UN VENCIMIENTO DE 14 MILLONES DE EUROS

Codere evita de nuevo la quiebra al pagar in extremis el vencimiento a los bonistas

Una vez más, Codere ha conseguido salvar un nuevo match ball que amenazaba con llevar la compañía dedidcada al negocio del juego a la quiebra.

Foto: Codere evita de nuevo la quiebra al pagar in extremis el vencimiento a los bonistas

Una vez más, Codere ha conseguido salvar un nuevo match ball que amenazaba con llevar la compañía a la quiebra. Según fuentes financieras, la empresa gestora de casinos y salas de juego ha llegado a un acuerdo con sus bonistas para abonarles un vencimiento de 14 millones de dólares (algo más de 10 millones de euros) que expiraba el próximo domingo y a cuyo pago se habían opuestos los inversores que la salvaron del default el pasado mes de julio.

La situación financiera de la empresa de la familia Martínez Sanpedro era extrema.  La compañía había retrasado 30 días el pago de los intereses de la deuda en dólares que debería abonar el 15 de agosto, utilizando un periodo de gracia permitido en los contratos, tras el cual entraría en situación de impago. La nueva fecha vencía este fin de semana y hasta la pasada noche no se había obtenido el visto bueno de todas las partes implicadas para que la empresa pudiera seguir en funcionamiento.

El consejo de administración de Codere se ha reunido esta mañana para verificar la propuesta de los bonistas y de Canyon Partners LLC, Blackstone Group LP’ y GSO Capital Partners. En junio, estas tres firmas julio le concedieron una línea de crédito de 100 millones de euros para que el grupo continuase con su actividad normal, tal y como adelanté El Confidencial. Estos tres salvadores habían puesto como condición para prestarle dinero que no pagase los intereses de una emisión de deuda de 300 millones sin antes devolverles el préstamo a ellos.

Codere si tenía dinero para abonar los 14 millones de dólares a los bonistas, pero no los 60 millones que ya ha utilizado de la línea de financiación extraordinaria. Un laberinto que llevaba al grupo con filiales en México y Argentina a un abismo sin retorno. Pues bien, las tres partes han recurrido a “la imaginación financiera” para salvar la bola de partido y continuar las conversaciones para reestructurar de una vez la deuda total del grupo, que asciende a 1.100 millones de euros.

El acuerdo consiste en la aportación por parte de algunos de los acreedores de 35 millones de euros adicionales, a un tipo de interés de entre el 7 y el 8% más el Libor. Codere paga una comisión de apertura de un millón de euros y una de disponibilidad del 3,25%. La inyección de capital ha sido posible porque los bonistas han aceptado modificar los términos de su acuerdo para permitir el incremento en el volumen de deuda.

Por tanto, el pago de intereses con vencimiento el 15 de agosto será efectuado el próximo martes 17, junto con los pertinentes intereses de demora, evitando así el vencimiento anticipado de la obligación de amortización total del “Senior Facilities Agreement” que en otro caso se habría producido según sus propios  términos o condiciones (al no haberse acordado un waiver a dicha cláusula). 

Además, el Grupo Codere ha acordado con la mayoría requerida de los titulares de los bonos su renuncia a ejercitar sus derechos a exigir el vencimiento anticipado como resultado del retraso en e pago de Intereses. 

S&P colocó a Codere en el rating CC, o default selectivo, por las dudas sobre el pago de estos intereses en dólares, y recalcó que “rebajaríamos el rating de Codere a D (último escalón de su tabla que significa imposibilidad de cobro) si la empresa no hace frente a la totalidad de sus actuales obligaciones de deuda”.

Como explica Pricewaterhouse en el informe de las cuentas semestrales, "el incumplimiento en más de 30 días de la obligación de pago de intereses debidos constituiría un evento de “default” que transformaría en exigibles en su totalidad, los bonos emitidos por el Grupo". En consecuencia, Price ha advertido sobre el riesgo para la continuidad del negocio de Codere derivado de esta situación financiera. Si Codere no abona los intereses en plazo, también se le cerraría la línea de crédito de 98 millones firmada en junio que ha permitido a la empresa continuar con sus operaciones.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios