REUNIÓN CLAVE ENTRE LOS DOS LÍDERES

Rajoy se reúne con Rivera para sumar 32 escaños y desbloquear la investidura

La formación de centro insiste en que "no hay cambio de postura" y vincula todo entendimiento con el PP a la propuesta "de reformas y regeneración" que haga Rajoy

Foto: Mariano Rajoy se reúne con Albert Rivera en el Congreso (Efe).
Mariano Rajoy se reúne con Albert Rivera en el Congreso (Efe).

El líder del PP, Mariano Rajoy, y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, comenzaron este martes su reunión en el Congreso en el marco de la ronda de contactos del jefe del Ejecutivo para calibrar si cuenta con apoyos para presentarse a la investidura. Rajoy recibió a Rivera en el comedor de uno de los edificios de ampliación del Congreso, donde también se reunirá en la tarde de este martes con el líder de Podemos, Pablo Iglesias. Todo en una jornada que precede al encuentro que el presidente del Gobierno en funciones mantendrá este jueves, también en la Cámara Baja, con el líder socialista, Pedro Sánchez.

Escasas horas antes de la reunión, la vicepresidenta en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, se mostró convencida de que existen "puntos de encuentro suficientes para avanzar" en la reunión, a la que Rajoy acude con actitud "constructiva". A su llegada a un desayuno informativo en el que presentó a la secretaria general Iberoamericana Rebeca Grynspan, Sáenz de Santamaría volvió a llamar a la "responsabilidad" de todos los partidos políticos para dar una respuesta a la petición de un "gobierno estable" que, a su juicio, hicieron los ciudadanos en las urnas el pasado 26 de junio.

Pero de febrero a julio, muchas cosas han cambiado. Por el lado de Ciudadanos, Rivera acudió sin un documento con propuestas para la negociación -como hizo entonces- y únicamente escuchará la propuesta del jefe de Génova. En el partido de centro insisten en que es "Rajoy quien debe mover ficha" para intentar sumar apoyos, y en esta ocasión el líder naranja no tomará la iniciativa. "Vamos a ver qué ofrece la fuerza más votada. Nosotros vamos con la voluntad de que haya acuerdo, pero es el PP quien tiene que proponer", insisten miembros de la cúpula de Ciudadanos.

En el caso de los populares, también encaran el encuentro como una vía para "recomponer relaciones" que, en estos momentos, es la prioridad. Como vienen haciendo en los últimos días, los conservadores insisten en enmarcar la cita con Rivera como "muy importante", aunque la llamada del presidente en funciones al líder centrista se produjo casi dos semanas después de las elecciones. En el PP perciben, eso sí, las consecuencias que podría tener el apoyo de Ciudadanos, teniendo en cuenta que el Partido Socialista que dirige Pedro Sánchez vincula su futura abstención a que los populares logren una mayoría más sólida con "partidos afines" del centro-derecha. Aun así, tanto Rajoy como Rivera tienen la mirada puesta en la reunión del miércoles entre PP y PSOE.

Rajoy se reúne con Rivera para sumar 32 escaños y desbloquear la investidura

Sin duda, reparar los vínculos entre los conservadores y los de centro es la urgencia más inmediata para que puedan comenzar las negociaciones, tras meses plagados de desencuentros. A pesar de que Rivera siempre negó la existencia de vetos,Ciudadanos emprendió hace meses una dura ofensiva contra la figura del candidato popular y presidente en funciones, insistiendo en que Rajoy "no podía abanderar la nueva etapa política de España". Tras las elecciones del 26 de junio, Rivera lo repitió: "No apoyaremos un Gobierno de Rajoy". Y, aunque en los últimos días el dirigente barcelonés evitó expresiones tan contundentes, el vicesecretario general y 'mano derecha' del partido lo repitió este mismo lunes para endurecer su postura apenas a unas horas de la reunión: "Diremos 'no' a Rajoy".

El PP tampoco hizo méritos por contribuir a las buenas relaciones con Ciudadanos. Rechazó en la anterior legislatura y en las últimas semanas el ofrecimiento de los de centro para entablar una negociación a tres entre populares, PSOE y C's. Incluso en la ronda de contactos poselectoral, contactó antes con PNV y ERC, citando a Rivera el mismo día que Pablo Iglesias, al que, sin embargo, telefoneó antes. Gran parte de su campaña electoral la dedicaron también a desacreditar la opción de Ciudadanos como partido, con anuncios como que votar a Albert Rivera era "tirar el voto a la basura".

Pese a las dificultades, esta primera reunión está llamada a iniciar el desbloqueo entre ambas formaciones. Ciudadanos, aunque partirá de la máxima del no a Rajoy, reconoce esperanza y voluntad en hallar un acuerdo para evitar terceras elecciones, igual que el PSOE. Precisamente, que no se celebren nuevos comicios será un importante motor en la negociación. El otro, en el caso de Ciudadanos, serán las reformas. Rajoy dejó de ser el escollo en la noche electoral, cuando el PP ganó las elecciones de forma definitiva con dos millones de votos más que los obtenidos por la segunda fuerza.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante una rueda de prensa tras la ejecutiva nacional. (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante una rueda de prensa tras la ejecutiva nacional. (EFE)

Acuerdo si hay cambio de políticas

Por lo tanto, sin el compromiso de cambios en políticas y medidas concretas, no habrá acuerdo. Ciudadanos también impondrá "cambios en el equipo", que si bien ya no están referidos al candidato, podrían mirar en direcciones varias: desde el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, tras el caso de las escuchas, hasta 'pesos pesados' del partido como Rita Barberá, protegida gracias al aforamiento permanente. Entre las prioridades del partido naranja, están también la reforma en la ley electoral, un pacto nacional por la educación y varias medidas encaminadas a la regeneración política y lucha contra la corrupción.

Además, para conseguir la abstención de Ciudadanos y PSOE, el PP deberá ofrecer un importante paquete en reformas sociales, que podría abarcar desde revisar la ley mordaza, aprobada con la mayoría absoluta de los conservadores, hasta el compromiso por reformar la LOMCE, dos prioridades para las filas socialistas. También la conformación de la Mesa del Congreso estará presente en las conversaciones de los próximos días, aunque los partidos insisten en separar las negociaciones del órgano de gobierno del Parlamento y del Ejecutivo nacional.

Mientras Podemos planea arrebatar la mayoría de PP y Ciudadanos con el PSOE y los nacionalistas, Sánchez es partidario de lograr un acuerdo con las "fuerzas del cambio", es decir, Iglesias y Rivera, si Rajoy no logra un acuerdo previo con Ciudadanos. En el caso del partido dirigido por Rivera, su aspiración reside en hacerse con la plaza definitiva para inclinar la balanza de la mayoría en uno u otro sentido.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios