La dirección de Meyer es provisional

Eurazeo fuerza la marcha del consejero delegado de Desigual, Manuel Jadraque

Desigual también está buscando un nuevo director financiero de cara a la salida a bolsa con la que Eurazeo quiere rentabilizar la operación más cara que se ha hecho en la moda española

Foto: El consejero delegado de Desigual, Manuel Jadraque. (Reuters)
El consejero delegado de Desigual, Manuel Jadraque. (Reuters)

El grupo francés Eurazeo ha forzado la marcha de Manuel Jadraque de la cúpula de Desigual. El hasta ayer consejero delegado ha dejado su cargo por haber incumplido los objetivos que se marcaron para la empresa de moda para 2014, según fuentes cercanas a la compañía.

Con él se va la vieja guardia de Desigual: el responsable de producto mujer, José Armillas, director de nuevas categorías. Además de un nuevo CEO, Desigual también está buscando un nuevo director financiero de cara a la salida a bolsa con la que Eurazeo quiere rentabilizar la operación más cara que se ha hecho en la moda española: pagó 285 millones por el 10% de Desigual en marzo del 2014. En un comunicado se agradeció a Jadraque los servicios prestados y se informó de que seguiría como miembro del consejo de administración de Desigual.

Todo apunta a que la presidencia de Thomas Meyer es temporal. Y más cuando Meyer cuenta con un histórico en el que ha demostrado que sólo es un gran empresario si tiene un gran consejero delegado al lado. Antes de que dirigiera la empresa Manel Adell, quien dejó su puesto 2012, Desigual suspendió pagos una vez y estuvo a punto de desaparecer. De manera que en París, Eurazeo tiene un problema. Meyer es un hombre de producto. Pero Desigual ahora es un gran grupo con retos logísticos, financieros y estratégicos que van mucho más allá de la gestión de marca y el diseño de las colecciones.

El problema no es sólo para los franceses. Se extiende hasta Thomas Meyer porque éste firmó un acuerdo por el cual debía entregar gratis un 4% de Desigual adicional a Eurazeo en caso de que se incumpliesen los ratios de crecimiento que se preveían en la operación y que, entre otras cosas, obligaban a que Desigual facturase más de 1.000 millones al cierre de 2014, algo que no ha conseguido. De esta manera, el grupo inversor galo se aseguraba un cierto retorno en el sobreprecio pagado y que valoraba Desigual en 2.700 millones hace un año.

Pero ese precio también supone que Meyer, propietario del 90% de las acciones restantes, perdería más de 100 millones en la entrega de estos títulos. Ante esta disyuntiva se ha impuesto la solución más lógica: dar puerta a Jadraque y buscar un sustituto con muchas prisas.

Un acuerdo de base

Virginie Morgon, CEO de Eurazeo.
Virginie Morgon, CEO de Eurazeo.

El nuevo nombramiento precisará del visto bueno de los franceses y de que el nuevo cargo asuma sus objetivos, siempre vigilados por la implacable directora general de Eurazeo Capital, Virginie Morgon, que se ha colocado en el consejo y que quiere repetir con Desigual el pelotazo que Eurazeo ya dio con Moncler, a la que ya sacó a cotizar.

Pero también precisa el visto bueno de Meyer, ya que no se puede nombrar un nuevo CEO que no tenga la confianza del fundador y socio mayoritario. Por tanto, se impone un acuerdo entre ambas partes.

Buenos resultados pero no suficientes

Los resultados de Desigual fueron buenos en 2014, pero no suficientes para las exigencias desde París. La marca española facturó 963 millones y ganó 135 millones, lo que reflejaba un estancamiento en las ganancias que ha desagradado a los franceses, que pura y simplemente necesitan más para justificar el precio pagado.

El relevo pilla a Meyer y Eurazeo en un momento delicado. La marca está virando hacia un perfil más generalista. Y hay retos importantes pendientes, como el crecimiento en Asia, una de las prioridades, hasta ahora de Desigual.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios