ELECCIONES MUNICIPALES Y AUTONÓMICAS

La debacle de Podemos dificulta a Iglesias el pacto con Sánchez y reabre la 'vía Errejón'

El liderazgo de Pablo Iglesias se resiente y la recomposición del denominado espacio del cambio, principalmente en la Comunidad de Madrid, se impone tras los resultados del 26-M

Foto: La candidata de Podemos a la Comunidad de Madrid, Isa Serra (c), comparece en el Teatro Goya de Madrid durante la noche electoral. (EFE)
La candidata de Podemos a la Comunidad de Madrid, Isa Serra (c), comparece en el Teatro Goya de Madrid durante la noche electoral. (EFE)

La caída de Unidas Podemos en las elecciones europeas al 10%, sumando tan solo seis eurodiputados —cinco menos que los que obtuvieron por separado Podemos e IU en 2014—, fue el primer revés de la noche para la formación liderada por Pablo Iglesias. El ambiente se congeló y la sala donde los dirigentes del partido seguían el anuncio de los resultados, junto a su cabeza de lista, María Eugenia Rodríguez Palop, enmudeció presagiando lo que todavía estaba por venir. La cabeza de lista reconoció que "esperábamos unos resultados mejores", pero con poca autocrítica, al señalar que "con relación a otros países, donde la izquierda se presenta fragmentada, hemos resistido bastante bien".

La debacle de Podemos dificulta a Iglesias el pacto con Sánchez y reabre la 'vía Errejón'

El líder de Podemos evitó salir a valorar los resultados ante los medios de comunicación. Sí lo hizo la cabeza de lista en la Comunidad de Madrid, Isa Serra, quien reconoció los malos resultados y avanzó que se realizaría una reflexión interna en los órganos de dirección durante los próximos días, remarcando que "la división de la izquierda no ha ampliado el campo político". Serra mencionó asimismo las dificultades que la formación tuvo que asumir a tres meses de las elecciones, en referencia a la marcha de quien iba a ser el candidato del partido, Íñigo Errejón, y la posterior dimisión del secretario general autonómico, Ramón Espinar. "Hemos afrontado una campaña en condiciones muy difíciles. Muchas personas pensaban que Podemos iba a desaparecer, pero este espacio político ha resistido y tiene representación institucional desde la que trabajar para los madrileños", ha concluido.

En las elecciones autonómicas, Unidas Podemos se quedó lejos de lograr el objetivo de incrementar el número de comunidades donde convertir sus votos en necesarios para sumar con el PSOE, limitándose a ser clave para la formación de un Ejecutivo progresista en Baleares —junto a los ecosocialistas Més—, Asturias, La Rioja y Canarias —junto a Nueva Canarias—, cuando hasta ahora lo eran también en Extremadura, Castilla-La Mancha y Aragón, además de en Valencia, donde el pasado 28-A sumaron con PSOE y Compromís.

La debacle en las autonómicas se consumó al quedarse fuera de los parlamentos de Castilla-La Mancha y Cantabria, al no llegar al 5% necesario para obtener representación, mientras que en la Comunidad de Madrid tampoco sumarían con el PSOE y Más Madrid, la candidatura encabezada por Íñigo Errejón, que casi triplicó en votos a Unidas Podemos. El impulso que buscaba Iglesias en las comunidades para condicionar las negociaciones de cara a formar un cogobierno con Pedro Sánchez no se ha producido y las posibilidades de entrar en el Ejecutivo se han visto mermadas de un plumazo.

El impulso que buscaba Iglesias en las comunidades para condicionar las negociaciones de cara a formar un cogobierno no ha llegado

A nivel municipal, el fracaso de Unidas Podemos ha sido si cabe todavía mayor, al perder las denominadas 'alcaldías del cambio' en Madrid y Barcelona, pero también en las tres ciudades gallegas donde gobernaban las Mareas, además de Zaragoza, tras fracturarse en dos listas la candidatura unitaria con la que gobernó los últimos cuatro años Pedro Santisteve. En Valencia, se quedó fuera del ayuntamiento.

Solo en Cádiz, el alcalde de Podemos, José María González ‘Kichi’, ha revalidado el bastón de bando y mejorado sus resultados hasta rozar la mayoría absoluta. Si bien Iglesias no participó en la campaña del gaditano por el desinterés de este último, lo que da cuenta de sus diferencias internas, además de que Kichi se presentó bajo la marca Adelante Andalucía (Adelante Cádiz), remarcando su autonomía de Madrid y de la marca estatal.

El liderazgo de Pablo Iglesias se resiente y la recomposición del denominado espacio del cambio, principalmente en la Comunidad de Madrid, se impone tras los resultados electorales de este domingo, quedando en última posición. La división ha pasado factura y las batallas internas han penalizado a Podemos, dejando pista libre a Íñigo Errejón a la hora de extender su proyecto a otros territorios, como ya deslizaba durante una entrevista con este diario. Parte del futuro político de Iglesias se había fiado a conseguir entrar en un Gobierno de coalición. Un propósito que tras estas elecciones europeas, autonómicas en 12 comunidades y municipales, está más lejos.

El líder del partido en Castilla-La Mancha, José García Molina, hasta ahora vicepresidente en el Gobierno socialista liderado por Emiliano García-Page, ya ha avanzado que presentará su dimisión después de no lograr representación en el Parlamento, donde la formación contaba con dos diputados. Las próximas horas serán cruciales para determinar el alcance de estos resultados en la organización, mientras algunas voces como la del ex secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid Ramón Espinar ya afirmaban pasada la medianoche a través de las redes sociales que "toca pensar y volver a empezar", abriendo la puerta a una hipotética refundación. "Toca recordar que nada grande se puede hacer sin grandeza", añadía. Todo ello, en un contexto en el que estaba previsto arrancar las negociaciones con Pedro Sánchez de cara a la investidura y explorar la posibilidad de formar un Ejecutivo de coalición.

Elecciones Municipales y Autonómicas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
75 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios