Alierta contraataca a Slim: el futuro de las 'telecos' se juega en Brasil y México
  1. Empresas
telefónica ofrece 6.700 millones por gvt

Alierta contraataca a Slim: el futuro de las 'telecos' se juega en Brasil y México

Como si de una partida de Risk se tratase, los dos magnates del mundo de las telecomunicaciones, el español César Alierta y el mexicano Carlos Slim,

Foto: El magnate mexicano Carlos Slim (Reuters)
El magnate mexicano Carlos Slim (Reuters)

Como si de una partida de Risk se tratase, los dos magnates del mundo de las telecomunicaciones, el español César Alierta y el mexicano Carlos Slim, van moviendo sus fichas en el punto geoestratégico más atractivo para su mercado en la actualidad: Latinoamérica.

El turno en la partida es ahora del presidente de Telefónica, que en las últimas semanas está jugando sus cartas en las dos zonas más calientes de esta región: Brasil y México. Alierta pretende conseguir en esta región el crecimiento en resultados y cotización de la acción (prácticamente estancada en torno a los 12 euros) que el Viejo Continente le niega. La última jugada se ha conocido este mismo martes, cuando la multinacional presidida por Alierta ha anunciado la oferta que ha hecho a Vivendi por su filial brasileña, Global Village Telecom (GVT).

La empresa española pone sobre la mesa de Vivendi la nada despreciable cantidad de 6.700 millones de euros, pagaderos tanto en efectivo (unos 4.000 millones), como en acciones de la nueva compañía que saldrá de la integración de GVT en Telefónica Brasil, "que dará lugar al mayor teleoperador de telecomunicaciones del mercado brasileño", según Telefónica.

No obstante, esta operación tiene otras intenciones de fondo. Con ella, Alierta pretende salir de una vez por todas de Telecom Italia, una participación que le está dando muchos quebraderos de cabeza con los reguladores brasileños, ya que por medio de su posición en la empresa italiana tiene una participación indirecta en TIM Brasil, algo que no ven con buenos ojos las autoridades del país sudamericano. La compañía italiana ha sido uno de los peores valores de Europa, con una caída superior al 4,5%, mientras que Vivendi se ha anotado más de un 3,5% y Telefónica ha perdido un 1,7%.

La idea de Telefónica es pagar a Vivendi una parte por GVT en acciones de Telecom Italia, en concreto hasta 1.110 millones de títulos, "aunque habrá que ver hasta qué punto le interesa a Vivendi una participación en esta compañía", advierte el analista de Renta 4 Iván San Félix. Otro de los puntos que habrá de valorar la operadora gala es el montante total de la operación, que se hace sin prima y a unos precios muy similares a los que pagó Vivendi allá por 2009 cuando se la arrebató curiosamente en feroz pugna a la propia Telefónica. También está por ver si América Móvil, el grupo de Slim, reaciona a las intenciones de Alierta y contraataca con otra oferta por GVT.

La reacción de Vivendi ha sido asegurar que ninguna de las filiales está en venta, pero a pesar de ello se ha comprometido a estudiar la oferta de Telefónica en la próxima reunión de su consejo de vigilancia. La compañía francesa tiene de plazo hasta el 3 de septiembre para aceptar la propuesta de la española

Mientras tanto, con vistas a que los reguladores brasileños den el nihil obstat a la transación, la empresa española ya está haciendo los deberes y ya ha reducido su participación en Telecom Italia. De hecho, fue el mes pasado cuando emitió bonos canjeables por acciones de la compañía italiana, rebajando su peso en ella del 14,8% al 8,3%.

Precisamente, esa cantidad de acciones que Telefónica quiere colocar a Vivendi comprende el 8,3% que ahora ostenta, por lo que Alierta ve en esta operación la puerta de salida de Telecom Italia y la manera de ganar un pulso al hombre más rico del mundo.

La otra jugada que está realizando César Alierta se desarrolla en México, territorio de Slim. La compañía española ya ha se ha marcado un objetivo en el país azteca aprovechando la liberalización del sector de las telecomunicaciones que va a llevar a cabo el Gobierno de Enrique Peña Nieto.

Se trata de Iusacell, el tercer operador del país. Tal y como adelantaba El Confidencial la pasada semana, Telefónica pretende fusionarse con esta compañía en una operación que oscila entre los 2.500 y los 3.000 millones de euros. La operadora mexicana es propiedad al 50% de Televisa y de TV Azteca, de la familia Azcarrága y del conglomerado de la familia Salinas.

Con esta unión, Iusacell ganaría posiciones frente al primer operador del país y propiedad de Slim, Telcet. Actualmente, el multimillonario tiene un 70% del mercado de telecomunicaciones mexicano, una posición que va a tener que rebajar al 50% después de la liberalización del sector, una circunstancia de la que, precisamente, acusa a Alierta de haber presionado para que se lleve a cabo.

El cada vez más intenso interés de Telefónica por aumentar su cuota de mercado en Latinoamérica tiene una sencilla explicación: el crecimiento en Europa está prácticamente agotado. Tal y como indican los resultados de la compañía del primer semestre recientemente presentados, en los que se comprueba que la empresa está estancada en el Viejo Continente.

El analista de XTB Joaquín Robles atestigua este panorama. "Europa se está desgastando y cada vez es más difícil que las operadoras consigan más cuota de mercado, por eso se marchan a los países emergentes, cuya joya de la corona es ahora Brasil". Aunque en los primeros meses del año la devaluación del real brasileño frente al euro lastró los números de Telefónica, la compañía sigue viendo en el país un buen caldo de cultivo con el que seguir reduciendo distancias con Slim. De hecho, Robles asegura que, hoy en día, la firma española tiene más presencia en Brasil que América Móvil.

"Es bueno que Telefónica se lo ponga cada vez más difícil a los competidores", afirma el experto de XTB que, por ahora, no prevé que el magnate mexicano vaya a hacer un movimiento rápido para contrarrestar a Alierta, "pues ya tiene una gran posición en Latinoamérica". No obstante, la partida aún no ha terminado.

Noticias de Telefónica Participación Telecom Italia Telecomunicaciones Carlos Slim
El redactor recomienda