CUMBRE EMPRESARIAL EN TELEFÓNICA

Alierta y Fainé coordinan el plan de acogida de Ana Botín en el 'lobby' del Ibex

El núcleo duro del Consejo Empresarial de la Competitividad formalizará hoy en Telefónica la entrada de Ana Botín como primera dama del lobby del Ibex.

Foto: La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín (Reuters)
La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín (Reuters)

Se ha hecho de rogar pero, al final, Ana Botín ha decidido entrar por la puerta grande en el selectivo club que reúne a los primeros espadas del Ibex 35 dentro del llamado Consejo Empresarial de la Competitividad (CEC). El feliz acontecimiento tendrá lugar hoy en una reunión organizada con los mayores sigilos en la sede de Telefónica y en la que el núcleo duro del conocido lobby empresarial dará la bienvenida oficial a la flamante presidenta del Banco Santander.

El plan de acogida de Ana Botín dentro del CEC ha sido preparado a conciencia por César Alierta, máximo exponente del grupo, con la colaboración inestimable del presidente de La Caixa, Isidro Fainé. No en balde, ambos ejecutivos formaron junto al desaparecido Emilio Botín el triunvirato encargado de promover un sello que poco a poco ha ido ganando metros en la representación institucional del mundo corporativo en España.

El Consejo Empresarial de la Competitividad ha vencido por la mano a otras marcas de reconocido abolengo dentro del pabellón económico, como puedan ser la CEOE o las propias Cámaras de Comercio. La foto de familia de los más granados empresarios del país se ha hecho célebre en el álbum de influencias ante los poderes públicos, despertando las envidias de sus pares, cuando no la indignación de los que aspiran a subirse a la ola antisistema que está inflamando al país.

Entre la defensa de los que ponderan la naturalidad y transparencia de la sociedad civil y los que redoblan sus ínfulas denunciando la colusión de políticos y empresarios, lo cierto es que el Consejo Empresarial de la Competitividad no ha dejado indiferente a nadie. De ahí que sus principales fundadores traten ahora de encauzar la fuerza innata del colectivo con un ejercicio de cohesión interna que evite cualquier tentación de fisura, ya sea como consecuencia de ataques externos o bien por falta de alineamiento o cansancio puertas adentro.

El presidente de Telefónica, César Alierta (d), conversa con el presidente de La Caixa, Isidro Fainé. (EFE)
El presidente de Telefónica, César Alierta (d), conversa con el presidente de La Caixa, Isidro Fainé. (EFE)

La aparición estelar de Ana Botín es clave para poder llevar a buen término esta estrategia, más si cabe teniendo en cuenta que la máxima responsable de la primera entidad financiera española no ha podido compatibilizar hasta ahora las convocatorias del CEC con su intensa agenda de trabajo, a caballo entre Madrid y Londres. Precisamente fueron sus ocupaciones en el Reino Unido las que impidieron que Ana Botín se estrenara en el lobby empresarial junto al nuevo presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, el pasado 23 de septiembre.

Primera mujer en el Consejo Empresarial de la Competitividad

Dicha fecha había sido escogida con un mimo especial dado el momento de duelo vivido tras los repentinos fallecimientos de Emilio Botín e Isidoro Álvarez. La rentré veraniega ha sido especialmente cruel para los grandes prebostes del CEC, que además tenían previsto oficializar aquel día ante el ministro de Industria, José Manuel Soria, el no menos controvertido documento de trabajo “España 2018”. La guía práctica de actuaciones para crear, ahí es nada, casi 2,5 millones de empleos en los próximos cuatro años ha sido difundida a bombo y platillo desde hace dos semanas, y la verdad es que ha provocado alguna que otra división de opiniones dentro del Gobierno.

Los presidentes de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán (i); ACS, Florentino Pérez (c), y César Alierta. (EFE)
Los presidentes de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán (i); ACS, Florentino Pérez (c), y César Alierta. (EFE)

Por todo ello y también por esto, los impulsores del lobby no quieran perder más tiempo en integrar a Ana Botín como primera mujer del célebre Consejo Empresarial de la Competitividad. La reunión de hoy servirá para diseñar el calendario de trabajo inmediato, incluyendo la puesta en valor de iniciativas que contribuyan a soslayar cualquier malentendido sobre las mencionadas recetas económicas. De paso, y una vez formalizado el trámite de admisión, el grupo pondrá sordina ante cualquier suspicacia interesada que pudiera derivarse de una supuesta e inexistente desafección por parte de la presidenta del Banco Santander.

El cónclave en el que César Alierta oficiará una vez más como anfitrión será, eso sí, restringido al denominado comité ejecutivo del CEC, algo así como el núcleo duro de las primeras compañías del país, entre las que destacan Telefónica, CaixaBank, BBVA, Iberdrola, Repsol y Mercadona, además del Banco Santander. No todos los presidentes de estas entidades acudirán a la cita, pero en todo caso Ana Botín será recibida con los mayores honores por buena parte de los que durante muchos años actuaron como inseparables compañeros de fatigas de su padre.   

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios