SE PERFILAN COMO NUEVOS CONSEJEROS INDEPENDIENTES

La banca quiere colocar en Abengoa a Miró y Gonzalo Urquijo, jefes de Cepsa y Arcelor

Los dos nuevos consejeros independientes se encargarán de 'monitorizar' la gestión del actual equipo gestor de Abengoa, que sigue bajo el control directo del antiguo presidente, Felipe Benjumea

Foto: Complejo industrial en Sevilla de Abengoa. (Abengoa)
Complejo industrial en Sevilla de Abengoa. (Abengoa)

La banca acreedora de Abengoa, con el Banco Santander y el HSBC a la cabeza, quiere observar más de cerca los movimientos del nuevo equipo gestor que preside desde finales del pasado mes de septiembre José Domínguez Abascal, un hombre de la cuerda y confianza de la familia Benjumea. El planteamiento de las entidades financieras pasa por remodelar el consejo de administración con nuevos independientes que ejerzan con plena soberanía su condición y reporten información en tiempo real sobre cualquier decisión corporativa que pueda afectar al futuro, crítico para más señas, de la empresa.

La empresa de cazatalentos Spencer Stuart ha culminado por la vía rápida el proceso de selección de los directivos llamados a convertirse en próximos ‘vigilantes de la playa’ en Abengoa. El proceso de búsqueda se ha ampliado a una lista de casi una decena de altos ejecutivos de las principales empresas industriales del país, si bien en una primera fase solo van a ser contratados dos nuevos consejeros con probada experiencia profesional y reconocido pedigrí en el mundo de los negocios. Los elegidos, no se sabe bien si para la gloria o la complicación, son Pedro Miró, actual consejero delegado de Cepsa, y Gonzalo Urquijo, presidente en España de ArcelorMittal.

La hoja de ruta de los bancos consiste en que ambos nominados se incorporen al máximo órgano de gobierno de Abengoa antes de que termine el proceso de verificación del folleto correspondiente a la ampliación de capital que la empresa viene discutiendo con la CNMV desde el pasado mes de agosto. El organismo que preside Elvira Rodríguez se está tentando la ropa, dadas las inevitables sospechas que acechan al futuro de la compañía. De hecho, la aprobación debería estar resuelta entre esta semana y la siguiente, ya que el tiempo apremia y las necesidades financieras de la compañía no permiten mayores dilaciones.

La remodelación del consejo supondrá la salida de Ricardo Martínez Rico, que termina ahora mandato, y de Mercedes Gracia que lleva diez años en la empresa

Abengoa está obligada a trabajar en una verdadera carrera contrarreloj para asegurar la inyección de los 650 millones de euros aprobada por la junta extraordinaria de accionistas del 10 de octubre. El calendario ayuda muy poco, dada la presión que supone el Día de Acción de Gracias en Estados Unidos, fecha tradicional que este año se celebra el 26 de noviembre y que implica el cierre simbólico de los mercados de capitales para las grandes operaciones de financiación. Por si no fuera suficiente problema, la empresa tiene además que cubrir de manera inmediata un fondo de maniobra estimado en otros 250 millones, de acuerdo con el informe realizado por KPMG a instancias de las propias entidades acreedoras.

El más difícil todavía que ha de afrontar Abengoa en los próximos días se complica desde el momento en que no todos los bancos acreedores están dispuestos a remar con la misma intensidad para sacar a la empresa del remolino de una deuda que fuentes financieras estiman en torno a los 8.000 millones de euros. El grupo bancario que preside Ana Botín se ha convertido en el paladín obligado de la causa, pero el Banco Santander se encuentra cada vez más solo en la búsqueda de soluciones estructurales para la compañía.

La entidad británica HSBC no termina de echar el resto y muestra cada vez mayor recelo ante los problemas de circulante que pueda presentar Abengoa en las próximas semanas. Los fondos frescos procedentes de la ampliación van a tardar todavía en llegar y nadie está seguro de que la travesía por el desierto a la que se encamina la empresa no vaya a estar exenta de nuevos peligros en forma de inesperados agujeros financieros. En esta tesitura, La Caixa ha decidido tentarse la ropa y esperar que sean otros colegas los que asuman el liderazgo de las negociaciones.

El papel de los nuevos independientes será decisivo para contrapesar el control de Felipe Benjumea, quien sigue manejando los hilos de la compañía

Fuentes cercanas al consejo de administración de Abengoa aseguran que el papel de los nuevos administradores independientes va a ser decisivo para entender el juego de contrapesos dentro del principal órgano de gobierno de la compañía. Abengoa sigue dirigida en la sombra por Felipe Benjumea, y el nombramiento de dos gestores en activo y con pleno mando en plaza dentro de Cepsa y ArcelorMittal evidencia el deseo de Ana Botín de situar a dos pesos pesados que aporten su mejor criterio empresarial para la labor de monitorización del equipo gestor que encabeza Santiago Seage.

Miró y Urquijo van a sustituir en el consejo de Abengoa a Ricardo Martínez Rico y a Mercedes Gracia. El exsecretario de Estado de Presupuestos termina estos días su mandato de cuatro años en el principal órgano de gobierno de la empresa, en tanto que la catedrática de CUNEF se encuentra en la última fase del límite máximo de 12 años que la Ley de Sociedades de Capital establece para los administradores independientes de las empresas cotizadas en bolsa. Los nombramientos deberían hacerse efectivos a lo largo de la próxima semana como síntoma inequívoco de que, esta vez sí, la ampliación de capital cuenta realmente con todas las bendiciones.                  

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios