presuntamente por razones fiscales

Hacienda sigue el rastro a ejecutivos del Santander 'refugiados' en Portugal

Exdirectores generales que han sido relevados por Ana Botín han encontrado acomodo en Lisboa, donde sus millonarias pensiones tributan al 0% frente al 19% que deberían pagar al fisco español

Foto: José Luís Gómez Alciturri. (Foto: Esade)
José Luís Gómez Alciturri. (Foto: Esade)

La lupa del Ministerio de Hacienda no está ahora ni en las Islas Caimán, ni en Jersey, ni en Delaware, ni en Luxemburgo, los tradicionales paraísos fiscales donde los inversores suelen constituir sociedades para eludir al fisco. La Agencia Tributaria ha puesto el foco en Portugal, el país vecino donde han ido a 'refugiarse' varios directivos del Banco Santander que han dejado el banco en el último año tras las reestructuraciones internas llevadas a cabo por Ana Botín.

Según han confirmado varias fuentes, al menos tres exdirectivos de la entidad controlada por la familia Botín se han establecido en Portugal presuntamente por una motivación solo fiscal: la entrada en vigor de una ley de impatriación, que atrae a ejecutivos gracias a que los ingresos extraordinarios recibidos desde su país de origen tributan al 0%. Para beneficiarse de esta exención tributaria, el directivo debe demostrar que reside en el país durante 183 días, que dispone de una vivienda en propiedad o en alquiler y que tiene un trabajo, por el que paga impuestos de forma regular (20%).

Enrique García-Candelas. (Foto: Santander)
Enrique García-Candelas. (Foto: Santander)

El departamento de Cristóbal Montoro sospecha que esta normativa ha provocado que algunos de los miembros del comité de dirección relevados por Ana Botín hayan cruzado la frontera para rebajar su factura con la Hacienda española. El trabajo se lo ha dado el propio Banco Santander, cuyo portavoz ha recalcado a El Confidencial que la entidad financiera no tiene ninguna estructura 'ad hoc' para que estos ejecutivos regateen a la Agencia Tributaria. Uno de los que se han ido a vivir a Portugal es José Luis Gómez Alciturri, que trabajó en la institución durante 40 años y que en su última etapa ocupó el puesto de director general de Recursos Humanos.

Corredor de fondo, de carreras extremas, Alciturri ha cambiado su domicilio fiscal a Portugal después de que el Banco Santander le contratara a través de su filial lusa, Santander Totta y Azores. Fuentes de Hacienda han confirmado que el exdirector general de Recursos Humanos se ha abrazado a la ley de impatriación portuguesa, Código do Imposto sobre o Rendimento das Pessoas Singulares, por lo que cuando decida jubilarse no pagará el 19% que debería tributar en España, sino que cobrará íntegramente su pensión puesto que allí el tipo aplicado es el 0%.

Otro de los que han encontrado acomodo en Lisboa es Enrique García-Candelas, quien el pasado mes de junio dejó su puesto de director general y máximo responsable de la red de oficinas del banco en España. El Santander lo nombró vicepresidente del Santander Totta, un requisito imprescindible para poder llevar a cabo la posterior domiciliación fiscal en Portugal, que todavía no es oficial. Como Alciturri, su situación laboral es de prejubilación, por lo que si se trasladase a vivir a la ciudad donde desemboca el Tajo, cuando decidiese dejar totalmente de trabajar tampoco tributaria por su millonaria compensación económica.

Un caso similar es el de José Manuel Tejón, que como Alciturri y García-Candelas supera con amplitud los 60 años de edad. Hasta finales del pasado año, Tejón era director general e interventor de la entidad, un puesto de muchísima responsabilidad, por el que más de una vez tuvo que dar la cara en nombre del banco en los tribunales. Este directivo vinculado al apellido Borbón también ha encontrado un trabajo en Lisboa, aunque fuera del perímetro del Banco Santander, según fuentes oficiales, y sin hacer efectivo aún su cambio de residencia.

Un caso similar es el de José Manuel Tejón. Este directivo vinculado al apellido Borbón también ha encontrado un trabajo en la capital portuguesa

Los tres han recibido en los últimos 12 meses jugosos bonus en acciones del Banco Santander. Unos títulos de los que solo pueden disponer por tercios durante los tres próximos años. Si cuando los vendan viven formalmente en Portugal, esas acciones -García-Candelas fue beneficiario de 101.339 este mismo ejercicio, mientras que Tejón se embolsó 125.496, valoradas en más de 600.000 y 760.000 euros, respectivamente- también tributarán al 0% frente al 24% que pagarían en España.

Hacienda sigue la pista de estos tres exdirectores generales, que han sido ejecutivos históricos del Santander hasta hace unos meses. Ana Botín los relevó junto a otros siete primeras espadas del mayor banco de España, como Juan Rodríguez Inciarte, Ignacio Benjumea (secretario del consejo), Remigio Iglesias (Recuperaciones de créditos impagados), Juan Andrés Yanes, sustituido como director de Alianzas estrategicas por Juan Manuel San Roman, Luis Moreno (director de Banca Privada) y José María Espí (director de Control y Valoración interna de riesgos).

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios