el partido animalista reúne 60.000 avales

El Pacma (60.000 avales) y Llamazares, las otras grandes amenazas para Podemos

La dispersión del voto puede inclinar la balanza hacia uno u otro sentido, provocando que un puñado de votos sea decisivo para cambiar el reparto de escaños en numerosas circunscripciones

Foto: Concentración del PACMA en la madrileña Puerta del Sol para pedir que llegue el fin de las injusticias contra los animales. (EFE)
Concentración del PACMA en la madrileña Puerta del Sol para pedir que llegue el "fin de las injusticias contra los animales". (EFE)

La dispersión del voto de la izquierda en las próximas elecciones generales no se limitará a la fragmentación de las confluencias territoriales de Unidos Podemos, con dobles candidaturas en Valencia y Galicia, sino que también se reflejará en la irrupción de Actúa, la formación liderada por Gaspar Llamazares y Baltasar Garzón escindida de Izquierda Unida, y la presencia del Pacma, cada vez con más músculo. El partido animalista es a día de hoy una fuerza extraparlamentaria, pero varias encuestas ya le otorgan representación -hasta dos escaños en las europeas- y ha sacado músculo esta precampaña al conseguir 60.000 avales en menos de dos semanas para presentarse a las elecciones. "Otra muestra de fuerza y crecimiento", presume su cabeza de lista por Madrid, Laura Duarte.

En las pasadas elecciones sumaron ceca de 300.000 votos al Congreso y un millón para el Senado. Una cifra que desde el partido animalista esperan superar en estos comicios, aduciendo que "el crecimiento sin techo y continuado de Pacma en cada proceso electoral, tanto en número de votantes, como de simpatizantes o personas afiliadas, no tiene precedentes en la política española".

La papeleta del Pacma estará presente en todas las circunscripciones, al igual que la de Recortes Cero-Grupo Verdes, en un contexto inédito en el que concurren a las elecciones cinco grandes formaciones estatales (y siete en todas las provincias). La volatilidad es una de las señas de esta campaña y en las circunscripciones pequeñas y medianas que una formación saque unas décimas porcentuales arriba o abajo puede trastocar todo el reparto de escaños. En esta ocasión más que nunca, la dispersión del voto, tanto en la izquierda como en la derecha, puede inclinar la balanza en uno u otro sentido por solo un puñado de votos que se convertirían en decisivos. Ninguno de los dos bloques cuenta con una mayoría holgada y se luchará hasta el último escaño.

El partido Actúa confía en obtener sus mejores resultados en Madrid, donde encabezará la lista Gaspar Llamazares, así como en Asturias y Baleares, a pesar de que en ambas se reparten ocho escaños. Su objetivo no sería tanto robar votos a Unidas Podemos o al PSOE, sino ser la candidatura de “un electorado huérfano que se está yendo a la abstención”. El llamamiento que suelen transmitir en todos sus actos públicos se dirige "a toda esa izquierda que hoy no se siente representada" para que "no se vaya a la abstención", puesto que entienden que "el multipartidismo es la realidad actual en la que hay que aprender a trabajar en positivo" y
"que nadie se quede en casa ni el 28 de abril, ni en las próximas citas electorales de mayo".

El Pacma (60.000 avales) y Llamazares, las otras grandes amenazas para Podemos

La fragmentación del espacio de Unidos Podemos en dos candidaturas en las circunscripciones valencianas, una de Compromís en solitario y otra conjunta de Podem y EUPV, apunta a que no beneficiará a ninguna de las dos listas. En las pasadas elecciones generales, la coalición de Compromís, Podem y EUPV -A la Valenciana-, obtuvo nuevo escaños y el 25,37% de los votos. En estos comicios, si Vox obtiene un porcentaje mayor que estas fuerzas por separado, como apuntan algunos sondeos, reducirían a la mitad su representación.

En Galicia existen más incógnitas sobre los efectos de la división en dos candidaturas, En Común-Unidas Podemos por un lado, y En Marea por otro. Con todo, se da por hecho que se perdería el escaño por Lugo, una circunscripción en la que se reparten cuatro diputados y donde la fragmentación del voto beneficiaría la primera fuerza que podría verse premiada con un segundo o tercer escaño. En Marea pondrá el foco en las circunscripciones de Pontevedra y A Coruña.

La formación Anova, que fundó el histórico del nacionalismo gallego Xosé Manuel Beiras y que sentó las bases de la confluencia gallega, antes incluso del surgimiento de Podemos, ha decidido echarse a un lado en los comicios generales tras constatarse la división. "No se dan las condiciones políticas para que Anova pueda firmar un acuerdo semejante al que dio origen a la coalición En Marea", trasmitió a través de un comunicado. Entre la dirección nacional de la organización y algunas de sus asambleas locales, como la de Ourense, existían fuertes diferencias respecto a si sumarse a las candidaturas de Unidas Podemos o mantenerse en la de En Marea.

Las bases tendrán libertad de voto. Anticapitalistas, que en las elecciones autonómicas apuestan por confluencias al margen de Podemos, como en Madrid (junto a Izquierda Unida en la plataforma Madrid En Pie), Murcia y Castilla y León, tampoco participará en las elecciones generales. Si bien llaman a "votar críticamente" a las listas de Unidas Podemos y "de las confluencias en Galicia y Cataluña que se pongan en pie para frenar a las derechas". Anticapitalistas, sector en el que todavía se referencian la líder de Podemos en Andalucía o el candidato en las elecciones europeas Miguel Urbán, ha trasladado a través de un comunicado que no comparten “la subalternidad de Unidas Podemos ante la propuesta social-liberal del PSOE y demanda un proyecto alternativo para las clases populares y de confrontación real con la Unión Europea y los poderes financieros”.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios