Andorra prepara el despido de 200 trabajadores de BPA
  1. Empresas
Se espera cerrar un acuerdo esta semana

Andorra prepara el despido de 200 trabajadores de BPA

El coste global de estos despidos rondará los 5 millones de euros, que se cargarán a expensas del banco y que, por lo tanto, devaluarán todavía más el valor de la entidad financiera

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

El Gobierno andorrano prepara el despido de cerca de 200 trabajadores de Banca Privada de Andorra (BPA), según han adelantado fuentes financieras del Principado. BPA ha sido nacionalizado y ahora está en manos de la Agencia Estatal de Resolución de Entidades Bancarias (AREB), y es este organismo el que ejecutará los despidos.

La fórmula que se busca es llegar a un pacto. La AREB pretende que los trabajadores se vayan de manera voluntaria a cambio de una indemnización que no supere el límite legal que marca la legislación andorrana. Eso supondría que los trabajadores afectados se irían a la calle con el máximo de una anualidad.

Fuentes financieras calculan que el coste global de estos despidos rondará los 5 millones de euros, que se cargarán a expensas del banco y que por lo tanto devaluarán todavía más el valor de la entidad financiera. Fuentes del Gobierno de Andorra han declinado hacer declaraciones.

Estos despidos suponen prescindir de la mayor parte de la plantilla andorrana de BPA, que sumaba 235 empleados antes de que se desatase la crisis por blanqueo, que obligó a aplicar un corralito en la entidad bancaria.

La cifra de dos centenares de despidos puede parecer baja, pero a escala andorrana es una drama. El Principado casi no tiene paro, pues esta es del 2% y el número de desempleados se sitúa en las 600 personas. Es decir, una sola empresa incrementaría el desempleo en el país en un 30%. Y lo hará esta semana si se cumple el calendario previsto. La asamblea de trabajadores, para dar el visto bueno al acuerdo, se tiene que celebrar entre hoy y mañana.

Tensión por las indemnizaciones

La negociación está siendo muy tensa por las indemnizaciones. Los trabajadores de BPA querían el doble, dos años de salarios, para compensar una de las peculiaridades del sistema andorrano, pues no hay subsidio de desempleo en un país con el despido libre. Pero la AREB siempre ha defendido que no se superará lo que establece el marco legal del país.

En las conversaciones también está sobre la mesa la futura recolocación de una parte de los trabajadores afectados. La AREB ha segregado los activos buenos de BPA en la entidad Vall Banc, que ha de hacer de banco puente hasta que se encuentre un comprador. Vall Banc es propiedad de la AREB y está valorada en 210 millones. El Gobierno andorrano quiere subastar la entidad.

Contratación

Hay que establecer con qué personal operará el nuevo banco. Y qué parte de los trabajadores afectados pueden pasar a engrosar la plantilla de Vall Banc.

Por su parte, BPA queda con un valor en negativo de 103 millones, en buena parte por las pérdidas que se esperan de la filial española, Banco Madrid, y que sumarán 180 millones de euros, según las previsiones del Ejecutivo del país.

Sin embargo, el mayor reto desde el punto de vista político para el Gobierno andorrano es gestionar los despidos con el menor coste posible.

BPA Andorra
El redactor recomienda