DESPIDO IMPROCEDENTE PARA TODÓ Y MASANA

Varapalo a Guindos: el juez indemniza con 1,2 millones a la cúpula de Catalunya Banc

Victoria parcial de Adolf Todó y Jaume Masana por su despido como máximos directivos de Catalunya Banc. Hay que indemnizarlos o readmitirlos, según el juez

Foto: El expresidente de Catalunya Banc Adolf Todó en una comisión (Efe)
El expresidente de Catalunya Banc Adolf Todó en una comisión (Efe)

Victoria parcial de Adolf Todó  y Jaume Masana por su despido como máximos directivos de Catalunya Banc. Según consta en una sentencia del juzgado social número 8 de la Audiencia de Barcelona, el despido de los que fueron presidente y consejero delegado de Catalunya Banc debe ser considerado "improcedente", pero limita la indemnización para cada uno en 600.000 euros. Ambos directivos habían solicitado una cifra mucho más alta.

La sentencia no explica la cantidad que pedían Masana y Todó, pero sí señala que era superior a la de la sentencia. En cualquier caso, el fallo, si bien condena a pagar los citados 600.000 euros o a reincoporarles a su puesto de trabajo, exime al Fondo para la Reestructuración y Ordenación Bancaria (FROB), el organismo que controla la entidad, de "las pretensiones de la demanda". De momento, Catalunya Banc ya anunciado que recurrirá la sentencia. 

Todó y Masana acabaron con muy malas relaciones con el FROB, que son explicadas en la carta de despido que incluye en su totalidad en el fallo. Así, se relatan sucesos ya conocidos, como las discrepancias sobre la venta de Catalunya Banc a una entidad tercera mientras que Todó y Masana eran partidarios de una venta acelerada antes de que el balance se deteriorase todavía más. Y otros que no se sabían, como la contratación de unos servicios a la consultora McKinsey por valor de 375.000 euros, del que sólo se entregó un "borrador" que, a juicio del FROB, su contenido no justificaba su encargo y que por lo tanto su coste, se acabó atribuyendo como pérdida al banco.

Sin embargo, el eje del despido fueron los continuados enfrentamientos entre Todó y Masana, de una parte, con el FROB, que era el accionista único de Catalunya Banc y que además había rescatado la entidad con 12.000 millones de dinero público.

Historia de un desencuentro

La carta de despido explica los continuos enfrentamientos de Todó con el FROB. En ellos destaca la premura con el que el entonces presidente de la entidad catalana quería afrontar su venta, mientras que desde el Fondo y el Ministerio se prefería intentar maximizar su venta. También se incluyen desacuerdos en otros temas más de gestión.

Además, Todó y Masana discreparon abiertamente del accionista mayoritario sobre cómo enfocar el arbitraje de las preferentes. Querían ofrecer a los perjudicados más del 35% de lo aportado. O incluso propusieron una formulación de cuentas del 2012 más negativa para la entidad que la del FROB, que prefirió activar créditos fiscales y así paliar los resultados contables de Catalunya Banc.

Poca concreción

El juez recrimina a Catalunya Banc la poca concreción a la hora de definir todas estas acusaciones, por lo que finalmente declara el despido improcedente y obliga a indemnizar a los dos altos directivos.

Protesta de afectados por la preferentes de CXC (Efe)
Protesta de afectados por la preferentes de CXC (Efe)

Por otra parte, la sentencia no hace mención a los planes de pensiones de ambos directivos, que fueron retenidos y no abonados por la entidad. En el caso de Adolf Todó esa cantidad rondaba los 5 millones y seguramente su reclamación será objeto de otro proceso judicial. Tanto Todó como Masana están imputados en una causa de la Fiscalía, que afecta a una treintena de directivos y consejeros, entre ellos el ex presidente Narcís Serra, por lo quiebra de Catalunya Caixa.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios