Los recursos de clientes caen un 3,2%

La crisis de BPA le cuesta a la banca andorrana más de 1.500 millones

El descenso de los fondos de ahorradores va por barrios y oscila, desde el 4% que soportó Andbank en este trimestre negro para la banca andorrana, hasta al 1,9% que cayó la partida de Crèdit Andorrà

Foto: Oficinas centrales de BPA. (Reuters)
Oficinas centrales de BPA. (Reuters)

La crisis de Banca Privada de Andorra (BPA) le ha pasado factura a la banca andorrana. Y ha sido cara. En concreto, el conjunto del sector ha perdido en recursos de clientes 1.537 millones de euros entre el cierre del primer trimestre, a 31 de marzo, y el del segundo trimestre, a 30 de junio, según los datos que manejan internamente las entidades del sector financiero del Principado y a los que ha accedido El Confidencial. Todavía es pronto para hablar de fuga de depósitos pero la tendencia que apuntan los datos no es positiva.

La caída de los recursos de clientes se produce justo después de que el gobierno andorrano declarase el corralito en BPA para preservar la estabilidad de su sistema financiero. Fue el pasado 16 de marzo. La medida no llegó a afectar el cierre del de los tres pimeros meses, que todavía terminaron al alza. Pero el desplome se reflejó en el segundo trimestre y afectó a los cuatro bancos del país: Crèdit Andorrà, Andbank, Mora Banc y Banc Sabadell d’Andorra.

Esto supone que los recursos de clientes de los bancos en Andorra han bajado en su conjunto durante los primeros tres meses de esta crisis en un 3,2%. Hay que tener en cuenta que en conjunto, durante la primera mitad del año, esta partida del balance ha subido un 3,24%, pero ese aumento se debe a las subidas que se habían producido antes del derrumbe de BPA, durante los primeros tres meses de 2015.

 

El descenso de los fondos de ahorradores va por barrios, aunque ninguno de los cuatro bancos andorranos se libra. Y oscila, desde el 4% que soportó Andbank en este trimestre negro para la banca andorrana, hasta al 1,9% que cayó la partida de recursos de clientes de Crèdit Andorrà, el primer banco del país. Un verdadero termómetro de cómo está la confianza del conjunto del sistema andorrano. Sólo Andbank, en esos tres meses, perdió 933 millones de sus recursos de clientes es decir, casi dos tercios del total que perdieron las entidades del país.

Andorra es un país curioso. En plena crisis de BPA la información sobre la situación financiera de un sistema cuestionado y puesto en la picota es mínima. Y ni los bancos, ni el organismo regulador el Instituto Nacional de Andorrano de Finanzas (INAF) ni la Asociación de la Banca Andorrana (ABA) han dado información oficial sobre los resultados del primer semestre. Sin embargo, los bancos sí que disponen de estos datos y los manejan con preocupación a la vista de cómo está gestionando el gobierno la crisis financiera del país.

Beneficios a la baja

Los beneficios también se han rebajado durante el primer semestre del año. Las ganancias del conjunto de estas cuatro entidades financieras han caído en términos interanuales un 3,23%. Pero como en el caso de los recursos de clientes cada banco es un caso. En este tema es Mora Banc el que sale peor parado. Con un beneficio de 17,9 millones de euros, esta cifra supone un descenso del 19%.

La buena noticia es que el conjunto del sector mantiene los márgenes ordinario y de explotación en positivo. La mala es cuánto tiempo podrán aguantar si los recursos de clientes siguen en descenso.

Superados por el calendario

Oficina de BPA. (EFE)
Oficina de BPA. (EFE)

En esencia el problema es que Andorra carece de divisa y de un banco central que actúe como prestamista de último recurso. El país opera con el euro, pero el BCE no respalda a sus entidades financieras. Además, el Gobierno está incumpliendo el calendario marcado. Todavía no se ha aplicado el ERE para despedir a más de 200 trabajadores si bien se ha cerrado un convenio al respecto, por el impacto que supondrá este ajuste laboral en el inexistente paro andorrano y porque además los trabajadores en ese país carecen de seguro de desempleo.

La subasta del banco bueno al que se han traslado el balance sano de BPA sigue sin novedad, en buena parte, por el desinterés de la banca internacional. Y ni siquiera se ha delimitado el volumen definitivo de todos los depósitos dañados. Por tanto, el conjunto del rescate va mucho más lento de lo previsto. Y tiempo es justo lo que no tiene la banca andorrana. Aunque habrá qué ver si estos grupo financieros logran frenar este ritmo de deterioro en los próximos trimestres.

Vall Banc, el banco bueno, es considerado como muy valioso por el ejecutivo de Andorra. Pero los bancos del país lo ven diferente. Consideran que cuando se levante el corralito, que ya dura siete meses, los ahorradores saldrán huyendo y el banco, entonces, no valdrá nada, según las fuentes financieras del país consultadas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios