denuncias de fuego amigo

El PSOE aragonés exige que Ferraz investigue la "campaña" en redes contra los barones

El presidente Lambán ya se quejó ante Luena, pero no hubo respuesta. Ahora la federación redobla la protesta ante unos "ataques gravísimos". El equipo de Sánchez niega las acusaciones

Foto: Javier Lambán y Pedro Sánchez, el 17 de mayo de 2015, en el mitin central de campaña de los socialistas aragoneses para las autonómicas. (EFE)
Javier Lambán y Pedro Sánchez, el 17 de mayo de 2015, en el mitin central de campaña de los socialistas aragoneses para las autonómicas. (EFE)

La batalla orgánica del PSOE, esa guerra latente, larga y desesperante para muchos, también campa por las redes sociales, y no solo circula subterráneamente dentro del partido. Fuego amigo que se dispara de una trinchera a la otra y que delata el estado de crispación interna al que ha llegado una formación mermada en las urnas, dividida por la estrategia y atrapada en una pugna por el liderazgo. Hasta ahora las quejas por esos "ataques", bien al secretario general, bien a los barones, se comentaban en los pasillos, pero no se actuaba. Ahora sí. El PSOE aragonés se ha hartado y exige a Ferraz que investigue la "campaña" que inunda las redes contra los presidentes autonómicos críticos con Pedro Sánchez. La dirección federal no se niega y actuará "si se lo pide cualquier militante que crea vulnerados sus derechos", "como siempre" hace, pero rechaza las acusaciones rotundamente. 

Un wasap (de la discordia) encrespó los ánimos y reavivó las cuentas pendientes esta semana. Este miércoles, los socialistas andaluces aireaban y difundían un mensaje de Leire Díez, jefa de prensa y encargada de redes sociales del PSOE cántabro, dentro de un grupo de la 'app' de mensajería con el título #YoConPedroSánchez. En él, Díez daba las consignas para articular "una estrategia de apoyo a Pedro en estos momentos tan importantes". Y recomendaba qué no hacer: "Despellejar a [Guillermo Fernández] Vara, a Susana [Díaz] y demás 'lenguaraces' en este momento no ayuda a Pedro, sino todo lo contrario". Y remataba: "Tenemos la fortuna de tener un excelente secretario general y futuro presidente, pero para ello tenemos que ser listos (inteligentes ya lo somos)".

El cruce de reproches evidencia la tensión que late en el partido desde hace meses y la pelea de Ferraz y los barones por hacerse con el favor de la militancia

Ese mensaje de WhatsApp encolerizó al PSOE andaluz. En el círculo de la presidenta de la Junta lo interpretaban como la prueba fehaciente de que hay "una campaña orquestada desde Ferraz" para erosionar el crédito de los barones. Pero no solo se recibió con desazón en la poderosa federación andaluza. Las críticas también se escuchaban, siempre en privado, entre los mandos de otros territorios también lejanos a Sánchez, como en Valencia, Asturias, Extremadura o Aragón. 

"La prueba del nueve"

El wasap de la polémica que ha encolerizado al PSOE-A. (EC)
El wasap de la polémica que ha encolerizado al PSOE-A. (EC)

En esta última federación se sintió ese wasap de Díez como "la prueba del nueve" de lo que ya venía observando desde hace semanas con malestar: una sucesión de "ataques coordinados" a los barones, algunos bajo los 'hashtag' #YoConPedro o #NOesNO. La dirección regional, que pilota el presidente autonómico, Javier Lambán, quiere formalizar ante Ferraz la exigencia de investigación interna, según adelantaron fuentes de la cúpula a El Confidencial. En el PSOE aragonés recuerdan que hace algunas semanas Lambán ya se dirigió al secretario de Organización, César Luena, para pedirle que investigara "la existencia de esta red de ataques e insultos a los presidentes" y la "desmontara". Le hizo llegar su queja "a través de un wasap" que el número dos de Sánchez "ni contestó". El malestar ha vuelto y la ejecutiva aragonesa se plantea redoblar su protesta en los próximos días con el mismo propósito. 

"Nosotros nos hemos quejado ya, pero la sensación es compartida por otras federaciones. Hay irritación porque se cree que existe un tinglado organizado por María González Veracruz [secretaria de Participación, Ciencia y Política en Red de la ejecutiva federal] desde diciembre y enero", en los momentos en los que la tensión interna estaba a flor de piel, cuando los barones amagaron con destronar a Sánchez, cuenta un mando de primer nivel del PSOE aragonés. "El mantra es recurrente: Pedro acosado por los hijos de puta de los barones. Tenemos nombres testados de militantes que salen en tromba contra ellos. Ojalá esa capacidad de actuar en las redes se usara contra el PP. Si se confirmara nuestra sospecha, que debe investigar Luena, se pondría de manifiesto que mientras otros partidos usan las redes contra los demás, el PSOE las utiliza para alentar las divisiones internas. Es gravísimo", denuncian las mismas fuentes, visiblemente indignadas. 

Algunos barones han lamentado en público las críticas internas. Los críticos acusan a Ferraz de lanzar "maniobras de desestabilización" en los territorios

Los barones críticos —seis de los siete presidentes autonómicos, todos menos la balear Francina Armengol— han comentado esos "ataques" vía Twitter entre ellos, y algunos sí han lamentado en público, sutilmente, la lluvia de reproches internos. El extremeño Guillermo Fernández Vara reivindicaba en su blog hace una semana su "derecho" a exponer su opinión, aunque "no sea mayoritaria". En su entorno sí confirman que está "molesto" con el "uso que los militantes hacen de las redes". Lambán también ha levantado la voz a través de las redes y ha cargado contra el "comando de tuiteros fontaneros". "Algunos de ellos atosigan a todos los presidentes: a Javier [Lambán], a Susana, a Guillermo...", deploran en la dirección aragonesa.

Aunque el PSOE de Aragón no quiere "hacer guerra" de la "campaña" contra los presidentes autonómicos, sí pretende que se oiga su malestar. Fuentes próximas a Lambán insisten en que la batalla en las redes no son un capítulo aislado, sino un ejemplo de la "tensión brutal" que hay en el partido desde hace meses, y de la "operación para enfrentar a los militantes contra sus secretarios regionales". "Ataques" que se suman a las "maniobras perpetradas por Ferraz para desestabilizar a los barones en sus territorios", reprueban. Se refieren a la supuesta potenciación de los dirigentes cercanos a Sánchez y críticos con los presidentes para que vayan ganando terreno orgánico". 

"Es inconcebible"

Vara aseguraba en su blog hace una semana que las discrepancias internas en el PSOE responden a una cuestión lógica: "La diferencia está entre los que tenemos responsabilidades de gobierno y los que no. Y eso no es ser mejor ni peor, más o menos socialista. Es sencillamente no hablar solamente en nombre de los que te votan, sino de los que gobiernas". En el PSOE aragonés suscriben esa tesis: explican que los Ejecutivos autonómicos están "paralizados" por la sucesión de elecciones y porque en Madrid no hay Gobierno con plenos poderes. Por eso los barones rechazan otros comicios y quieren evitarlos a toda costa, y por eso, siempre 'sottovoce', consideran que una salida es la abstención al PP, que ninguno de ellos —salvo quizá Vara— defiende en público. Porque no hay que olvidar que lo que empantana y contamina toda la vida orgánica del PSOE es el enfrentamiento a cara de perro que se avecina en el próximo 39º Congreso Federal, aún sin fecha. Los críticos se quejan de que la "incomunicación con los presidentes", la enorme tensión interna y "estas campañas que enrarecen el ambiente" no se habían "vivido jamás". 

En Ferraz subrayan con vehemencia que "no hay ninguna campaña orquestada ni nada por el estilo" y arguye que los militantes se expresan libremente

En Ferraz subrayan con vehemencia que "no hay ninguna campaña orquestada ni nada por el estilo contra los barones". "No hay nada de eso que dice el PSOE aragonés", refuerzan fuentes próximas a la responsable de Redes, la diputada murciana María González Veracruz, una de las dirigentes más próximas a Sánchez. "Los militantes se expresan en las redes como se expresan en las agrupaciones. ¿No pueden pensar que las bases o los ciudadanos se dirigen a ellos, a los presidentes, de forma espontánea. Además, habrá perfiles auténticos y otros falsos, pero no se dirige nada desde Ferraz contra compañeros, y menos si son secretarios generales. Las discrepancias enriquecen al PSOE. ¿Cómo vamos entonces a insultar desde Ferraz? Nosotros debemos garantizar que se cumplan los estatutos. Es inconcebible", esgrimen fuentes del equipo del líder socialista. 

