BARÓMETRO PREELECTORAL DEL CIS

Más País se queda sin grupo propio, con 3-4 diputados, y podría restar hasta cinco a UP

Unidas Podemos tendría en riesgo su segundo escaño por Cádiz, Las Palmas, Bizkaia y Alicante por la irrupción de Más País, que no lograría representación, así como el sexto por Madrid

Foto: El candidato presidencial de Unidas Podemos Pablo Iglesias (c) durante un acto electoral celebrado este lunes en Oviedo. (EFE)
El candidato presidencial de Unidas Podemos Pablo Iglesias (c) durante un acto electoral celebrado este lunes en Oviedo. (EFE)

El barómetro preelectoral del CIS apunta a una irrupción de Más País en el Congreso muy por debajo de sus expectativas, al quedarse entre tres y cuatro escaños. La formación liderada por Íñigo Errejón no alcanzaría su objetivo de mínimos, que pasaba por conseguir grupo parlamentario propio. Para ello necesitaría sumar un 5% del total de votos estatales (se queda en el 2,9%) y un mínimo de cinco escaños. Los asientos que se asegura Más País, según el CIS, son los de Errejón y Marta Higueras por Madrid y el de Joan Baldoví de Compromís por Valencia. Todos ellos engrosarían los asientos del Grupo Parlamentario Mixto. La representación asegurada para la coalición valencianista se limitaría, por tanto, a un único representante, como en las pasadas elecciones, aunque el CIS le da opciones de sumar un segundo por la circunscripción valenciana. Equo, la formación ecosocialista que acude en coalición con Más País, también se quedaría sin representación -hasta ahora la tenían dentro de Unidas Podemos-, al concurrir su dirigente Inés Sabanés como número tres por Madrid.

Los modestos resultados de Más País hacen que Unidas Podemos aguante mejor de lo esperado, al quedarse con entre 37 y 45 escaños, una horquilla según la cual podría repetir los diputados que cosechó en las pasadas elecciones del 10-N y que le permitieron abrir una negociación con el PSOE para pactar la investidura de cara a formar un gobierno progresista. En esta ocasión, ambas formaciones superarían la mayoría absoluta incluso en la horquilla baja.

A pesar de todo, la fragmentación del voto progresista sí podría afectar a Unidas Podemos, restándole hasta cinco diputados en el peor de los escenarios que prevé el CIS. La formación morada tendría en riesgo su segundo escaño por Cádiz y Alicante por la irrupción de Más País, que no lograría representación, así como el sexto por Madrid. Además, la formación liderada por Pablo Iglesias perdería los segundos diputados por Las Palmas y Bizkaia por la fragmentación del voto. En Andalucía, Unidas Podemos mantiene sus números, a pesar de que Más País compite en Sevilla, Málaga, Cádiz y Granada. Durante la precampaña han llamado al voto útil del espacio del cambio, y esta misma mañana el líder de IU y cabeza de lista por Málaga, Alberto Garzón, alertaba durante un desayuno informativo organizado por 'Vanity Fair' que "si Más País nos quita 1.500 votos -en Málaga- nuestro segundo escaño se irá a Vox".

En Cataluña y Galicia las confluencias de Unidas Podemos incluso podrían mejorar sus resultados del pasado mes de abril. Los comuns obtendrían entre siete y ocho escaños, pudiendo mejorar dos, mientras que en Galicia, En Común-Unidas Podemos conservaría sus escaños por Pontevedra y A Coruña y podría optar a un segundo diputado por la circunscripción coruñesa. En las circunscripciones de Almería y Valladolid, donde el 28-A Unidas Podemos no obtuvo representación, el CIS preelectoral le otorga ahora un diputado.

La estrategia de Más País para estar presente en las circunscripciones más pobladas en las elecciones del 10-N, tratando de maximizar beneficios y reducir los costes de su apuesta, llevó a su comité electoral a elegir las circunscripciones donde se reparten siete o más escaños —a excepción de Castellón, con cinco—. La papeleta de la plataforma liderada por Errejón estará así disponible para casi un 70% del censo electoral, que se concentra en 18 circunscripciones: Madrid, Barcelona, Valencia, Alicante, Sevilla, Málaga, Murcia, Cádiz, Baleares, A Coruña, Las Palmas, Vizcaya, Asturias, Granada, Pontevedra, Santa Cruz de Tenerife, Zaragoza y Castellón. El objetivo sigue siendo alcanzar un 5% del voto estatal para asegurarse la conformación de un grupo parlamentario propio en el Congreso. De ahí la apuesta por cubrir la mayor parte posible del censo electoral, independientemente de las opciones para obtener representación.

Más País siempre justificó desde el lanzamiento de su candidatura que se presentaría solo en las circunscripciones donde no restase al bloque progresista, limitándose a hacerlo solo allí donde, según sus cálculos, lograría "ensanchar". El propio Íñigo Errejón insistió durante el lanzamiento oficial de su candidatura que la intención pasaba por sumar y no restar. "Conocemos bien cómo funciona el sistema electoral. No vamos a jugar con los escaños", concluyó, para avanzar que se constituiría un órgano electoral que decidiese con base en los datos demoscópicos las circunscripciones en que presentarse.

Los cálculos de la formación morada con base en diferentes encuestas privadas y sus sondeos internos eran hace unos días que la dispersión del voto progresista por la irrupción de un nuevo actor político en las elecciones generales del 10-N se traduciría en una merma para Unidas Podemos de hasta cinco escaños. Según esos datos, que guardan algunas similitudes con los del CIS preelectoral publicado este martes, los votos que Más País obtendría en Bizkaia, Murcia, Sevilla, Málaga y Cádiz no serían suficientes para transformarlos en representación institucional, pero harían que Unidas Podemos perdiese un diputado en cada una de estas circunscripciones, pasando a sumarse al bloque conservador.

Elecciones Generales