Énfasis en las medidas económicas

UP defiende el referéndum en Cataluña, pero no será una línea roja tras el 10-N

El partido de Pablo Iglesias sigue defendiendo un potencial referéndum, pero allana el terreno para las negociaciones tras los comicios aunque avisa: el impuesto a los ricos será indispensable

Foto: Pablo Iglesias, junto con Ione Belarra y Juantxo López de Uralde durante el acto de presentación del programa. (EFE)
Pablo Iglesias, junto con Ione Belarra y Juantxo López de Uralde durante el acto de presentación del programa. (EFE)

Unidas Podemos concurrirá a la cita electoral del 10-N con el mismo programa que presentó en abril pero con el foco puesto en las medidas necesarias para preparar al país frente a una posible recesión. "Si tiene que haber recortes, que sean por arriba", afirma el vídeo de campaña con el que ha arrancado el acto del partido este domingo en Madrid haciendo referencia directa a las voces que desde hace meses aseguran que España atravesará una nueva recesión. Desde la dirección del partido aseguran que su posición respecto a Cataluña no ha cambiado y apuestan por la celebración de un referéndum para desatascar la situación, sin embargo, no será una línea roja en las negociaciones que se celebren después del 10-N, recoge Efe.

Como explicaba en su programa de abril y se repite en el documento para los comicios de noviembre, la crisis catalana requiere una "resolución democrática". "La gestión viable del conflicto en Cataluña pasa por construir un proceso de reconciliación que permita el diálogo y llegar a acuerdos. Apostamos por un referéndum pactado en el que Podemos defenderá un nuevo encaje para Cataluña en España", recoge el documento de abril y cuya fórmula se repite de cara a los comicios de noviembre. Pero para el partido de Pablo Iglesias, la celebración de este referéndum no será una exigencia inamovible si toca negociar la investidura o la gobernabilidad tras las elecciones de noviembre. Las líneas rojas serán otras, avanzan fuentes del partido, como la incorporación al modelo fiscal de un impuesto para las grandes rentas, de aplicación progresiva, una medida que consideran necesaria para afrontar el escenario de desaceleración económica hacia el que avanza el país. La postura del partido respecto a la crisis catalana está en línea con el documento que elaboraron durante las negociaciones con Pedro Sánchez durante el pasado mes de agosto

El acto para presentar el programa se ha convocado para el mediodía de este domingo en Madrid. Iglesias, que ha sido recibido entre vítores de 'Sí se puede' y 'Pablo, presidente', acompañado de la 'número 2 del partido, Irene Montero; el secretario de Acción de Gobierno, Pablo Echenique; la portavoz en el Congreso, Ione Belarra; el secretario de Economía de Podemos, Nacho Álvarez; Gloria Elizo y Juantxo López de Uralde, han explicado cada uno de los bloques de medidas ante el centenar de militantes congregados en el Espacio Próxima Estación. El objetivo de su programa es que la próxima crisis económica "no la paguen los mismos" y tiene un marcado tono medioambiental. La "hoja de ruta y compromiso" con los militantes, como lo ha definido Belarra, arranca con las medidas energéticas que quiere abordar el partido -incluida la creación de una empresa pública eléctrica-, y continúa con propuestas ya conocidas como la intervención del mercado del alquiler, la garantía de la educación pública y gratuita infantil o la fijación de un ingreso básico.

Impuestos 'verdes'

López de Uralde, exlíder de Equo, ha sido el encargado de presentar la arista medioambiental del programa de UP, subrayando que España tiene potencial desaprovechado "debido al oligopolio energético que hay que frenar" y que hacen falta "herramientas nuevas para llevar a cabo el plan". "Hablamos de un plan de energías renovables, con el objetivo de lograr el 100% de generación renovable para 2040", ha indicado, asegurando que su plan pone el foco también en el ciudadano (con la meta de reducir el recibo de la luz y la pobreza energética), la movilidad (tanto coche como ferrocarril) y en la eficiencia energética, con un objetivo de rehabilitación de al menos 500.000 viviendas al año para que afronten la transición energética".

El programa de UP incluye también un impuesto sobre los beneficios de las grandes empresas por contaminar, un impuesto a la banca que aumente en 10 puntos el tipo impositivo de las entidades financieras o eliminar privilegios fiscales de grandes corporaciones con un tipo mínimo efectivo del 15%. El programa repite también su intención de derogar tanto la reforma laboral realizada por el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2010 y la de Mariano Rajoy en 2012. Su intención es establecer un ingreso básico garantizado de al menos 600 euros al mes, alcanzar en la legislatura un salario mínimo interprofesional de 1.200 euros y que la jornada laboral sea de 34 horas semanales.

La número dos del partido, Irene Montero, ha subrayado que el programa del partido se centra en el ciudadano y que pone a la economía "al servicio de quien debe estar, no de los poderes del Ibex 35". Así, la medida estrella por la que el partido peleará tras las elecciones de noviembre es la imposición de un nuevo impuesto para las grandes fortunas, con el objetivo de recaudar hasta un 1% del PIB de patrimonios superiores al millón de euros, como ha explicado Nacho Álvarez, secretario de Economía de Podemos.

Optimismo de cara a noviembre

Iglesias, que ha tomado la palabra el último, ha agradecido el calor de la militancia en el acto de este domingo en los celebrados en los últimos días, asegurando que es una señal clara de que en noviembre los ciudadanos van a dar nuevamente su respaldo al partido en las urnas. Aun así, Iglesias ya prevé que el PSOE opte por PP y Cs como socios de gobierno y que su estrategia conjunta para afrontar una nueva crisis se traducirá en "recortes y en degradación de los servicios públicos".

"La única garantía para evitar el modelo de gobierno que quieren la CEOE, Ana Patricia Botín, las oligarquías y sus cloacas es que Unidas Podemos esté fuerte, y por eso, llevan cinco años tratando de acabar con nosotros", ha proclamado Iglesias. Lo que ofrecen Sánchez, Casado y Rivera contra la desaceleración se intuye, según el líder de la formación morada, y por esa razón, ha criticado que el jefe de los socialistas ya diga, según las palabras de Iglesias, que la reforma laboral del PP "no está tan mal".

Respecto a la voluntad de negociar y el bloqueo institucional, Irene Montero ha repasado las negociaciones fallidas de este verano y ha reprochado la actitud que adoptó Sánchez, que llegó a vetar a Iglesias, "el candidato que votaron más de 4 millones de españoles". "Recordad, llevamos cuatro elecciones en cuatro años. La razón es que hay gente que Pablo Iglesias no se siente en el Consejo de Ministros", ha subrayado.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios