ADMITEN QUE SU MENSAJE NO LLEGA

Vox comienza a educar a sus candidatos con comunicación interna para evitar errores

El partido elabora un documento para hacer pedagogía con sus delegados territoriales, anuncia más "ilusión" y califica las municipales y autonómicas como "otra batalla" en una "guerra a largo plazo"

Foto: Seguidores de Vox, durante la noche electoral. (EFE)
Seguidores de Vox, durante la noche electoral. (EFE)

Las elecciones municipales y autonómicas del próximo 26 de mayo son un nuevo reto vital para Vox. Por primera vez, la formación se presenta a estos comicios con esperanzas de entrar a formar parte de los órganos de decisión de la política local y regional española. Los resultados de las pasadas andaluzas, que otorgaron 12 escaños al partido, y los de las generales de este domingo, que le concedieron 24 diputados en las Cortes Generales, sitúan dentro de las instituciones a los de Santiago Abascal, que ya no tienen que demostrar son útiles como apuesta. Nada menos que 2,7 millones de españoles los respaldaron.

Por eso, el partido afronta los próximos comicios con la misma "ilusión", según explica a El Confidencial su responsable de Relaciones Internacionales, Iván Espinosa de los Monteros. "La ilusión es la sustancia básica de los que nos votan, es nuestro fuel", asegura el número tres en las listas de Vox por Madrid al Congreso de los Diputados, que admite que esta campaña electoral que concluyó el pasado 28 de abril ha servido también para formar a sus propios candidatos de cara a las próximas municipales y autonómicas. Los mensajes sencillos y pedagógicos han enseñado a los delegados de la formación en cada pueblo qué es lo que tienen que decir ahora.

"El mensaje no cambiará, se seguirá basando en la defensa de España y de la libertad, solo que habrá que adaptarlo a la realidad de cada ámbito de actuación, pero no diremos nada distinto en Barcelona que en Badajoz", prevé el dirigente, que anuncia que los candidatos "peinarán" todas las comunidades. "Estaremos en toda España", afirma Espinosa de los Monteros, que asegura que no se moverán tanto por cálculos electorales como por principios, y que por eso harán una fuerte campaña en los territorios donde triunfa el nacionalismo, como País Vasco, Galicia o Cataluña.

Asume que no conoce a muchos de sus candidatos, sobre todo a los de pequeñas poblaciones, y que por eso la cúpula de Vox ha elaborado un documento práctico que resume los puntos más relevantes del programa para que los delegados territoriales se empapen de las ideas madre de la formación. El informe ha sido remitido a estos candidatos a alcalde o a concejal que, según Espinosa de los Monteros, "están manteniendo una interacción constante" con sus dirigentes regionales. Los primeros también trasladan sus inquietudes a los segundos. "Estamos haciendo un esfuerzo de comunicación interna importante para explicar las políticas esenciales", agrega el miembro de la formación, que confiesa que en algunos pueblos no tienen candidato porque no han encontrado al "apropiado".

Abascal y Ortega Smith, la noche electoral. (Reuters)
Abascal y Ortega Smith, la noche electoral. (Reuters)

Los dirigentes de Vox hacen una lectura muy práctica de los próximos comicios, sobre todo después de que las expectativas que marcaban las encuestas de cara a las pasadas generales fueran reducidas considerablemente por las urnas. Asegura que ve los recientes comicios y los siguientes como "batallas" dentro de una guerra más "a largo plazo". "40 años de declive no los vamos a arreglar en cuatro semanas, lo que está pasando es un punto de inflexión", afirma Espinosa de los Monteros, que hoy se limita a pronosticar "un buen resultado", sin concretar más allá.

"Ayer hablé con representantes del Gobierno polaco, que me recordaron que ellos entraron primero con el 10% de los sufragios; el mercado estaba muy saturado y esto llevará tiempo, pero hay un competidor que terminará desapareciendo", vaticina Espinosa de los Monteros en referencia al PP, que tras las elecciones generales ha anunciado un giro al centro, movimiento que marca distancia respecto a Vox. "Nos quería meter en el Gobierno y ahora nos insulta", dijo el martes Abascal en referencia a las declaraciones en las que Pablo Casado anunció su viraje al centro que tachaban a Vox de "extrema derecha". "La veleta azul empeñada en su descomposición; ellos sabrán cuál es su enemigo, nosotros seremos la única oposición a la dictadura progre y al separatismo golpista; Vox es el futuro; bienvenidos a la resistencia", añadió Abascal en su cuenta de Twitter.

Vox, en Europa

"No estamos aquí por el número de escaños sino para transformar España", asegura a El Confidencial Espinosa de los Monteros, que admite estar aún "sentando las bases". Los comicios autonómicos y municipales, de hecho, los leen los responsables de la formación en este mismo sentido. Son conscientes de que no van a sacar esos grandes resultados que vaticinaban las encuestas para las generales, que hablaban de 38 o 40 escaños que finalmente resultaron ser 24, pero tampoco pretenden reventar las urnas. "Tendremos voz en Europa, donde se escucharán cosas que nadie decía", señala Espinosa de los Monteros en un tono más conformista que el que mostraba durante los mítines previos al 28 de abril.

En plena reorganización, Vox también reconoce errores, aunque con matices. La mañana después de la noche electoral, Abascal admitió en una entrevista en Antena 3 que su mensaje no ha llegado con claridad a los ciudadanos. "Hemos minusvalorado la capacidad de los medios de comunicación para conformar la opinión pública", señaló el líder del partido en referencia a la estrategia basada sobre todo en las redes sociales utilizada por la formación. La afirmación deja entrever que Vox reenfocará su plan de medios de comunicación, aunque aún se desconoce hasta qué punto.

"Había algunos encuentros en medios que eran verdaderas trampas; nuestro discurso ha sido manipulado", añadió Abascal en la misma entrevista, en la que también anuncia que seguirá manteniendo "esa política" de censurar a determinados medios. "Me da igual cómo nos califiquen los medios, nos preocupa hacer llegar nuestro mensaje", agregó el líder de Vox, un partido que en apenas un año ha pasado de no generar el mínimo interés para la opinión pública a ser el centro de la información política y marcar la agenda electoral.

En la misma línea se pronuncia Espinosa de los Monteros. "Seguiremos denunciándolos cuando nos ataquen, porque una cosa es la crítica a un dato objetivo y otra es mentir o inventar cosas que no hemos dicho o hacer interpretaciones falaces; estamos abiertos a las críticas de los medios, pero los medios también deberían estar abiertos a nuestras críticas hacia ellos", sentencia el dirigente de Vox, que también ha aventurado que el partido seguirá con la misma táctica en este punto. "Es que algunos medios nos han tratado muy mal; sobre todo uno, y lo único que hemos hecho es no hablar con él", asegura en referencia a La Sexta el número tres del partido, que obvia los diferentes desencuentros mantenidos con otros medios.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda