualmente en la factoría de Villaverde para 1.600 empleados y que se alargará durante el próximo ejercicio, tal y como adelantó El Confidencial el pasado 26 de agosto. El 7 de septiembre se firmó el acuerdo con los sindicatos y con el Ministerio de Trabajo para dar la "respuesta adecuada" ante las continuas variaciones de la producción con el fin de contar con los 'stocks' "justos y necesarios" que necesita tener la factoría de Villaverde, explicó PSA Peugeot.

La planta de Villaverde está inmersa en un proceso de transformación en el que se están haciendo importantes modificaciones en sus instalaciones

La compañía gala, que este año ya aplicó otro ERE, este de carácter extintivo, para 365 empleados, ha puesto en marcha lo que se denomina Plan Optimad para mejorar la productividad y la eficiencia de la planta de la capital de España, que actualmente solo fabrica el modelo Citröen C4 Cactus. Lo que se temen los sindicatos es que cuando se deje de producir este coche, la actividad disminuya de forma exponencial en los próximos ejercicios, tal y como muestran documentos internos.

Desde Francia se han elaborado dos planes de montaje en función de la demanda. El más benévolo estima que Villaverde pasará de ensamblar 90.000 coches en 2015 a 84.000 el próximo año, 75.000 en 2017 y 66.000 unidades para 2018. Es decir, el descenso de la producción sería del 30%. En la coyuntura más adversa, París estima que los coches que saldrían de la planta madrileña podrían llegar a reducirse un 50%, hasta los 45.000 dentro de tres años, momento en el que solo habría un turno de trabajo frente a los dos actuales.

Menos horas, menos precio

En consecuencia, se teme una reducción paulatina de la carga de trabajo en Villaverde, que en sus mejores momentos llegó a tener una plantilla de 7.000 empleados frente a los 2.000 actuales. PSA Peugeot ha negado que la producción de la factoría madrileña se vaya a desplazar a la de Vigo, de donde salen cerca de 450.000 vehículos al año, ni tampoco a la nueva planta que ha construido en Marruecos, con una inversión de 500 millones.

 

Según fuentes oficiales de PSA Peugeot, Villaverde está inmersa en un proceso de transformación en que se están haciendo importantes modificaciones en sus instalaciones. Entre ellas, cita la transformación completa de la planta de pintura, la compactación de superficies en torno al edificio principal de montaje, la implantación de instalaciones 'kitting' (método de aprovisionamiento de 'stocks' próximo a la línea), o el traslado de personas de otras entidades del Grupo PSA Peugeot Citroën distribuidas por la Comunidad de Madrid a las instalaciones del centro de Madrid. Un agrupamiento que ha supuesto la venta de algunos edificios y el alquiler de suelo a proveedores para abaratar la cadena de montaje.

El objetivo final es reducir el número de horas necesarias para construir un coche desde las 750 actuales a las 550 en el escenario más ambicioso y rebajar el precio por vehículo desde los 995 euros actuales hasta los 750 en 2017. De conseguirlo, PSA Peugeot daría la fabricacion de un nuevo modelo a Villaverde.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios