la imagen de recuperación, en peligro

Rajoy carga contra Sánchez por traer a España el fantasma de Syriza con sus pactos

Rajoy moviliza al Gobierno para denunciar los pactos de Pedro Sánchez con todos los partidos de extrema izquierda, desde Podemos a los nacionalistas locales, contra el PP

Foto: Mariano Rajoy. (Reuters)
Mariano Rajoy. (Reuters)

Mariano Rajoy ha puesto en marcha al Gobierno para denunciar los pactos de Pedro Sánchez con todos los partidos de extrema izquierda, desde Podemos a los nacionalistas locales, en las comunidades autónomas y ayuntamientos donde tiene opciones de aislar al PP. En el Ejecutivo insisten en que lo único que pide al secretario general del PSOE es que no ponga en peligro la recuperación económica. La imagen en el exterior de que una nueva Syriza se empieza a instalar en las instituciones españolas es letal para las inversiones, reiteran. Todos los acuerdos de gobiernos tripartitos o cuatripartitos "de progreso" en marcha incluyen aumento del gasto público y más intervencionismo.

Por primera vez en la legislatura, y hasta con la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, desde la mesa de dar cuentas sobre el Consejo de Ministros, el Gobierno entra en una pugna política clásica. El Ejecutivo de Rajoy se siente "muy preocupado" por la entrega de Sánchez a "la izquierda radical" y los avances del PSOE con Podemos y Compromís para controlar la Comunidad Valenciana, la ciudad de Madrid o el Gobierno de Baleares.

Mensajes públicos aparte, en fuentes gubernamentales aseguran que los titulares de Economía, Luis de Guindos, y de Hacienda, Cristóbal Montoro, dedican gran parte de su tiempo desde el 24-M a "tranquilizar" a los mercados, multinacionales, grupos empresariales españoles, inversores extranjeros e instituciones comunitarias preocupados por el progreso de la extrema izquierda en las dos ciudades más importantes de España: Madrid y Barcelona.

Pedro Sánchez repite desde que llegó a la secretaría general del PSOE que su proyecto político se basa en derogar todas las reformas económicas de Rajoy

La recuperación de la economía española se había convertido en un ejemplo de éxito para toda la Unión Europea y lo que angustia al Ejecutivo es que cunda la idea en el exterior de que España puede volver a las andadas del déficit descontrolado, la pérdida de competitividad y el fin del ciclo de crecimiento y empleo que acaba de empezar. Sánchez repite desde que llegó a la secretaría general del PSOE que su proyecto político se basa en derogar todas las reformas económicas de Rajoy (la primera la laboral) y en los acuerdos que ahora teje con Podemos y los grupos nacionalistas de izquierda en las Comunidades está todo el recetario clásico previo a la crisis económica que el PP combatió desde la llegada al poder en diciembre de 2012: más gasto y más intervención administrativa en todos los ámbitos.

En el pacto a punto de cerrar con Compromís y Podemos en la Comunidad Valenciana y la alcaldía de la capital, el PSOE negocia un paquete de medidas "progresistas" y algunas ellas parecidas a las aplicadas por Syriza al llegar al poder en Grecia: fin de la austeridad, reinstauración de la televisión pública cerrada en 2013 (después de acumular una deuda de 1.200 millones), más gasto en servicios sociales, recrear algún tipo de banca pública una vez desaparecidas las cajas, intervenir en el mercado inmobiliario y del alquiler y acabar con la libertad de horarios comerciales.

Rajoy y Sánchez tras suscribir su primer pacto de Estado, en febrero. (EFE)
Rajoy y Sánchez tras suscribir su primer pacto de Estado, en febrero. (EFE)

En Madrid, la aspirante de la lista de Podemos a la alcaldía, Manuela Carmena, que tiene el apoyo descontado del PSOE, también ha dejado clara su actitud ante el déficit público al comentar que ya se irá pagando lo que se debe y que en el ayuntamiento "hay mucho dinero que gastar".

En medios del Gobierno aseguran que Rajoy pidió a Sánchez en su entrevista celebrada en La Moncloa lo mismo que ahora hace en público, que vigilara las consecuencias de sus pactos en la recuperación económica porque arriesga la imagen de que España ha saneado sus cuentas, es un motor de crecimiento dentro de la UE y está en condiciones de atraer inversiones. También insisten en que tampoco podían entrar en el detalle de los pactos porque el secretario general del PSOE ya ha dejado clara su opción de buscar acuerdos con todos los partidos menos con el PP y Bildu y que su objetivo es "desalojar" del poder a los populares allí donde pueda.

En fuentes populares reconocen que las conversaciones sobre los ayuntamientos andaluces las llevan directamente con Susana Díaz. Por eso Rajoy y Santamaría distinguen entre el PSOE y Pedro Sánchez cuando denuncian las "derivas de extrema izquierda" y el "sectarismo antidemocrático" de los socialistas. El presidente del Gobierno metió el dedo en el ojo al jefe del principal partido de la oposición al preguntarle por qué piden apoyo al PP en Andalucía después de decretar su exclusión en los pactos para toda España. "La posición del secretario general, que no será la posición unánime de todo el Partido Socialista, es muy preocupante", sentenció el jefe del Ejecutivo.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda