sigue la ofensiva contra "ZP" Pedro Sánchez

El PP se vuelca con Ciudadanos para salvar Madrid, Castilla y León, Murcia y La Rioja

El PP ve avanzar los pactos del PSOE, Podemos y nacionalistas de izquierda en toda España, y en su contra, Ciudadanos siempre pide más para no cerrar acuerdos con los populares

Foto: El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)

A cinco días de constituirse los nuevos ayuntamientos, el Partido Popular ve avanzar los pactos de la izquierda y los nacionalistas en toda España en su contra mientras Ciudadanos siempre pide más para no cerrar acuerdos con los populares. En la sede de Génova sólo consideran encarriladas las negociaciones para seguir en el poder en los gobiernos de Madrid, Castilla y León, Murcia y La Rioja. También aseguran que tantearon al PSOE, además de en Madrid, en otros ayuntamientos importantes para ahorrarle el apoyo a las candidaturas de Podemos o de partidos locales de extrema izquierda. Pero Pedro Sánchez ya tenía hecha su elección, o se la dieron servida desde casi todas las federaciones salvo la andaluza: abrazarse al partido de Pablo Iglesias y todos los demás grupos dispuestos a ir contra la formación que preside Mariano Rajoy.

Los dirigentes regionales del PP guardan las formas a la hora de hablar en público de sus negociaciones con Ciudadanos porque no tienen nada cerrado, pero por lo que informan a la dirección nacional están hartos de sus exigencias. Según van dando el visto bueno a los decálogos de "regeneración democrática" o dimisiones de cargos imputados que hacen los de Albert Rivera, aparecen requisitos nuevos.

"Nueve de los diez puntos de ese documento están en el BOE o en tramitación parlamentaria por iniciativa del Gobierno del PP, y ellos lo saben". Es una frase muy repetida entre los presidentes provinciales de los populares, que se quejan del afán de protagonismo de los candidatos de Ciudadanos, posición que mezclan con el empeño en presentarse como garantes de la honradez. La ley de transparencia, las medidas para prevenir y combatir mejor la corrupción incluidas en la ley de financiación de los partidos, el estatuto del cargo público y la reforma judicial al efecto abarcan casi todas las peticiones de los de Rivera. Sólo la exigencia de elecciones primarias para designar candidatos está fuera de los cambios legislativos previstos para antes de septiembre.

Pedro Sanz (i), líder del PP de La Rioja junto a Diego Ubis, cabeza de Ciudadanos en la misma comunidad. (EFE)
Pedro Sanz (i), líder del PP de La Rioja junto a Diego Ubis, cabeza de Ciudadanos en la misma comunidad. (EFE)

Pese al empeño de Ciudadanos en prolongar todas las negociaciones en marcha, en la dirección destacan como la más avanzada la de Pedro Sanz en La Rioja, reconocen el retraso en Murcia por las últimas peticiones de dimisión de imputados y destacan la ventaja de Juan Vicente Herrera en Castilla y León al quedarse a sólo un escaño de la mayoría absoluta. La alternativa al actual presidente de la Junta parece imposible de organizarse porque implica a todos los demás partidos: PSOE, Podemos, Ciudadanos, IU y Unión del Pueblo Leonés. En el caso de Madrid, Cristina Cifuentes intenta amarrar el apoyo de Ciudadanos a su investidura antes de que se constituya el ayuntamiento de la capital.

El PP sólo parece en condiciones de salvar los cuatro gobiernos autonómicos citados, con lo que perdería más de la mitad de su poder regional que hasta los comicios del 24-M incluía además la Comunidad Valenciana, Aragón, Baleares, Castilla-La Mancha, Aragón, Extremadura y Cantabria.

Ante los avances de los socialistas en sus negociaciones con Podemos o los acuerdos ya casi cerrados con Compromís, en el PP insisten en el mensaje lanzado por Mariano Rajoy la semana pasada para denunciar la entrega de Pedro Sánchez a "la extrema izquierda" en perjuicio del interés general de los españoles. El secretario de organización de los populares, Carlos Floriano, elevó el tono de esos ataques al calificar al secretario general del PSOE de ser "una copia de Rodríguez Zapatero" y de carecer de sentido del Estado.

Según el dirigente del PP, Sánchez tenía otras opciones de pactos que no le obligaban meter a los populistas de Podemos (Madrid) o los extremistas de Compromís (Comunidad Valenciana) en las instituciones. La dirección del Partido Popular insiste en que el principio del respeto a la lista más votada es más fiel a la democracia que las coaliciones de "partidos perdedores". Y en que estaban dispuestos a facilitar Gobiernos del PSOE en algunas instituciones con tal de que los candidatos de Podemos no llegaran al poder. Como hizo Esperanza Aguirre en Madrid frente a las aspiraciones de Manuela Carmena.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios