REPERCUSIÓN DEL 26-M EN EL ESPACIO DEL CAMBIO

Errejón usará Madrid como trampolín para liderar la "nueva izquierda" frente a Iglesias

Si algo une a toda la diversidad de actores del denominado espacio del cambio, enfrentados y dispersados en distintos proyectos, es que se encuentran ante un fin de ciclo

Foto: Íñigo Errejón y Pablo Iglesias. (Raúl Arias)
Íñigo Errejón y Pablo Iglesias. (Raúl Arias)

El juego de tronos de la izquierda ha terminado y, como en la saga de George R.R. Martin, el final no ha gustado a sus más fieles seguidores. Por ello, se preparan ya distintas secuelas. La más avanzada lleva por título 'pos-Podemos', concepto que ya se acuñó en el denominado espacio del cambio tras la marcha de Íñigo Errejón para liderar su propia plataforma al margen del partido, Más Madrid, y que ahora, tras la debacle del 26-M, ha vuelto a resurgir con fuerza. Las incógnitas de cómo se reconstruirá el espacio a la izquierda del PSOE son muchas, y las certezas escasas, pero si algo une a toda la diversidad de actores enfrentados y dispersados en distintos proyectos por "la maldición de 'La vida de Brian", según la descripción que realizaba este lunes el propio Pablo Iglesias, es que no se puede seguir por el mismo camino y que se encuentran ante un fin de ciclo. Se cierra una etapa de un lustro —de las elecciones europeas de 2014 a las de 2019— entre el agotamiento y el repliegue. El paso de la impugnación a la asimilación del sistema institucional es uno de sus últimos síntomas. En este contexto, la 'vía Errejón' recobra fuerza en el ámbito institucional.

Errejón usará Madrid como trampolín para liderar la "nueva izquierda" frente a Iglesias

En la Asamblea de Madrid, la hipótesis errejonista se impuso con holgura en su particular batalla contra Unidas Podemos, a quien casi triplicó en escaños. No serán decisivos para gobernar, pero sus impulsores están convencidos de que su casi medio millón de votos son un suelo contundente para comenzar la tarea de la reconstrucción. Desde el entorno de Errejón, coinciden en resaltar que, aunque insuficientes para cambiar el signo político de la presidencia de la Comunidad de Madrid, los resultados son "muy buenos", sin olvidar que lo hicieron "con todo el viento en contra". Máxime, según añaden, en comparación con el resto de comunidades, donde se produjo un fuerte retroceso de Podemos —70 diputados autonómicos menos y desaparición de dos parlamentos—.

Frente a este panorama, subrayan que en Madrid "mejoramos y ensanchamos el bloque". Madrid, como epicentro de las batallas de la izquierda que acaban teniendo resonancia en el resto de territorios, sería el fortín desde el que Errejón rearmaría su proyecto para extenderlo a otros territorios, ya sea porque se han quedado huérfanos de referentes o de representación institucional. En este contexto, Podemos Andalucía también ha aprovechado la resaca del 26-M para dar cuenta de sus intenciones: "empujar" desde Andalucía para el "renacer" de Podemos con el alcalde Kichi como "buque insignia".

Se asume que el proceso será largo, pero la hoja de ruta apenas ha cambiado desde que Errejón y Carmena anunciaron su nuevo proyecto político

Este proyecto cuenta con grandes opositores dentro del espacio que aspira a representar, y difícilmente podrá tender puentes ni con quienes consideraron su marcha de Podemos una traición ni con los sectores más movimentistas, aunque ya la misma noche electoral se divisaban guiños en clave interna al superar su lenguaje de transversalidad: "Ha nacido una nueva izquierda". Son conscientes asimismo de que todo nuevo proyecto, sea de "nueva izquierda" o de vieja, necesita cuadros y recursos para desarrollarse. Sobre todo en su caso, tras haber sufrido varias fases de fugas de cuadros, principalmente tras Vistalegre II, aunque otros también se fueron quedando por el camino en distintos pulsos y hasta en el lanzamiento de Más Madrid, cuando Manuela Carmena como líder espiritual impuso buena parte de las listas y los equipos que acompañaban a los candidatos.

Tanto para los recursos como para los cuadros, será fundamental el Ayuntamiento de Madrid. El abandono de Manuela Carmena tras su derrota está asegurado, pero lo que no está claro es si su mano derecha desde hace casi tres décadas, Marta Higueras, también la acompañará o se quedará al frente del grupo municipal. De hacerlo, Errejón tendría vía libre para situar a sus más fieles en los puestos de dirección del grupo municipal, incluida la portavocía, que en su caso está asociada al título de líder de la oposición, optando por dar un carácter más político y de promoción de su proyecto frente a otro más técnico, como sería el perfil de Higueras y del resto del núcleo duro de Carmena, como Luis Cueto, ahora concejal electo y durante la pasada legislatura coordinador general de la Alcaldía.

Recursos y visibilidad que se profundizarían si el líder del PSOE en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, no continúa en la Cámara regional. Una situación de transición en la casa de los socialistas madrileños que daría la oportunidad a Errejón para simbólica y mediáticamente hacerse con el título de jefe de la oposición. Los focos no suelen centrarse tanto en la Asamblea de Madrid como en elayuntamiento de la capital, si bien una situación novedosa y excepcional como la de un Gobierno de coalición, quizás incluso con la presencia de Vox, generará más expectativa de la habitual y Errejón estaría situado en una plataforma favorable para difundir su proyecto y mantenerse en la agenda política.

"Hemos hecho lo que teníamos que hacer para Madrid y ahora nos toca demostrar que tenemos algo que hacer para España"

Se asume que el proceso será largo, pero la hoja de ruta apenas ha cambiado desde que el pasado 17 de enero -quinto aniversario de Podemos- Errejón anunció con Carmena, a través de una carta conjunta, que habían decidido lanzar un nuevo proyecto político. Ya entonces argumentaban que "hay que abrir y sumar yendo más allá de las siglas: las fuerzas políticas del cambio son necesarias, la ciudadanía y su creatividad son imprescindibles. Nos encontramos ante un momento decisivo, Andalucía ha sido un toque de atención". La consigna ahora entre los impulsores de este proyecto pasa por seguir adelante, si cabe con más fuerzas, asegurando que ya han puesto la semilla. "Vienen tiempos duros y ahora toca mirar para adelante y construir. Aquí no se rinde nadie", reflexionaba Jorge Moruno, ex responsable de discurso de Podemos y mano derecha de Errejón que consiguió acta de diputado.

Errejón usará Madrid como trampolín para liderar la "nueva izquierda" frente a Iglesias

El impulso de Errejón como alternativa en el espacio del cambio a Pablo Iglesias dependerá en buena medida de que el líder de Podemos consiga o no su objetivo de entrar en el Ejecutivo de Pedro Sánchez, una vez que ha ligado su futuro político a conseguirlo. Los resultados del 26-M dificultarán este reto, al no sumar con el PSOE para convertir en palanca los acuerdos autonómicos, pero el líder de Podemos no se resigna y este mismo lunes volvía a reafirmarse en su plan en una entrevista en el plató de La Sexta: "Cometeríamos un grave error si desde las fuerzas progresistas no fuéramos responsables para ponernos de acuerdo". Con todo, concedía a los socialistas que estaban "más fuertes" tras esta cita electoral. Ya antes, en rueda de prensa en la sede del partido, había reconocido respecto a las negociaciones para pactar un Gobierno de coalición que no lo van "a poner difícil".

Otro de los impulsores de este proyecto, Hugo Martínez Abarca, que también ha conseguido acta de diputado regional, reflexionaba la noche electoral para los micrófonos de 'Cxt' que "Más Madrid ha demostrado mucha inteligencia, que hemos hecho lo que teníamos que hacer para Madrid y ahora nos toca demostrar que tenemos algo que hacer para España". En esta misma línea, Errejón ya avanzaba en una entrevista con este diario, a la pregunta sobre su voluntad de extender este proyecto, ahora de carácter regional, a otros territorios, que "Más Madrid es la posibilidad de mantener un ayuntamiento que le ha sentado muy bien a Madrid y que conviene a la vida de los madrileños, y hermanarlo con un Gobierno progresista en la comunidad. Aspiro a que eso sea un ejemplo en toda España. De que podemos liderar la transición ecológica o tomar medidas valientes para que la burbuja del alquiler deje de expulsar a la gente de sus barrios. Si hacemos que eso sea posible en Madrid, damos un paso de gigante porque demostramos que eso es posible en toda España".

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
42 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios