para hacerse con la mayoría

La banca pide capitalizar 1.200 millones de créditos en Pescanova

La banca aprieta pero no ahoga en Pescanova. En las conversaciones para refinanciar la deuda del grupo pesquero piden recapitalizar 1.200 millones

Foto: Factoría de pescanova en la ría de vigo
Factoría de pescanova en la ría de vigo

La banca aprieta, pero no ahoga, en Pescanova. En las conversaciones para refinanciar la deuda del grupo pesquero, los bancos acreedores piden recapitalizar sólo 1.200 millones de euros de los 3.210 millones que acumula como crédito bancario, según han explicado fuentes financieras conocedoras de las conversaciones.

Teniendo en cuenta que el capital actual de Pescanova se sitúa en 172 millones, pero el patrimonio neto es negativo, la banca se haría con la mayoría de la multinacional gallega.

Se impone de este modo una salida a lo Metrovacesa, pero con algunas diferencias. La principal es que se acepta el papel del actual presidente de Pescanova, Juan Manuel Urgoiti, como hombre puente entre los accionistas históricos que lo impusieron en la pasada junta -Damm, Iberfomento y Luxempart- y la banca española que apoya la refinanciación. Por tanto, que la banca se haga con el control de Pescanova no supondrá, a priori, un relevo en la presidencia.

También hay que negociar la manera en que los socios de referencia, entre ellos el expresidente José Manuel Sousa, quien todavía controla más del 7% de las acciones, diluyen su participación. Aplicando una dilución lineal quedarían convertidos en socios residuales, pero la intención de la banca es que todavía resulten lo suficientemente representativos, en una línea de colaboración con la actual dirección que no quiere perderse. Por ello, la mayoría concreta que tendría la banca en Pescanova todavía se encuentra por determinar.

Encuentro feijóo con presidente de pescanova
Encuentro feijóo con presidente de pescanova

Por su parte, Urgoiti está apretando a los bancos para que la quita sumada a la refinanciación suponga reducir la deuda bancaria en un 75%. Esto significa que, a los 1.200 millones de recapitalización, Urgoiti quiere sumar otros 1.200 millones de quita para garantizar la viabilidad del grupo pesquero, según señalan las fuentes financieras.

Reticencias de los bancos

Mientras los grupos bancarios se muestran dispuestos a entrar en el capital, la quita sí que está siendo objeto de controversia entre Pescanova y acreedores. Los 1.200 millones que plantea Urgoiti se consideran excesivos, teniendo en cuenta que el perdón de estos préstamos vendría acompañado de una recapitalización tan importante como la de Pescanova, según señalan fuentes bancarias cercanas a los grupos acreedores.

En cambio, desde los accionistas que han apoyado a Pescanova asumiendo importantes pérdidas, se considera que ellos ya hacen un gran esfuerzo en la dilución en el capital y que, por tanto, la banca debería hacer en la quita un sacrificio equiparable al que llevaría a cabo entrando en el capital.

La intención de la banca es otra. Pretende una quita menor, de sólo 400 millones de euros, con lo que entre recapitalización y préstamos condonados se colocarían en el 50% de la deuda bancaria.

Sumar a grupos extranjeros

Además, los bancos defienden que la manera de sumar banca extranjera a la operación es que la quita no resulte tan elevada. Hay que recordar que la banca extranjera ya está muy escaldada después de haber entrado en diversas inmobiliarias españolas después del estallido de la burbuja. La banca extranjera tiene un gran peso en la estructura de deuda de Pescanova, con 58 entidades de los cinco continentes.

Otro de los flecos pendiente es cómo se integra a los bonistas en esta refinanciación. Las fuentes consultadas dan por hecho que los tenedores de bonos de Pescanova, que suman 160 millones, también acaben entrando en el capital.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios