SU POSICIÓN NO LE BENEFICIÓ EL 28-A

Vox erró el tiro: España, con 6 armas por cada 100 habitantes, a la cola de Europa

Informes recién publicados contradicen la apuesta de Vox por enmendar el Código Penal para usar armas de fuego en legítima defensa: España no tiene cultura armamentística

Foto:

La campaña de las elecciones generales del 28-A fue disputada en un coliseo donde cada mensaje era juzgado inmediatamente por los adversarios políticos, los medios de comunicación y por los electores en las redes sociales. Cualquier tropezón era castigado duramente por el graderío enfervorecido. El presidente de Vox, Santiago Abascal, se lanzó a la arena a defender el uso de armas de fuego en legítima defensa durante una entrevista con el periódico digital 'Armas.es'. “Hace falta un cambio radical urgente en la ley, no solo para que los españoles sin antecedentes y en pleno uso de sus facultades mentales puedan disponer de un arma en su casa, sino para que puedan usarla en situaciones de amenaza real para su vida sin tener que enfrentarse a un infierno judicial”, manifestó Abascal en esa publicación el 19 de marzo pasado.

La crítica mordaz no tardó en aflorar. Pero el líder de Vox no se amilanó y durante un mitin en Ciudad Real una semana después insistió en modificar el Código Penal para legitimar la autodefensa. “Si son asaltados, tienen derecho a defenderse, con un palo, con un cenicero, con un cuchillo de cocina, con la licencia que le ha dado el Estado español, tienen derecho a defenderse y antes de ver cómo violan a sus hijas, antes de que llegue la policía”, dijo Abascal ante un auditorio abarrotado.

Tampoco se dejó intimidar por las críticas el secretario general del Vox, Javier Ortega Smith. A finales de marzo, durante un mitin en Jaén, dijo que su formación otorgaría la medalla al mérito civil a quien “mate o hiera a un criminal” con un “arma legítima”. En unos términos parecidos se expresó Rocío Monasterio, presidenta del partido conservador en la Comunidad de Madrid, en otro discurso a sus seguidores.

Pero España no es Estados Unidos. Los mensajes al estilo de Donald Trump en favor del uso de armas en defensa propia no tienen el mismo eco en nuestro país. Los miembros más optimistas de Vox esperaban un resultado que les aproximara a los 60 escaños en el Congreso de los Diputados, pero se quedaron en 24. Quizá fue un error de cálculo lanzar ese mensaje en un país donde los índices de criminalidad están entre los más bajos de la Unión Europea y donde la posesión de armas de fuego por parte de civiles es residual si se compara con otros lugares del mundo. La cultura de armas de fuego, al margen de la caza, es marginal en España.

En la actualidad, hay 2,9 millones de armas de fuego legales en manos de particulares, sobre un total de 1,6 millones de licencias. Los datos los ofrece la Intervención Central de Armas y Explosivos (ICAE), unidad de la Guardia Civil que se encarga de otorgar las licencias y controlar su número y uso. La mayoría de las licencias están en manos de los cazadores (1,4 millones) y de tiradores deportivos (35.000). Es decir, existen 6,2 armas de fuego por cada 100 habitantes. A esas cifras oficiales habría que añadir otras 780.000 ilegales en manos de civiles, según el Small Arms Survey de 2018.

A algunos lectores estos números les pueden parecer alarmantes; a otros, poco inquietantes. La realidad es que España tiene una tasa muy baja de armas de fuego por cada 100 habitantes con respecto a otros países. El ‘ranking’ mundial, según datos oficiales de 2017 de los países recogidos por el Small Arms Survey 2018, lo encabezan Estados Unidos, Yemen y Montenegro, con 121, 53 y 39 armas de fuego, respectivamente, en manos de civiles por cada 100 habitantes. En EEUU, hay más armas de fuego que ciudadanos.

Si nos acercamos a lugares de nuestro entorno comparables con España, en la Europa Occidental también nuestro país refleja tasas muy reducidas. En Finlandia, existen 32 armas de fuego por cada 100 civiles; en Noruega, 29; en Portugal, 21, y en Francia o Alemania, hasta 20.

Una delincuencia limitada

“Nuestra concepción de la delincuencia es totalmente opuesta: los españoles honrados tienen todo el derecho a defenderse [en sus viviendas] y los criminales y delincuentes tienen derecho a recibir visitas en la cárcel”, dijo Santiago Abascal en la entrevista concedida a 'Armas.es'. Lo que el líder de Vox no mencionó durante esa entrevista ni en sus mítines de campaña es el hecho de que las estadísticas de criminalidad en España están entre las más bajas de la Unión Europea.

Según los últimos datos recogidos por Eurostat en el año 2016, España se sitúa en undécimo lugar de los países de la Unión Europea con mayor número de robos en viviendas. Según esa estadística, hay 240 robos por cada 100.000 habitantes, mientras que triplica esa tasa un país tan desarrollado como Dinamarca y la duplican Bélgica y Países Bajos. Según las últimas estadísticas ofrecidas por el Ministerio del Interior, en 2018 hubo 150.579 robos en domicilios y establecimientos particulares.

Mitin de Vox en Ciudad Real donde se habló del uso de armas en legítima defensa. (EFE)
Mitin de Vox en Ciudad Real donde se habló del uso de armas en legítima defensa. (EFE)

En lo que se refiere a los homicidios, en España se produjeron 289 homicidios y asesinatos en 2018, un 6% menos que en 2017. Es decir, una tasa del 0,61 por cada 100.000 habitantes. Estas cifras sitúan nuestro país a la cola de los índices de homicidios de los Estados miembros de la UE. Según Eurostat, para el lustro 2012-2016, el promedio anual de homicidios por 100.000 habitantes fue de hasta 5,6 en Lituania, 1,9 en Bélgica o 1,6 en Finlandia.

Un gasto militar muy contenido

La falta de cultura armamentística de España se hace también patente en la contención del gasto militar. Por esa razón, todo mensaje político en favor de las armas o en pro de agrandar el gasto en Defensa resulta arriesgado.

Los últimos datos publicados el lunes pasado por el prestigioso Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (Sipri) ponen de manifiesto que el gasto militar global alcanzó los 1,8 billones de dólares en 2018, un aumento del 2,6% respecto a 2017. El Sipri subraya que supone el desembolso más alto desde 1988, año que marcó un pico por el temor que causó la inestabilidad en la agonía de la Guerra Fría.

España ocupa el 17º lugar del escalafón europeo en gasto militar con 393 dólares de inversión per cápita en 2018

El investigador del Sipri Nian Tian explica a El Confidencial que en 2018 se observa “un incremento sustancial del gasto militar en muchos países del centro y este de Europa debido a la percepción de amenazas desde Rusia”. Tian llama la atención sobre el aumento con respecto a 2017 en Ucrania, que llegó a ser del 20% y en Lituania, República Checa y Rumanía de hasta el 18%.

Al margen de los ingentes gastos militares de los Estados que encabezan el ‘ranking’ de dólares de inversión per cápita (Arabia Saudí, Estados Unidos e Israel ocupan los tres primeros puestos), España se ubica en un modesto puesto 31º en todo el mundo, a pesar de haber sido la 13ª economía en cuanto al producto interior bruto en 2018.

En Europa, el Estado español tampoco ocupa los primeros lugares en gasto militar en la relación a los dólares invertidos per cápita en 2018. Noruega (1.320 dólares por ciudadano), Francia (978) y Reino Unido (751) lideran la clasificación. España ocupa el 17º lugar del escalafón con apenas 393 dólares de gasto per cápita en 2018.

Cierto es que la crisis económica redujo la inversión militar. En 2009, alcanzó un pico de 434 dólares por ciudadano, mientras que en 2016 la cifra menguó hasta los 302 dólares.

En ese sentido, Nian Tian sostiene que el gasto de España es del 1,3% del PIB, un porcentaje que se sitúa al nivel del desembolso de países como Italia, Alemania o Países Bajos y supera al de Suecia, Dinamarca o Bélgica. “España no está le da menos prioridad al gasto militar si se compara con el resto de Europa Occidental”, explica el experto del Sipri a este diario. No obstante, el porcentaje de inversión militar de otros países europeos es muy superior al de España. Francia gasta el 2,3% de su PIB en esa materia de Defensa, Grecia el 2,4% o Portugal y Reino Unido el 1,8%.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios