Sousa queda abocado al embargo por Pescanova tras perder el aval de la banca
  1. Empresas
PRECISA GARANTÍAS DE 179 MILLONES

Sousa queda abocado al embargo por Pescanova tras perder el aval de la banca

El expresidente de Pescanova no tiene margen para conseguir el aval de 178,8 millones con el que hacer frente a la fianza civil que le reclama la Audiencia

Foto: El expresidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa. (EFE)
El expresidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa. (EFE)

El expresidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, no tiene margen para conseguir el aval de 178,8 millones con el que hacer frente a la fianza civil que le reclama la Audiencia Nacional. La explicación es que se lo tienen que dar las mismas entidades que él ha quemado en el concurso de acreedores del grupo pesquero.

La banca española arrostra el 53% la deuda de Pescanova, que suma 3.170 millones de euros ahora que la compañía está en concurso de acreedores y después de que aflorasen créditos ocultos por valor de más de 1.500 millones por los manejos contables de Fernández de Sousa y su equipo directivo. Difícilmente estos mismos bancos avalarán al responsable de que tengan que asumir una quita de más del 80% para poder salvar el grupo, según han señalado fuentes financieras.

La banca extranjera tampoco es una posibilidad. Prácticamente se puede dar la vuelta al mundo dos veces con todos los bancos internacionales que están atrapados en el concurso de acreedores de Pescanova. Y la irritación de estas entidades es tal que ningún banco de fuera de España participó en el crédito puente de 56 millones que ha mantenido a flote a Pescanova.

Una fuente bancaria española señala que el riesgo reputacional de darle un aval a Fernández de Sousa o algún miembro de su equipo, aunque presentase garantías suficientes, sería muy alto para cualquier entidad financiera. Por un lado, por la dificultad de justificar ante una junta de accionistas el avalar a alguien que te ha dejado un agujero de tal dimensión. Y por otro, porque habría riesgo de que algún juez embargase las garantías en cuanto estas se hiciesen públicas. Por tanto, una vez que finalice el proceso, Fernández de Sousa, sus consejeros y directivos parecen abocados a un embargo seguro.

Presentación de recurso

En cualquier caso, el proceso se aplazará porque el equipo de abogados de Fernández de Sousa va a presentar un recurso de apelación ante la Audiencia Nacional contra el auto del juez Pablo Ruz que fija las responsabilidades civiles por el caso Pescanova. Todos los afectados por el auto tienen cinco días, hasta el viernes, para presentar el recurso.

Fuentes cercanas al entorno legal de Fernández de Sousa han explicado que su equipo jurídico considera que las diligencias se encuentran en una fase inicial, que todavía tienen que declarar los acusados y que, por tanto, la fianza civil del juez Ruz, a su juicio, no está justificada.

La cifra de fianza por responsabilidad civil exigida a Pescanova y a los antiguos responsables del grupo pesquero es de las más altas de España, y en conjunto suma 1.200 millones. De esta cifra hay que destacar los 178 millones para Fernández de Sousa o los 125 para el consejero y amigo personal del expresidente Alfonso Paz-Andrade. También a la propia Pescanova se le ha impuesto una fianza, en este caso de 54,7 millones. Es decir, los 1.200 millones impresionan, pero hay que desglosarlos.

Las fianzas más caras

En la historia de España ha habido otras fianzas civiles más altas. La mayor fue para Juan Antonio Roca, a quien en la Operación Malaya le impusieron 1.000 millones. Le sigue el exconsejero de Trabajo de la Junta de Andalucía, Antonio Fernández, con 807 millones por el caso de los ERE. De todas maneras, que el expresidente y los consejeros de Pescanova aparezcan en este ranking demuestra la gravedad de la situación que vive la multinacional pesquera.

Una fianza civil no va ligada a la cárcel, sino a las responsabilidades pecuniarias que asumen los responsables de determinados desmanes económicos que acaban en los tribunales. En cambio, la fianza penal sí que afecta a la privación de libertad, pero este no es caso de los antiguos responsables de Pescanova.

Pescanova Audiencia Nacional Manuel Fernández de Sousa
El redactor recomienda