GOIRI CONSIDERA QUE LO PRUDENTE ES ESPERAR

Bankia aplaza la formulación de sus resultados por si tiene que devolver la OPV

Bankia ha aplazado la formulación de sus cuentas de 2014, que preveía presentar el lunes, a la espera de que se aclare si debe ser ella la que devuelva la OPV.

Foto: El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri. (EFE)
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri. (EFE)

Bankia ha decidido aplazar la formulación de sus cuentas anuales de 2014, que tenía previsto presentar el próximo lunes día 2, a la espera de que se aclare si debe ser ella la que pague las posibles condenas por las irregularidades en la salida a bolsa o bien el FROB a través de BFA. Esto implica que el presidente de la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri, ante la posibilidad de que lleguen demandas civiles, prefiere esperar a saber quién lo va  a pagar para reconocer contablemente esa contingencia. Y también que considera que el impacto de esta medida debería llevarse, al menos parcialmente, contra sus resultados de 2014.

Un portavoz de la entidad explica que esta medida no implica reconocer que esa devolución debe producirse, sino simplemente que existe la posibilidad de que sufra una serie de condenas y que, si es Bankia quien debe asumirlas, tiene que considerar con el auditor cómo recogerlas contablemente. Dicha posibilidad se deriva de la avalancha de demandas tras los informes de los peritos del Banco de España, que consideran que las cuentas no eran reales en la salida a bolsa, y contra el que la entidad prepara su propio informe. Asimismo, tanto Bankia como el FROB trataron de desacreditar sus conclusiones cuando se ratificaron ante el juez Fernando Andreu hace dos semanas. 

"Hasta que no se decida el reparto de las responsabilidades economicas entre Bankia y el FROB, lo prudente es esperar", señala el citado portavoz. Asimismo, recuerda que en el caso de las preferentes, Bankia provisionó 246 de los 6.000 millones para estas contingencias, y a partir de esa cantidad se hacía cargo el FROB. Bankia considera que esta vez debe de ser su matriz, BFA (también presidida por Goirigolzarri y propiedad al 100% del fondo de rescate), quien asuma el eventual coste porque BFA fue el colocador, ya que era quien necesitaba capital para cumplir las exigencias del Gobierno socialista, y la forma de obtenerlo fue sacar a bolsa Bankia (lo que además le permitía reducir esas exigencias regulatorias).

Asimismo, sostiene que no tiene sentido que el Gobierno actual lo cargue en Bankia porque perjudicaría la recuperación del rescate, al deteriorar el activo que debe vender en mercado para devolver las ayudas (Bankia). Como informó El Confidencial, imputarlo a Bankia supondría la imposibilidad de pagar dividendo y una fuerte rebaja de valoración que conllevaría una caída en bolsa. Por otro lado, si lo devuelve Bankia, se estaría perjudicando a los accionistas minoritarios, muchos de los cuales son antiguos preferentistas cuyos títulos fueron canjeados obligatoriamente por acciones (es decir, no compraron acciones por su propia voluntad).

En cambio, la postura del FROB, respaldada por Luis de Guindos, es que debe ser Bankia quien asuma el coste con el argumento de que la OPV fue una ampliación de capital de esta entidad y BFA no vendió ninguna acción. Pero su verdadero motivo es que no quieren que se les acuse de poner más dinero público en Bankia para cubrir las irregularidades de Rodrigo Rato. Según ambas partes, no haría falta poner dinero nuevo, pero la parte del rescate que se utilice para ello se consideraría perdida y, en consecuencia, computaría para el déficit público.

Esta negociación se complica por dos elementos adicionales. El primero es el descabezamiento del FROB tras la salida de sus números uno y dos, Antonio Carrascosa y Alfonso Cárcamo, a la espera de que Guindos nombre nuevo presidente. El segundo es que imputar esas pérdidas supondría incumplir el plan de reestructuración de Bankia impuesto por Bruselas, lo cual obliga a obtener el permiso de la Comisión Europea. En todo caso, tanto el FROB como Bankia consideran que la posible devolución afectaría sólo a los minoristas que acudieron a la OPV, no a los institucionales, por lo que el importe máximo bajaría de 3.100 a unos 1.400 millones.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios