se verán tras el puente de mayo

ERC hace pinza a Podemos y planteará a Sánchez apoyar un Gobierno en solitario

En los cálculos de los republicanos se vislumbra un Ejecutivo en solitario de los socialistas que vaya tejiendo su estabilidad a partir de una geometría variable

Foto: Gabriel Rufián, junto a la vicesecretaria de ERC, Marta Vilalta, y el número cuatro en la lista al Congreso por Sobiranistes, Joan Josep Nuet. (Reuters)
Gabriel Rufián, junto a la vicesecretaria de ERC, Marta Vilalta, y el número cuatro en la lista al Congreso por Sobiranistes, Joan Josep Nuet. (Reuters)

Una mesa de diálogo, sin plazos ni líneas rojas. Al menos, de momento, hasta que se celebren las elecciones catalanas, para las que sobrevuela un adelanto en los meses de octubre o noviembre. ERC estudia facilitar un Gobierno de Pedro Sánchez, en solitario, como desean en Ferraz, si se compromete a recuperar el diálogo con el independentismo, donde inevitablemente habría que "hablar de un referéndum". Ya ha habido contactos telefónicos y la próxima semana, después del puente del Primero de Mayo —este día 2 también es festivo en la Comunidad de Madrid— se han emplazado para reunirse, según ha podido saber este diario. La disposición de ERC y la vocación del PSOE de gobernar en solitario se convertirían en una suerte de pinza a Podemos, que aspira a entrar en un Ejecutivo de coalición.

"Por nosotros no será. Haremos lo posible", insisten desde la dirección del grupo parlamentario de los republicanos, el partido ganador de las elecciones generales en Cataluña, que ven con cierto optimismo que Sánchez los haya "emplazado" ya. Fuentes de Ferraz apuntan que no se reunirán en exclusiva con ERC, que de entablar conversaciones con los republicanos se hará dentro de una ronda con otros partidos, y que en cualquier caso sería una primera toma de contacto, sin entrar en negociaciones de fondo, porque no se cerrará nada hasta después del 26-M. Prudencia y discreción, resumen.

ERC hace pinza a Podemos y planteará a Sánchez apoyar un Gobierno en solitario

En los cálculos de ERC se vislumbra un Gobierno en solitario de los socialistas que vaya tejiendo su estabilidad a partir de una geometría variable. Un escenario que situaría en una difícil posición a Unidas Podemos, no solo porque apuesta por un Ejecutivo estable y del que formen parte, sino porque recaería sobre esta formación la responsabilidad del bloqueo si se niegan a facilitar la investidura de Sánchez si finalmente no los incluye en un cogobierno. En estos momentos, y según recalcaba públicamente la portavoz, Irene Montero: "Nos planteamos un solo escenario: el de un Gobierno de coalición".

Podemos reunirá a su Consejo Ciudadano Estatal, el máximo órgano de decisión entre asambleas del partido, el próximo lunes para realizar un análisis amplio de los resultados electorales y fijar su hoja de ruta, que pasa, según subrayan fuentes de la dirección, por vincular un pacto de gobierno con el PSOE y ligarlo a acuerdos en municipios y comunidades autónomas tras las elecciones del 26 de mayo. "Para la estabilidad, habrá que hacer pactos entre fuerzas políticas diferentes, en el Estado, autonomías y municipios. Así han votado los españoles", concluyen estas mismas fuentes.

La relación entre ERC y Podemos no pasa por sus mejores momentos, más allá de las fricciones propias de la campaña, y las respectivas hoja de ruta de cada formación no parecen confluir en estos momentos de tímido arranque de unas negociaciones que no acabarán por encarrilarse hasta después del 26-M. Todo ello pese a que Podemos ha sido la única formación estatal que ha defendido un referéndum en Cataluña, y que su coalición catalana, Catalunya en Comú, defiende en su programa electoral una Ley de Claridad, siguiendo el modelo canadiense, cuyo principal pilar sería el "reconocimiento del derecho del pueblo de Cataluña a ser consultado de forma vinculante sobre su futuro por la vía del referéndum".

ERC no está mostrando sus intenciones de empujar a un cogobierno de claro signo progresista, marchamo que le daría la presencia de Unidas Podemos en el Consejo de Ministros, condicionando su apoyo a que tome forma el bloque de la moción de censura, al que sí se aferró Pablo Iglesias durante la misma noche electoral tras conocerse los resultados. "El peso del bloque progresista supera al peso del bloque parlamentario de las tres derechas", aseguró, recalcando que el resultado fue "suficiente para cumplir el objetivo de frenar a la derecha y a la extrema derecha y construir un Gobierno progresista”. También lanzó un guiño velado a PNV y ERC, necesarios para poner en marcha un Gobierno conjunto, remarcando que una de las claves de los resultados es que "España es plurinacional" y “basta ver los resultados en Cataluña y Euskadi” para comprobarlo.

Los republicanos han avanzado en estas elecciones hacia la formación de un frente amplio, incluyendo también a figuras no independentistas en sus listas, como es la de Joan Josep Nuet, todavía líder de EUiA y que lidera la plataforma escindida de los 'comuns', Sobiranistes. "Evidentemente, los resultados no indican un camino a una solución rápida, pero no hay un empeoramiento de la situación. Aunque será complejo y difícil, es positivo porque el PSOE es un interlocutor válido, mientras que las tres derechas no lo son. Aspiramos ahora a que se abra un diálogo democrático", explica Nuet, no sin llamar la atención sobre las dudas por "las dos almas del PSOE".

Favorable a un apoyo de la investidura de Pedro Sánchez, Nuet anticipa que no van "a poner palos en las ruedas" y subraya como un factor determinante para ello, en línea con la dirección de ERC, que se vuelva a la mesa de diálogo. A falta de acabar de perfilar la posición del grupo en sus órganos internos, anticipa que por su parte no habrá bloqueos y existe predisposición a jugar un papel de gobernabilidad en función de que Sánchez vaya adoptando durante la legislatura una agenda catalana y predisposición a dialogar. En la medida en que esto se alimente, habrá mayor o menor disposición a la gobernabilidad. Desde su optimismo contenido, entiende que la investidura de Sánchez no supondrá un conflicto y que hasta después de las próximas elecciones catalanas todo se irá aplazando y que además el PSOE ha mostrado su intención de gobernar en solitario buscando la estabilidad a partir de una geometría variable.

La ministra portavoz, Isabel Celaá, volvía a insistir durante el último Consejo de Ministros en la "geometría variable" para gobernar sin dar cabida a Unidas Podemos en el próximo Ejecutivo. Una geometría variable que se está visualizando en la apertura del proceso negociador, puesto que Sánchez también tiene previsto reunirse con Iglesias (el próximo martes a las 17:00), según avanzó este último tras llamarlo para felicitarle por su victoria electoral. Se abre un nuevo ciclo e Iglesias solo atisba un Gobierno de coalición porque entiende que es la única garantía de que los socialistas no miren a la derecha y poder poner en práctica políticas que protejan a las mayorías sociales. La paradoja es que podría ser víctima de una pinza entre PSOE y ERC, después de haber mediado con los independentistas para facilitar el triunfo de la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez al Palacio de la Moncloa.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios