Slim baila el agua a la Fundación KPN para evitar un mal trago en Holanda
  1. Empresas
ING CREE QUE EL MAGNATE SUBIRÁ SU OPA

Slim baila el agua a la Fundación KPN para evitar un mal trago en Holanda

Carlos Slim se ha revestido con piel de cordero para evitar que Holanda pueda bloquear su opa sobre KPN. De ahí su pacto con Telefónica en Alemania

Foto: El empresario mexicano Carlos Slim (Reuters).
El empresario mexicano Carlos Slim (Reuters).

Poco a poco se van desvelando las razones de fondo que han motivado el respaldo de América Móvil a Telefónica para llevar a buen puerto la compra de E-Plus, la filial alemana de KPN. Carlos Slim no ha hecho sino adorar al santo de KPN por la peana de E-Plus con la única intención de ganarse el respaldo de la Fundación KPN, entidad de la que depende en última instancia que el magnate mexicano pueda consolidar su posición en Holanda.

América Móvil ha aprovechado el acuerdo con Telefónica para reafirmar su compromiso de compra sobre KPN con una oferta pública inicialmente fijada en 2,4 euros por acción. Más allá del precio final, que probablemente sea actualizado con una ligera subida, el grupo de Slim quiere congraciarse ahora con la Fundación KPN, organismo encargado de velar por la continuidad, independencia e identidad del operador holandés.

La Fundación KPN viene a desempeñar un papel equivalente al de la viejagolden share de infausto recuerdo en Europa. Las acciones de oro están prohibidas por Bruselas, pero cada cual se las ha arreglado a su modo para blindar indirectamente sus ‘national champions’ ante la codicia de los grandes inversores extracomunitarios. En el caso holandés, la citada institución está organizada en torno a un consejo de sabios que son los que tienen la sartén por el mango del futuro de KPN.

La regulación de los Países Bajos otorga a la Fundación KPN el derecho ilimitado en el tiempo de un call option para emitir acciones preferentes de su empresa telefónica por importe similar a los títulos que ya están en circulación, menos una acción. Al cambio, esta facultad implica que cualquier inversor no deseado verá diluida su posición en el capital y tendrá, en consecuencia, que duplicar su esfuerzo financiero ante una eventual opa hostil.

Para Slim es fundamental que la Fundación no entre en juego ahora que las aguas con Telefónica han sido reconducidas, pero lo cierto es que la opa de América Móvil por KPN deberá ser aprobada con el permiso de todos los accionistas que acrediten disponer de sus títulos con fecha límite de 4 de septiembre. Hasta entonces nadie podrá sentirse dichoso y el magnate mexicano tendrá que tentarse la ropa para no importunar el ánimo de sus futuros compañeros de viaje en Holanda.

Lo mejor es enemigo de lo bueno

Para KPN la venta de la filial alemana a Telefónica es una operación redonda ya que permite a la multinacional holandesa una entrada de caja de 5.000 millones de euros, una inyección vital para el saneamiento financiero de la compañía y también para la recuperación del dividendo a los accionistas. De ahí los riesgos que podría haber asumido en carne propia Slim si se hubiera obstinado en bloquear la inversión de la operadora que preside César Alierta.

La evolución de la cotización de KPN ha acreditado la conveniencia del acuerdo, pues no en balde la empresa holandesa ha experimentado una importante subida en bolsa desde 1,5 euros por acción antes del acuerdo con Telefónica Deutschland hasta los 2,3 euros alcanzados estos últimos días. A dichos niveles de precio la opa de Slim se ha quedado ahora en poca cosa, pero no es menos cierto que América Móvil tampoco quiere tirar la casa por la ventana y, aunque su oferta está orientada al 100% de los títulos, lo cierto es que lo mejor es enemigo de los bueno porque el grupo mexicano lo que busca realmente es asegurar la mayoría simple del 51%.

Slim necesita, pues, un pequeño gesto para conseguirlas adhesiones mínimas que completen el 29,8% que ya posee en KPN. Con poco más del 20% le basta y le sobra, de modo que también para América Móvil es bueno que la operadora haya disfrutado de un interesante rally bursátil. De otra forma, sin la compra de la filial alemana por parte de Telefónica, lo más probable es que el grupo mexicano tuviera que aflojar a base de bien el bolsillo porque su oferta habría representado en estos momentosun panal de muy rica miel para los actuales accionistas de KPN.

El banco holandés ING considera en sus recientes informes que América Móvil aumentará su oferta, aunque lo hará de manera simbólica para mostrarsu mejor disposición y hasta los 2,5 euros por acción en el mejor de los casos. Está claro que Slim está preparando el terreno a conciencia y ha entendido como nadie que la solidaridad empieza por uno mismo. De ahí su apoyo a Alierta, que, por esta vez y sin que sirva de precedente, era lo que más favorecía a sus propios planes en Europa.

Noticias de Telefónica César Alierta
El redactor recomienda