SIGUE LA RONDA DEL LÍDER SOCIALISTA CON SUS BARONES

Armengol e Iceta abren el debate de que Sánchez lidere un Gobierno alternativo al PP

La presidenta balear y el líder del PSC rompen el discurso del resto de barones y le dicen al secretario general que antes de facilitar el Ejecutivo a Rajoy el PSOE debe tomar la iniciativa

Foto: La presidenta balear, Francina Armengol, atiende a los medios de comunicación tras su reunión con Pedro Sánchez en Ferraz. (EFE)
La presidenta balear, Francina Armengol, atiende a los medios de comunicación tras su reunión con Pedro Sánchez en Ferraz. (EFE)

Parecía que el pescado estaba vendido, y que se estaba conformando una corriente de opinión clarísima dentro del PSOE, trasladada por las federaciones de mayor peso: no a la investidura de Mariano Rajoy ahora y en las semanas próximas se verá si esa decisión se revierte, sin cerrar la puerta en ningún caso a la abstención. Pero ese discurso se rompió este miércoles cuando tanto la presidenta balear, Francina Armengol, como el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, abrieron la espita del debate: arrojaron sobre la mesa la idea de que Pedro Sánchez pueda liderar un Gobierno alternativo al de Rajoy y al del PP, en lugar de quedarse en el banquillo de la oposición, el sitio en el que los demás presidentes autonómicos colocan al PSOE porque así lo quisieron los ciudadanos el 26-J al hacerle perder votos y escaños respecto a diciembre. Esa opción, la de que Sánchez intente de nuevo la investidura, no había sido planteada abiertamente ni por Ferraz, aunque tampoco se le ha podido preguntar al secretario general desde el 26-J, porque guarda escrupuloso silencio.

Armengol e Iceta pasaron este miércoles por la tarde por el despacho de Sánchez después de que desfilara el valenciano Ximo Puig, que sí se atuvo a la doctrina 'oficial', al no descartar por completo la abstención futura de los socialistas. Era la segunda jornada de reuniones del secretario general con los máximos dirigentes territoriales en la ronda previa al comité federal del sábado. La presidenta balear fue la que más explícitamente confrontó con esa hoja de ruta. PSOE y PP, defendió, son "como el agua y el aceite", y por tanto cree "claramente" que "ni ahora, ni durante ni después el PSOE puede facilitar el Gobierno al PP". La abstención, a su juicio, no es posible, "para nada", porque supondría "traicionar" a su propia historia y sobre todo a los ciudadanos que votaron ("y a los que no votaron") al PSOE y a sus simpatizantes y militantes, a los que se prometió en campaña que nunca dejaría pasar a un Ejecutivo popular. Así que "hay que mantener el no" a Rajoy que acordaron los socialistas en diciembre, defendió.

"Si Mariano Rajoy no consigue los votos necesarios para ser investido, hay otra opción posible: que lo intente Pedro Sánchez", asegura Armengol

Entonces, ¿qué hacer? La jefa del Govern fue rotunda: "Si Mariano Rajoy no consigue los votos necesarios para ser investido, hay otra opción posible: que lo intente Pedro Sánchez", porque "evidentemente" el sistema democrático español, parlamentario, "dice que lo lógico es que lo intente la segunda fuerza más votada", el PSOE. Armengol señaló que confió esta reflexión al secretario general en su conversación con él, pero que no recibió respuesta, que se limitó a escucharla.

Armengol e Iceta abren el debate de que Sánchez lidere un Gobierno alternativo al PP

"Más difícil" la suma

Armengol no apostó por una suma alternativa concreta, aunque admitió que ahora es "más difícil" que después del 20-D, puesto que los partidos del cambio han visto mermadas sus fuerzas. Pero indicó que si Rajoy se presenta a la investidura y no reúne los apoyos suficientes, "querrá decir" que los demás grupos habrán votado que no y estos pueden "entre todos o con algunos" formar una mayoría diferente "de cambio en España", y ese escenario es preferible, dijo, "antes que ir a unas nuevas elecciones generales". La presidenta balear también atacó a la formación morada por su conducta en los últimos meses -"Si Podemos hubiera tenido otra estrategia, no estaríamos aquí"- y manifestó su "sorpresa" por que ahora tienda la mano al PSOE: "Si dice esto, habrá que creerlo... o no, porque cuando tuvo la oportunidad [de investir a un presidente socialista] votó no".

El jefe del PSC habla de "explorar otras posibilidades" si el líder del PP no reúne los respaldos, porque el PSOE no puede quedarse "de brazos cruzados"

La presidenta balear, que gobierna en las islas con el apoyo de los nacionalistas de MÉS y el respaldo parlamentario de Podemos, pese a que el PP es la fuerza más votada, rechazó que se le pida al PSOE que se abstenga por "responsabilidad", cuando le gustaría que esa responsabilidad "se la pidieran a otras fuerzas políticas". La primera, el PP, que para eso ganó las elecciones. Por eso "sorprende un poco que Rajoy no esté en esa acción positiva para llegar a acuerdos que necesita para la investidura". Ella, en cambio, estuvo trabajando "desde el minuto uno" para conseguir el consenso con otras formaciones de izquierdas.

