EL DIFÍCIL CAMINO HACIA LA INVESTIDURA

Rivera anuncia una crisis institucional "sin precedentes" si Sánchez sigue en el no

Se reunieron por primera vez después de que el candidato popular aceptara el encargo del Rey. Coinciden en desbloquear la situación y en que el líder socialista debe salir de su "inmovilismo"

Foto: Mariano Rajoy y Albert Rivera se reúnen en el Congreso de los Diputados tras el encargo del Rey al candidato del PP. (EFE)
Mariano Rajoy y Albert Rivera se reúnen en el Congreso de los Diputados tras el encargo del Rey al candidato del PP. (EFE)

El presidente de Ciudadanos trasladó a Mariano Rajoy "su gran preocupación" ante la situación de bloqueo político, máxime después del encuentro que mantuvieron el presidente en funciones y Pedro Sánchez este martes en el Congreso. Rivera insistió en que "no es bueno" que el partido que tiene que formar Gobierno no sepa cuándo será la investidura pero, sobre todo, "no es bueno que el partido que lidera la oposición y que tiene la aritmética para desbloquear no quiera sentarse", insistió el líder de centro. Y en la misma linea que el conservador, Rivera insistió en que si Sánchez continúa siendo "inflexible" y en "su inmovilismo", España "está condenada a una crisis institucional sin precedentes". La presión, definitivamente, recayó sobre el jefe de Ferraz, al que el centrista pidió que "no se desentienda de la gobernabilidad".

En este sentido, Rivera reiteró la predisposición de su partido en ser “útiles” para “desatascar” la negociación con el PSOE. “Aquí estamos”, afirmó el dirigente barcelonés, que está dispuesto a escenificar una negociación a tres si es necesario para mediar entre ambas formaciones. Ciudadanos reconoció “voluntad de avanzar juntos” con los populares en los dos “debate más urgentes” a los que se enfrenta el país en estos momentos. Por un lado y ante el avance del desafío soberanista en el Parlament, el presidente de C’s trasladó a Rajoy la necesidad de firmar ya un pacto por una unión y por España entre las fuerzas constitucionalistas para garantizar que “gobierne quien gobierne, se cumplirán las reglas del juego”. Ese pacto ya fue propuesto por Ciudadanos hace meses, aunque Rivera afirmó que en esta ocasión, Rajoy “lo ha visto con buenos ojos” y cree “que sería bueno” sellarlo.

El otro asunto urgente es la aprobación de los presupuestos generales. Ciudadanos comparte la necesidad de dar salida a los retos económicos cuanto antes y Rivera insistió en que en el momento que se celebre la investidura y si sale adelante, debería ser la semana siguiente la del debate de los presupuestos. Por eso, la formación naranja solicitó al Gobierno en funciones toda la información relativa a la senda de déficit, posibles ajustes o techo de gasto para adelantar todo el trabajo posible.

Rivera anuncia una crisis institucional "sin precedentes" si Sánchez sigue en el no

"Doy por hecho que Rajoy irá a la investidura"

Con respecto al debate en torno a si el candidato del PP se someterá al debate de investidura tras la designación de Felipe VI, Rivera reconoció que no preguntó a Rajoy si acudirá o no, "doy por hecho que lo hará", aunque sí le urgió a comunicar "fecha y hora" cuanto antes. Pese a la ambigüedad desprendida por los dirigentes del PP, incluida la exministra y actual presidenta del Congreso, Ana Pastor, el líder naranja aseguró no tener dudas tras haber leído "el documento de su Majestad", que es nítido y claro. "Es absurdo el debate de si tiene o no que ir. España necesita certidumbre", concluyó.

Rivera anuncia una crisis institucional "sin precedentes" si Sánchez sigue en el no

Mariano Rajoy y Albert Rivera se reunieron esta mañana en el Congreso de los diputados, el segundo encuentro en apenas veinte días. La cita de hoy, de mayor calado institucional puesto que el candidato conservador acudió tras aceptar el encargo del Rey de formar Gobierno, estaba llamada a ser el paso definitivo hacia el desbloqueo político. Sin embargo, el resultado fue muy similar al obtenido en el encuentro del pasado mes de julio: Ciudadanos mantiene la abstención en la futura investidura del candidato popular, no buscará negociaciones programáticas ulteriores -aunque está dispuesto a sentarse en una mesa con PP y PSOE si eso ayuda a que Pedro Sánchez se mueva del "no es no"- y descarta cualquier alternativa al del Gobierno del PP en minoría, al menos en este momento.

El líder de Ciudadanos acudió a su cita con el presidente en funciones de este miércoles con corbata -a diferencia de la vez anterior-, sin papeles en la mano, con la voluntad de escuchar... pero sin intención alguna de debatir o exigir reformas de leyes y propuestas concretas. Aún así, el escenario de la cita cambió sustancialmente con respecto a la anterior, ya que ambos dirigentes se sentaron en una mesa de trabajo y dejaron a un lado los sillones de conversación. El presidente en funciones entregó un nuevo documento de negociación a Rivera, pese a la negativa del líder naranja de conversar sobre asuntos programáticos. Sí acordaron mantener el contacto directo sobre los asuntos económicos tales como los objetivos de estabilidad presupuestaria, deuda pública, techo gasto y presupuestos generales. "Los dos queremos cumplir los plazos", aseguró el presidente en funciones en rueda de prensa.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la rueda de prensa que ha ofrecido hoy en el Congreso tras la reunión con el jefe del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy. (EFE)
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, durante la rueda de prensa que ha ofrecido hoy en el Congreso tras la reunión con el jefe del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy. (EFE)

El argumento de Rivera con respecto a la decisión tomada por su formación es insistente: "Con nosotros tiene el trabajo hecho. Nos abstendremos sin condiciones". La ejecutiva nacional de Ciudadanos acordó la abstención -en segunda votación- de sus 32 diputados hace semanas con el objetivo de acabar con la situación de bloqueo actual y al desechar una vía distinta a la propuesta por el PP. El partido de centro dejó la pelota en el tejado del PSOE gracias a la realidad aritmética: la mayoría entre populares y centristas es insufuciente para sacar adelante la investidura, e incluso si C's hubiera decidido votar sí a Rajoy, siempre necesitaría la abstención de los socialistas. Por eso Rivera rechaza de plano moverse de lo que han bautizado como "abstención técnica" y en ningún caso accederá a una negociación programática como quiere el PP, orientada a cambiar el sentido de su voto. La estrategia de los de centro pasa ahora por trasladar toda la presión al candidato socialista, al que Rivera pidió este martes "más responsabilidad" y "sentido de Estado".

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios