reorganiza sus negocios y le quita poderes

Enel prescinde de Borja Prado y de Elena Salgado en sus consejos de Latinoamérica

El presidente de Endesa tiene que dejar la vicepresidencia de Enersis, mientras que la exministra de Economía dejará el consejo de una filial donde fue colocada por el propio Prado tras salir del Gobierno

Foto: El presidente de Endesa, Borja Prado, en marzo de 2014. (EFE)
El presidente de Endesa, Borja Prado, en marzo de 2014. (EFE)

Momentos de transición para Borja Prado, uno de los financieros con más pedigrí. El banquero será hoy reelegido como presidente de Endesa al mismo tiempo que será cesado como vicepresidente de Enersis, la cabecera del holding latinoamericano de Enel, el principal accionista de la eléctrica española. La multinacional italiana también relevará próximamente a Elena Salgado del consejo de una filial en Chile donde fue colocada por el propio Borja Prado nada más dejar el Gobierno del PSOE.

Enel anunció el jueves que llevará a cabo una reorganización societaria de sus negocios al otro lado del Atlántico, actividades que hasta el año pasado estaban bajo el paraguas de Endesa. Tras la separación llevada a cabo en julio con la contraprestación de un dividendo extraordinario de 14.600 millones para los accionistas de la antigua empresa pública, Italia relevó a casi todos los directivos de las distintas subsidiarias.

Ahora va a dar un paso más con una reestructuración adicional que supondrá la segregación de los negocios en Chile de los del resto de países como Brasil, Argentina y Perú, una modificación que también supondrá una renovación de los consejos de Enersis, de Endesa Chile y de Chilectra. De la primera saldrá Borja Prado, quien el pasado 4 de noviembre fue nombrado vicepresidente una vez culminada la primera reordenación. También dejará su función Andrea Brentán, hasta hace unos meses consejero delegado de Endesa.

La exministra socialista Elena Salgado, junto al presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo. (Efe)
La exministra socialista Elena Salgado, junto al presidente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo. (Efe)

La decisión de Roma ha sentado como un tiro en Madrid. Pero no es la primera vez que el nuevo capo de Enel, Francesco Starace, le hace un feo a Prado. Pese a ser el presidente de Endesa, cargo para el que será renovado hoy por cinco años, Starace le dejó fuera de la puesta de largo del nuevo plan estratégico del grupo que Enel hizo hace unas semanas en Londres. Sí convocó al consejero delegado de Endesa, José Bogás, pero no al presidente pese a tener carácter de ejecutivo.

Fuentes oficiales de Endesa rehusaron dar una versión sobre esta decisión al no poder localizar a Prado, quien asegura que tiene una excelente relación con su jefe supremo de Enel. Otras fuentes sostienen que la comunicación es más bien fría, hasta el punto de que en la reciente entrevista que Starace dio a Cinco Días ni le citó, además de atribuirse el éxito de la oferta pública de venta (OPV) realizada en noviembre, cuando la persona que explicó la operación fue el presidente de la española.

Fuentes próximas a la alta dirección de Endesa aseguran que en Italia siguen sin perdonar el intento de Prado de hacerse con la presidencia de Repsol entre finales de 2013 y principios de 2014. Los movimientos para ocupar la petrolera, reconocidos por el propio financiero español, y dejar la eléctrica no fructificaron, pero abrieron una herida que no se ha cerrado.

En Italia siguen sin perdonar el intento de Prado de hacerse con la presidencia de Repsol, según aseguran fuentes cercanas a la dirección de Endesa

Al contrario, fue el propio Starace el que a finales de 2014 le obligó a dejar la presidencia de Mediobanca, papel que simultaneaba con el de Endesa y que le puso en varias ocasiones en un conflicto de intereses al asesorar a otras eléctricas en compa de activos por los que podía pujar Endesa. El asunto se resolvió con la recolocación de Prado en un consejo asesor del banco italiano, pero sin funciones ejecutivas. Sea como fuere, el exbanquero de Lazard será reelegido por cinco años como primer ejecutivo de Endesa pese a que su jefe superior le va quitando atribuciones y poderes.

La próxima salida también de Elena Salgado como consejera de Chilectra, cargo al que accedió a propuesta de Prado apenas tres después –en enero de 2012– de abandonar la vicepresidencia del Gobierno de José Luís Rodríguez Zapatero es otra demostración de la falta de confianza de Enel en los exministros españoles que fueron colocados en la anterior etapa. El año pasado, Starace ya prescindió de Pedro Solbes en cuanto accedió al poder de la eléctrica italiana.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios