Codere salva el órdago del 'default' con un préstamo de los 'hedge' GSO y Canyon
  1. Empresas
CONSIGUE DINERO PARA PAGAR A CREDIT SUISSE

Codere salva el órdago del 'default' con un préstamo de los 'hedge' GSO y Canyon

Codere está a punto de salvar uno de los momentos más delicados de su historia desde que salió a cotizar en 2006. La compañía de la familia Martínez

Codere está a punto de salvar uno de los momentos más delicados de su historia desde que salió a cotizar en 2006. La compañía de la familia Martínez Sampedro ha conseguido que dos fondos oportunistas le hayan prestado los 60 millones de euros que debía pagar el próximo sábado a Credit Suisse, Barclays y BBVA para evitar entrar en default. Los dos ángeles son GSO y Canyon

Así lo aseguran fuentes próximas a las conversaciones que los principales accionistas de Codere llevan manteniendo en las dos últimas semanas con distintos prestamistas en Londres. Los Martínez Sampedro se han reunido con numerosos hedge funds, los cuales estaban dispuestos a reemplazar a los tres bancos comerciales siempre que la compañía aceptase el pago de un elevado diferencial.

Según otras fuentes, Codere ha acordado con GSO y Canyon desembolsar un interés próximo al 10%, un precio muy caro para el grupo, pero inferior a la oferta del 12% que algunos de los bonistas le habían propuesto en las negociaciones de las últimas semanas.

Con esta nueva línea de liquidez, Codere salva dos match balls. El primero es la devolución de los 31 millones que adeuda a Credit Suisse, Barclays y BBVA,cuyo vencimiento expira el próximo sábado. El segundo es que con los 30 millones restantes podrá hacer frente al pago del cupón de las dos emisiones de bonos que tiene en el mercado por 1.000 millones y cuya fecha de cobro también es inmediata.

Codere tiene una emisión de 760 millones, que abona un interés del 8,25% y cuyo vencimiento está previsto para 2015. Además, tiene otra al 9,25% por 300 millones y que tiene que repagar en 2019. La compañía ha contratado a Weinberg Perella como asesor para que renegocie con los bonistas una solución global para la totalidad del pasivo, que supera los 1.200 millones de euros.

El dinero de GSO y Canyon es agua bendita para Codere a corto plazo. Pero puede suponer un problema a medio término, ya que GSO es a la vez uno de los bonistas que forma parte del grupo de inversores que se ha rebelado contra los gestores. Este hedge fund dirige, junto a M&G, Monarca Alternative Capital, Silver Point Capital, Goldentree y Cuyrus Capital, el comité de bonistas para renegociar el valor de la deuda, que en las últimas semanas se ha desplomado hasta un 60% de su valor facial.

En cualquier caso, con la liquidez de GSO y Canyon, Codere gana tiempo para poder negociar con más calma con sus inversores una quita de la deuda, haircut que se da por hecho. Un tiempo que le viene de perlas a la empresa madrileña para poder poner en marcha otras alternativas, como la salida a bolsa de su negocio en México, la entrada de un socio en su división de América o la búsqueda de un prestamista que le permita repatriar sus beneficios desde Argentina.