Sabadell hace otro test de Oliver Wyman para vender la ampliación a los inversores
  1. Empresas
duro escenario y requisito de capital del 9%

Sabadell hace otro test de Oliver Wyman para vender la ampliación a los inversores

Sabadell ha encargado un test de estrés a Oliver Wyman con el fin de mostrar su solidez y atraer así inversores a la ampliación de capital que finaliza hoy

Foto:  El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu (d), y el consejero delegado, Jaume Guardiola. / EFE
El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu (d), y el consejero delegado, Jaume Guardiola. / EFE

El Banco Sabadell ha marcado la pauta de los futuros test de estrés que se van a realizar a la banca europea el próximo años (si Alemania no lo impide). Ha encargado uno individual a Oliver Wyman -reponsable de las pruebas realizadas en España el año pasado y de las del próximo- con el fin de mostrar su solidez y así atraer inversores a la ampliación de capital que termina hoy. Este ejercicio a tres años (junio 2013-diciembre 2016) establece un escenario adverso bastante duro y exige unos niveles mínimos decore capitaldel 9% para el mismo, frente al criticado 6% de los test del año pasado.

Sabadell ha querido anticiparse al conjunto del sector y marcar unos estándares mínimos que en teoría deberán ser utilizados para examinar al resto de las entidades -lo contrario restaría credibilidad a las pruebas-. Pero, sobre todo, ha querido despejar las dudas sobre una posible escasez de sus niveles de capital que algunos analistas mantienen incluso después de los 1.400 millones aproximadamente que va a captar con la ampliación. De ahí que haya incluido el test en de la documentación destinada a los inversores -y publicadoen la CNMVjunto al nuevo plan estratégico de la entidad- para convencerles de que acudan a la operación, dentro de un roadshow que ha llevado a los directivos del banco por diversas ciudades de Europa y América.

Los resultados del ejercicio arrojan que, en el escenario base, el Sabadell tendría un exceso de capital en el período de 5.800 millones. En el escenario adverso (el verdadero test de estrés), este superávit se reduciría a 2.400 millones. Este es el resultado, por un lado, de una estimación deperdidas acumulativas de 11.600 millones en la cartera de crédito y de 7.400 millones en la de activos inmobiliarios en el escenario base, cifras que se elevan a 14.300 y 8.700 millones, respectivamente, en el pesimista.

Para hacer frente a ese quebranto, el banco que presideJosep Oliucuenta con unas provisiones actuales de 18.800 millones;una capacidad de generación de beneficios de 5.800 millones en el escenario moderado y 4.900 millones en el extremo; y los EPA (esquemas de protección de activos) de CAM y Banco Gallego, que cubrirían 1.800 millones en el primer caso y 2.100 en el segundo. A esto hay que restarun impacto en capital de los famosos DTA (activos fiscales diferidos)de -1.600 millones en el primer escenario y de -500 millones en el segundo. Oliver Wyman tiene en cuenta la parte de estos activos que deberá deducirse del capital hasta 2016 según el calendario de implantación de Basilea III, lo que equivale a un 30% del total, y no considera la reforma que negocia el Gobierno para salvar una parte de los mismos.

En total, la capacidad de absorción de pérdidas asciende a 24.800 millones en el escenario central y a 25.300 para el estresado. Al restar la citada pérdida esperada de las carteras de crédito e inmuebles, salen los citados 4.700 y 1.400 millones, respectivamente, de exceso de capital.

Un escenario trmendista y el listón en el 9-9

El escenario centralque toma el ejercicio de Oliver Wyman estima una caída del PIB del 1,6% en la segunda mitad de este año (tras la del 0,6% del primer semestre), y una vuelta alcrecimiento a partir de 2014 (0,5%), que se acelera hasta el 0,9% en 2015 y el 1,2% en 2016. Contempla también que el paro tocará máximos del 26,9% este año para luego bajar hasta el 26% en 2016, que los precios de la vivienda caerán el 7% en el segundo semestre (han bajado el 3,3% en el primero) y caerán otro 1,6% el próximo año para remontar posteriormente; y que el suelo seguirá una senda parecida, con caídas del 18,4% en la segunda mitad de 2013 y del 4,6% en 2014 para recuperar posteriormente. También asume un euribor a 12 meses estable entre el 0,4% y el 0,6% hasta 2014 y que llegará al 1,4% en 2016, y un bono español a 10 años anclado en el 5,4% durante todo el período.

El escenarioestresado es mucho más duro, como es lógico, y puede marcar la pauta del ejercicio al que el BCE va a someter alconjunto del sector antes de convertirse en supervisor único y que en España también va a ejecutar Oliver Wyman. En este caso, espera que el PIB caiga el 3,5% en la segunda mitad del año, otro 2,1% en 2014 y 0,3% en 2015, y que la recuperación no llegue hasta 2016 con un crecimiento positivo del 0,8%. En este caso, el paro llegaría al 27,2% en 2014 y se mantendría en el 25,7% al final del período. Su previsión más dura es para el mercado inmobiliario, que espera que siga cayendo durante todo este tiempo: para la vivienda, contempla caídas del 16,6% este año, del 4,5%el próximo, del 2% en 2015 y del 0,1% en 2016; para el suelo, las cifras correspondientes son del -33,9%, -14,1%, -6% y -0,3%, respectivamente. Este supuesto recoge un fuerte repunte del euribor al 2,6% este mismo año y que se mantenga en ese entorno posteriormente, y que el bono se vaya hasta el 7,4% en 2013 y se mantenga en un estratosférico 7,7% los tres años siguientes.

Para ambos casos, el banco catalán y la consultora han acordado exigir un mínimo de core capitaldel 9% en ambos escenarios. El ejercicio sectorial del año pasado por el que se calculó el importe del rescate imponía sólo una exigencia del 6% en el adverso, con la justificación por parte de Economía de que el capital está precisamente para absorber pérdidas y que, en un escenario así, sería lógico permitir una caída de los fondos propios. Esta decisión fue muy criticada por los analistas internacionales que la consideraban demasiado laxa, por lo que las cifras del rescate podrían ser insuficientes. Para evitar esta crítica, Sabadell ha preferido elevar el listón al 9% en ambos casos, por lo queva a ser difícil mantener el 6% en el próximo examen del resto del sector.

Oliver Wyman Noticias Banco Sabadell Inversores Test de estrés Josep Oliu Reforma financiera
El redactor recomienda