César Luena, secretario de Organización del PSOE, el pasado 9 de julio llegando a Ferraz, al último comité federal. (EFE)
César Luena, secretario de Organización del PSOE, el pasado 9 de julio llegando a Ferraz, al último comité federal. (EFE)

En el cuartel general no se confirma ni se desmiente la existencia de ese wasap que Lambán envió a Luena y que este no contestó. Y a su petición de que indague qué está ocurriendo, la respuesta es esta: "Se investigará cuando algún militante presente denuncia en Ferraz, y se actuará como siempre cuando alguien entiende que sus derechos como militante han sido vulnerados". El artículo 51 de los estatutos del PSOE señala que aquellos afiliados que interpreten que se han "conculcado" sus derechos, disponen del trámite de queja en amparo ante la comisión federal de ética y garantías directamente si el órgano "al que se atribuye la vulneración es la comisión ejecutiva federal". La cúpula aragonesa replica: "Aragón ha pedido explicaciones y nadie se las ha dado". La federación evoca el "doble rasero" empleado por Ferraz, que expulsó a la militante madrileña Martu Garrote "por criticar a Pedro" y "no actúa, cuando tendría más motivos, contra los centanares de tuiteros que insultan a los presidentes". La dirección precisa que se echó a Garrote no por hablar mal del jefe, sino por participar, a las puertas de la sede, en una manifestación contra él tras la defenestración de Tomás Gómez. La afiliada finalmente ha sido suspendida de militancia un año por la comisión de garantías.

La dirección federal recuerda que los tuiteros también cargan contra Sánchez. Está dispuesta a investigar todo siempre que haya "denuncia" formal

Ferraz también recuerda que también hay tuiteros que critican a Sánchez, y que esos ataques llegan desde las federaciones discrepantes. La dirección vuelve a remitirse al informe que se publicó (y del que este diario informó) sobre los supuestos peones de Díaz que disparaban contra el secretario general. "Y no dijimos nada ni nos quejamos. Ahora, si quieren que se investigue, habrá que investigar todo, tanto los comentarios contra Pedro como contra ellos", advierten. 

"No es verdad. Es mentira que se haya organizado algo contra Pedro. Aquí en Aragón somos exquisitos con él, aunque disintamos. No hay contraofensiva. Y estas cosas nunca surgen espontáneamente, se azuzan desde arriba", contestan desde el PSOE aragonés. Su tesis es firme: "Campaña, hayla". 

Tras este cruce de reproches, en el fondo, se halla una pelea capital que se encierra en una pregunta: ¿de quién es la militancia? Barones y Sánchez necesitan seducirla de cara al siguiente congreso, pues son las bases las que decidirán quién capitanea el PSOE. El líder insiste en que es el primer secretario general aupado por el voto de los afiliados, cuya participación ha impulsado. Los presidentes autonómicos lo rebaten, critican su "populismo orgánico" y no se resignan a que se les retrate como la facción derecha que actúa al margen de lo que demandan sus militantes. El pulso está servido. La duda es cuándo se abrirá definitivamente la veda y quiénes protagonizarán la lucha. Sánchez, seguro. ¿Y Díaz?

Un no que Sánchez no cambiará

Pedro Sánchez aún no ha concluido su ronda de contactos con los líderes políticos. De hecho, solo ha mantenido conversaciones esta semana, al menos que se sepa, con Pablo Iglesias, Alberto Garzón y Francesc Homs, además de Mariano Rajoy. La charla con Albert Rivera está pendiente. Aunque el discurso oficial es que él no se postula a nada, sus últimas decaraciones públicas han reverdecido su viejo proyecto: construir un acuerdo "transversal" con Podemos y Ciudadanos, para lo que necesita que ambos emergentes "levanten sus vetos" y ayuden a armar un "Gobierno regeneracionista", porque ya están "tardando". 

Pero su sueño no parece alcanzable por ahora. Ayer sábado, mientras el secretario general volvía a apercibir a los nuevos partidos, estos descartaban toda oferta de pacto. Esa búsqueda de la alternativa también divide al PSOE. Sus críticos estiman que alimenta falsas expectativas porque ese intento resultará yermo y apuestan por hacer todo lo posible por evitar unas terceras elecciones. La dirección defiende que Sánchez solo está hablando para buscar entre todos una solución e impedir, precisamente, esa llamada a las urnas. Pero el secretario general no piensa moverse de su no a Mariano Rajoy y al PP.

Los barones vinculan la actitud rocosa del secretario general a una estrategia de "supervivencia personal". "Si Pedro hubiera tomado las riendas del partido en los años 70, aún defenderíamos el marxismo, o seríamos antiatlantistas. Un líder se forja en las decisiones difíciles, ensanchando la base electoral del partido, y eso a veces te supone enfrentarte a las bases", reflexiona un barón muy distanciado de Sánchez. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios