la venta se ha cerrado en cerca de 110 millones

Portobello será el nuevo policía de los parkings de la ORA de España

Algunos expertos afirman que se trata de una inversión que podría entrar en zona de riesgo si los ayuntamientos deciden que la gestión de los parkings en la calle vuelva a manos municipales

Foto: Imagen de archivo de un parquímetro en Madrid. (EFE)
Imagen de archivo de un parquímetro en Madrid. (EFE)

El pasado viernes, a última hora de la tarde, N+1 y Dinamia alcanzaron un acuerdo con Portobello para venderle Eysa, la compañía dueña de una buena parte de los parkings en superficie de las grandes ciudades de España. A partir de ahora, este fondo de capital riesgo, que ha estado negociando la incorporacion al negocio de Banco Santander a través de (Vista Capital), tratará de rentabilizar una concesión municipal que tiene como joya de la corona la que la anterior alcaldesa de Madrid, Ana Botella, dio a los ya exdueños.

Dinamia se ha desprendido del 25% que tenía en Eysa, cuyo restante 75% está en manos de N+1. Ambas firmas de inversión están vinculadas, ya que comparten parcialmente la gestión y suelen coinvertir en numerosas ocasiones. Según distintas fuentes, la venta se ha cerrado en cerca de 110 millones de euros, más un variable pagadero en función de varias cláusulas.

Se trata, por tanto, de casi la misma valoración a la que Dinamia y N+1 compraron esta sociedad a FCC hace cuatro años. Eysa tiene un beneficio bruto de explotación o Ebitda de 19,5 millones. Ambos private equity ya refinanciaron el pasado año la deuda bancaria con la que compraron Eysa en 2011 mediante una emisión de bonos con vencimiento en 2021 por 75 millones. Una operación que aprovecharon para pagarse un dividendo extraordinario de 12 millones, cantidad que tendrán que sumar a los beneficios que obtengan ahora por la venta para calcular la plusvalía total de la transacción.

La exalcaldesa de Madrid Ana Botella. (Ayuntamiento de Madrid)
La exalcaldesa de Madrid Ana Botella. (Ayuntamiento de Madrid)

La empresa gestiona los parkings a pie de calle –conocidos como ORA– de ciudades como Madrid, Murcia, Llanes, Oviedo, Benidorm o San Sebastián, entre otras muchas, cuyos ayuntamientos les dan una concesión por determinados años a cambio de una jugosa comisión. Un negocio muy atractivo para las firmas de private equity y para los municipios, que obtienen pingües ingresos cuando los controladores de chaqueta y gorra azul y amarilla ponen multas si el ciudadano no coloca el ticket correspondiente o se excede de minutos con el coche estacionado.

No obstante, debido al viraje que han dado los gobiernos locales, como el de la propia capital de España, algunos expertos afirman que se trata de una inversión que podría entrar en zona de riesgo si los ayuntamientos deciden a corto y medio plazo que la gestión de los parkings en la calle vuelva a manos municipales.

No se descarta que Manuela Carmena revise la inusual prórroga de 12 años -hasta 2025- que Botella les dio a N+1 y Dinamia hace ahora dos ejercicios, un tiempo especialmente alto porque los municipios no suelen dar concesiones superiores a tres años para este tipo de activos tan sensibles para los contribuyentes. Eysa está presente en casi cincuenta ciudades y factura unos 60 millones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios