Un test de estrés de Goldman Sachs desvela que la gran banca necesita 9.000 millones
  1. Empresas
EL RECONOCIMIENTO DE LOS DTA LO REDUCE A 4.100

Un test de estrés de Goldman Sachs desvela que la gran banca necesita 9.000 millones

Las principales entidades españolas, las que cotizan en bolsa, tienen un déficit de capital de 9.000 millones, según un test de estrés realizado por Goldman Sachs.

Foto: El ministro de economía, Luis De Guindos junto al portavoz popular en el Congreso Alfonso Alonso. (Efe)
El ministro de economía, Luis De Guindos junto al portavoz popular en el Congreso Alfonso Alonso. (Efe)

Las principales entidades españolas, las que cotizan en bolsa, tienen un déficit de capital de 9.000 millones de euros, según un durísimo test de estrés realizado por Goldman Sachs. Esta cifra se reduce a 4.100 millones si se asume la reforma de los activos fiscales diferidos (DTA) que negocia el Gobierno con Bruselas. Popular es la entidad con un mayor déficit, mientras que BBVA es la más sólida y Sabadell se salva precisamente por los DTA.

La gran diferencia de este ejercicio con todos los test de estrés a anteriores es que ahora empieza a haber operaciones inmobiliarias que ofrecen una referencia para la valoración de estos activos en el balance de los bancos, aunque todavía sean muy pequeñas; hasta ahora, esta valoración era puramente teórica, lo que convertía estos exámenes en ejercicios de voluntarismo. Goldman se refiere a las ventas de carteras de edificiosy de plataformas inmobiliarias a fondos de capital riesgo que se han sucedido desde agosto.

Sobre la base de estas operaciones, este banco de inversión asume una pérdida del 50% en edificios terminados, del 90% en el resto de inmuebles y del 80% en participaciones en promotoras (tanto para los activos adjudicados como para los que sirven de garantía a un préstamo). Las condiciones se agravan con una asunción de un 100% de impago en los adjudicados y del 83% en el crédito promotor (esto implica que el 50% de los préstamos actualmente performing pasan a morosos), más un loan to value medio del 75% en estos préstamos. Para las hipotecas minoristas, asume un crecimiento de otros 5 puntos en la morosidad y que tanto los créditos morosos como los subestándar se provisionan como fallidos.

Para hacer frente a estas pérdidas, las entidades examinadas –Santander, BBVA, CaixaBank, Popular, Sabadell, Bankinter y Bankia- cuentan con su colchón actual de provisiones de unos 70.000 millones, con su capacidad de generar beneficio antes de provisiones en los dos próximos años y con su exceso de capital actual. La cuestión es dónde situar el listón para comprobar si los fondos propios actuales son suficientes o insuficientes para superar un escenario así.

Entre 3.700 y 9.000 millones de déficit

Para resolverlo, Goldman plantea tres opciones. La primera es un core capital según los estándares actuales (EBA) del 9% -que es lo que ha aplicado Sabadell en el reciente test de estrés encargado a Oliver Wyman para vender su ampliación de capital-. En ese caso, el déficit sería de sólo 3.700 millones y Popular el único banco que necesitaría esa inyección.

Pero esta medida ya está desfasada, porque el mercado exige que se cumplan los nuevos requisitos de Basilea III; y no los que entran en vigor gradualmente en 2014, sino su cumplimiento completo como si estuviéramos en 2019, lo que se denomina Basilea III “fully loaded. Si se toma un 8% para esta ratio, arroja un déficit de 9.000 millones, de los que 5.300 corresponderían a Popular, 1.900 para CaixaBank y 1.800 para Sabadell.

Ahora bien, en este cómputo hay que tener en cuenta la esperada reforma de los DTA, que va a hacer que una parte de los mismos no tengan que restarse del capital como imponen las normas de Basilea. Goldman asume en su escenario la información que adelantóEl Confidencial –sólo se salvarán los generados por provisiones y pensiones, no los originados en pérdidas de años anteriores-, lo cual rebaja la factura a 4.100 millones. Esta cantidad corresponde en exclusiva a Popular.

Popular y BBVA, los dos extremos

El banco que preside Ángel Ron es el que presenta una mayor debilidad de los examinados, ya que parte de un ratio de Basilea III fully loaded actual del 7,4% (8,8% con la reforma esperada de los DTA), que se quedaría en el 2,2% tras el ejercicio (3,6% con DTA). Sabadell parte de una posición peor, un 4,4% actual (7,0% con DTA ya que es el banco más afectado por los mismos), pero se situará en el 5,9% al final del ejercicio e incluso superaría el 8% (8,5%) si se incluyen los activos fiscales.

En el otro extremo, el banco que se encuentra en una posición más sólida es BBVA, que parte de un ratio actual del 8,4% (9,5% con DTA) frente al 6,7% (8,1%) de Santander. Tras aplicar el escenario de Goldman, BBVA terminaría en el 10,8% (11,9% con DTA) y el banco que preside Emilio Botín, en el 9,3% (10,7%).

Noticias del BBVA Noticias de Caixabank Noticias de Bankia Noticias del Banco Santander Noticias del Banco Popular Goldman Sachs Morosidad Noticias Banco Sabadell Test de estrés Basilea III Inmobiliarias Provisiones
El redactor recomienda