Armengol e Iceta abren el debate de que Sánchez lidere un Gobierno alternativo al PP

Sánchez recibió a Miquel Iceta justo después de Armengol. Él fue menos taxativo que la jefa del Govern balear, pero sí incidió en que los socialistas no pueden quedarse "de brazos cruzados" si el líder del PP no logra los apoyos necesarios, por lo que hay que "explorar otras posibilidades", entre las que se encuentra la de un "Gobierno alternativo". "Si Rajoy fracasa no nos vamos a quedar quietos y vamos a seguir trabajando para buscar una solución", insistió. El PSOE debería "pensarse mucho" qué hacer en esa tesitura, y además tendría que ser "el conjunto de las fuerzas políticas el que debería estar dispuesto a las iniciativas que fueran el caso". Como Armengol, el primer secretario de los socialistas catalanes compartió que la lógica parlamentaria dicta que es el segundo partido más votado el que puede intentarlo. Dicho de otra forma, mientras que Iceta cree que puede intentarlo Sánchez -una opción entre otras-, la presidenta balear sí aboga por que el secretario general lo haga.

Las opciones del PSC

¿Qué posibilidades cree que hay el PSC? Fuentes del entorno de Iceta insistieron después en que no hay una sola. Por ejemplo, no es igual que Rajoy llegara a la investidura con sus 137 escaños a que reuniera más respaldos, o que se planteara la hipótesis de un candidato independiente, o que se pactara una hoja de ruta con una serie de reformas. Antes de que Sánchez asumiera un segundo encargo, debería comprobar, añadieron, "que hay agua en la piscina". Es decir, que su elección como presidente del Gobierno tiene visos de prosperar. Y sin descartar unas terceras elecciones en las que, avisaron, los populares no tendrían por qué ganar más fuerza.

Puig, en cambio, no descarta por completo la posibilidad de una abstención futura de los socialistas: "No hay que correr más que el futuro"

Iceta señaló igualmente que no tenía respuesta de Sánchez a su alternativa. Pero sí que se refirió al congreso del PSC programado para el 5 y 6 de noviembre y en el que está sobre la mesa la hipótesis de la 'solución canadiense', un referéndum de secesión en caso de que la modificación de la Carta Magna se estrellara. "Pedro Sánchez me ha mirado y me ha dicho: 'Cuando lleguéis a vuestro congreso habrá una ponencia de reforma constitucional abierta'". Lo decía, explicó, porque habrá en cualquier caso una mayoría en la Cámara Baja proclive a abrir ese melón.

Armengol e Iceta abren el debate de que Sánchez lidere un Gobierno alternativo al PP

La posición expresada ante los medios por Armengol e Iceta respecto al papel que debe jugar el PSOE es bastante divergente a la que mostró previamente Ximo Puig, en línea con la manifestada por otros presidentes autonómicos: que el PSOE debe asumir su papel de oposición y no intentar formar gobierno, por mucho que le tiente Podemos.

"No hay que correr más que el futuro", respondió el 'president' de la Generalitat cuando se le preguntó si el PSOE podría abstenerse para evitar nuevas elecciones en caso de que, como decía en la Ser el manchego Emiliano García-Page, se llegara a un "bloqueo institucional" y el partido se hallara ante "un punto ciego en el que no ve nada". "El futuro llega, y cuando llegue el futuro será el momento de tomar nuevas decisiones". O sea, que será entonces cuando haya que analizar planes b como la abstención. En cualquier caso, "el PSOE no es compañero de viaje del PP en esta aventura", porque las derechas suman en el Congreso y pueden facilitar la investidura de Rajoy y asegurar la "gobernabilidad". "No se deben producir terceras elecciones y hay votos conservadores suficientes para que no se produzcan. No vamos a facilitar por activa o por pasiva un Gobierno de Rajoy", agregó. Puig en ningún caso fue tan taxativo como Armengol e Iceta en el no a la abstención ahora y en el futuro a los conservadores.

Armengol e Iceta abren el debate de que Sánchez lidere un Gobierno alternativo al PP

Page señalaba en la Ser que en caso de que se alcanzara ese "punto ciego", habría que poner toda la "confianza" en "el conductor". O sea, en Pedro Sánchez. Una forma de echarle el muerto encima y que sea el secretario general el que asuma la responsabilidad de cambiar el no a Rajoy por la abstención. Puig fue preguntado si el comité del sábado podría delegar en la ejecutiva y el líder ese giro o bien tendría que pasar por otra reunión del máximo órgano entre congresos. No se quiso mojar y aplicó la misma receta: "No voy a correr más que el futuro".

Lo que sí tiene claro el jefe del Consell, uno de los barones situados en la órbita crítica y muy cercano a la andaluza Susana Díaz, es que el PSOE debe irse a la oposición y no oír los cantos de sirena de Podemos, que en las últimas horas está insistiendo en que estaría dispuesto a facilitar la investidura de Sánchez, incluido Pablo Iglesias. "¡Qué lástima [que la formación morada ofrezca sus votos al PSOE]! Tuvo su oportunidad". Puig señaló que las cuentas alternativas "no salen" y "las cosas están claras: los ciudadanos han dado 'chance' a Rajoy para que forme gobierno y sea capaz de unir a las derechas españolas", a Ciudadanos, PNV, Coalición Canaria y Convergència Democràtica, que sería algo "muy positivo" porque "ayudaría mucho a la vertebración de España". "De momento el que tiene la vez es el señor Rajoy, déjenle a Rajoy que seguro que logra un acuerdo, aunque de momento no lo vemos", añadió, para descartar toda alternativa del PSOE. Más aún, indicó que el "sentimiento mayoritario del partido y del secretario general" es que el partido debe estar en la oposición. Armengol e Iceta no tienen la misma opinión.

Elecciones Generales

El redactor recomienda