ÚLTIMO APÉNDICE DE LA LEY DE LA CADENA

Carrefour y El Corte Inglés se caen del código de buenas prácticas de Agricultura

Esta mañana se formaliza en la sede ministerial la firma del documento, último apéndice de la batería de medidas iniciadas con la transformadora Ley de la Cadena Alimentaria impulsada por Arias Cañete

Foto: La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina. (EFE)
La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina. (EFE)

Tras más de un año de trabajo, el Ministerio de Agricultura pone fin a su obra cumbre de la legislatura. Esta mañana se formaliza en la sede ministerial la firma del esperado Código de Buenas Prácticas Mercantiles, último apéndice de la batería de medidas iniciadas con la transformadora Ley de la Cadena Alimentaria. Sin embargo, en esa foto de familia no estarán dos protagonistas esperados, las patronales del sector de la distribución ANGED y ACES, entre cuyos principales representados figuran Carrefour y El Corte Inglés, según han confirmado fuentes oficiales.

En la última reunión del Observatorio de la Cadena Alimentaria, celebrada hace sólo unos días, ambas patronales manifestaron su intención de abstenerse en la firma del Código de Buenas Prácticas. De esta manera, ANGED y ACES evidencian la disconformidad de sus asociados (Carrefour, El Corte Inglés, Alcampo, Eroski, Costco, Sabeco, Lidl…) con algunos de los 50 puntos que recoge el documento final al que sí se han suscrito de forma voluntaria el resto de agentes (cooperativistas, fabricantes y distribuidores) afectados por la Ley de la Cadena Alimentaria.

Este plante final pone sobre la mesa las tensiones generadas por la puesta en marcha de la Ley de la Cadena, la tarea legislativa más importante llevada a cabo por Miguel Arias Cañete e Isabel García Tejerina, y un feo para el equipo de trabajo ministerial (dirección general y secretaría general), que esperaba contar con la adhesión de todos. Sin embargo, la revisión de las relaciones comerciales entre los agentes de la cadena alimentaria ha destapado las tensiones de fondo existentes y el pulso por defender las posiciones de poder adquiridas durante los últimos años.

Una persona pasea delante de una estantería en Carrefour. (Reuters)
Una persona pasea delante de una estantería en Carrefour. (Reuters)

Aunque nadie discute la necesidad de ayudar a equilibrar las relaciones entre el sector agrario, las cooperativas, la industria transformadora y la distribución comercial, existen matices que han hecho descolgarse a ANGED y ACES. El más importante tiene que ver con la relación entre grandes grupos industriales y firmas de la distribución, uno de los puntos clave, ya que puede generar disfunciones y desequilibrios, según fuentes patronales. Aunque no toda la distribución se ha desmarcado, ya que ASEDAS, patronal que agrupa a Mercadona y Día, sí se ha adherido.

Pese al trabajo conjunto de todas las partes, el Código de Buenas Prácticas nace algo tocado y evidencia la tensión que ha existido durante la gestación de la propia Ley de la Cadena y la de sus posteriores anexos con la Agencia de Información y Control de Alimentos (AICA), organismo autónomo de control adscrito al ministerio responsable de velar por el cumplimiento de la ley, y el Observatorio de la Cadena Alimentaria, foro constituido por representantes gubernamentales y de la industria para vigilar los precios y las prácticas abusivas entre partes.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios