Es noticia
Menú
Anticapitalistas piden un liderato "coral" en Podemos y a Teresa Rodríguez con Iglesias
  1. Elecciones Generales
HACIA UN NUEVO VISTALEGRE

Anticapitalistas piden un liderato "coral" en Podemos y a Teresa Rodríguez con Iglesias

Con el orden del día todavía sin cerrar, el próximo consejo estatal de Podemos se convertirá en un campo de batalla donde se sopesará el peso de las diferentes fuerzas

Foto: El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (c), junto al alcalde de Cádiz, José María González Santos 'Kichi' (i), y la secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, en un acto de precampaña. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias (c), junto al alcalde de Cádiz, José María González Santos 'Kichi' (i), y la secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, en un acto de precampaña. (EFE)

Guerra de posiciones en Podemos. Las distintas corrientes aglutinan fuerzas de cara al próximo consejo ciudadano estatal, que se celebrará el 9 de julio, el primero tras las elecciones generales del 26-J. El propósito inicial del secretario general y su núcleo duro pasa por limitar la discusión al análisis de los resultados y la campaña. Las opiniones sobre estos puntos están claras, como han quedado patentes en el cruce de acusaciones entre pablistas y errejonistas. Los primeros señalan las fallas en el diseño de la campaña, a cargo de Íñigo Errejón, tanto por ser “conservadora y poco agresiva” como por su “discurso hueco”. Los segundos apuntan a la confluencia con Izquierda Unida, como no ha tenido reparos en señalar el propio secretario político, contradiciendo la opinión de Pablo Iglesias, para quien los resultados hubiesen sido peores de no haberse fraguado la alianza.

Conocidos los argumentos de los dos principales sectores dentro de la formación, se impone la reclamación de llevar más allá el debate poniendo sobre la mesa el congreso extraordinario que se ha comprometido a convocar “más pronto que tarde” Pablo Iglesias, en un intento de taponar las fugas internas. El sector Anticapitalistas, aliado 'de facto' del secretario general desde el golpe en la mesa contra los afines a Íñigo Errejón que derivó en la destitución Sergio Pascual como secretario de Organización, reclama que se convoque con la mayor premura. Su celebración no debería posponerse más allá del otoño, dicen.

La planificación, la elaboración de propuestas, su debate en los territorios y círculos, y la voluntad de que el proceso sea lo más participado posible obligan a que se pongan las fechas lo antes posible, como explica el diputado madrileño y miembro de Anticapitalistas Raúl Camargo. El modelo organizativo y el programa político serán prioritarios en el debate, pero en la hoja de ruta que defienden desde este sector, siempre mediante una “reflexión serena y entre compañeros”, también figuran modificaciones en los liderazgos. “Lo primero que tiene que cambiar es la asignación de puestos en los distintos consejos [territoriales], para que sea más proporcional”, afirma.

Sobre la dirección estatal del partido, los Anticapitalistas reclaman una nueva dirección que responda al pluralismo que existe en Podemos. “Pablo Echenique [secretario de Organización] también piensa que no podemos seguir así, que la dirección debe ser expresión de las distintas sensibilidades y de todos los territorios”, añade Carmargo. Más concretamente, reclama un “liderazgo más coral y más plural, con más mujeres que tengan peso”, y recuerda la propuesta defendida por Teresa Rodríguez en la asamblea constituyente de Vistalegre para que la secretaría general estuviese compuesta por tres miembros.

No se pone en duda el liderazgo de Iglesias, aunque sí se empuja para que lo comparta. El cofundador de Podemos y miembro del consejo autonómico de Madrid Jaime Pastor recalca esta misma idea, pero va más allá: “Pablo Iglesias, junto con Íñigo Errejón, ha seguido protagonizando un liderazgo cuyo desgaste es innegable, razón de más para que haya uno nuevo más plural y compartido a partir de ahora”.

Pablo Echenique también defendió junto a Rodríguez la propuesta del liderazgo compartido

Pablo Echenique también defendió junto a Rodríguez la propuesta del liderazgo compartido, erigiéndose en portavoz del equipo que defendía estas tesis. Tras las confrontaciones internas, Iglesias decidió ponerlo al cargo de la secretaría de Organización, al mismo tiempo que tejió una alianza táctica con Anticapitalistas. Esto último le permitió conservar intacta la dirección madrileña, pues los consejeros de esta corriente se alinearon con el secretario general, Luis Alegre.

Las dimisiones en cadena de los consejeros errejonistas no fueron suficientes entonces para forzar una gestora y dejar sin responsabilidad orgánica a una de las manos derechas de Iglesias. Desde entonces, la secretaria general andaluza, Teresa Rodríguez, principal representante de este sector junto al europarlamentario Miguel Urbán, ha ganado peso el partido. Su camino hacia la dirección no ha hecho más que empezar y todo apunta a que el secretario general priorizará el ascenso de este sector en detrimento de los errejonistas, máxime tras el deterioro de su liderazgo por no cumplir con las expectativas electorales.

Alianzas tácticas

El mensaje en clave interna que lanzó Pablo Iglesias en su discurso del mitin de cierre de campaña ofrece pistas sobre sus intenciones: “Quiero dar las gracias especialmente a Pablo Echenique por señalar el camino correcto. Es un honor compartir el futuro contigo, compañero”, afirmó. Unas palabras que fueron interpretadas como una reconciliación de hojas de ruta, después de haber defendido posiciones diferentes en Vistalegre.

Este extremo ya es una realidad porque, paradójicamente, los perdedores del congreso están ahora en la línea oficial y parte de los ganadores, en la crítica. Echenique ocupa la responsabilidad más importante después de la del secretario general, y Rodríguez ha dejado de ser una voz periférica para convertirse en una voz autorizada dentro de la ejecutiva. Por el contrario, Errejón no ha podido imponer sus tesis en momentos clave, como por ejemplo en las negociaciones para la confluencia con IU, a la que se oponía, y ha sufrido la destitución de su mano derecha, Sergio Pascual.

El juego de las alianzas internas y el poder ha cambiado. La convocatoria de un nuevo Vistalegre solo es hasta ahora una promesa sin concretar del secretario general, pero con el orden del día todavía sin cerrar, el próximo consejo estatal de Podemos se convertirá en un campo de juego donde se sopesará el peso de las diferentes fuerzas. Un cónclave donde los afines a Errejón siguen siendo mayoría y que servirá de prefacio para conocer la nueva hoja de ruta de Podemos o, como pretende Pablo Iglesias, de Unidos Podemos.

Guerra de posiciones en Podemos. Las distintas corrientes aglutinan fuerzas de cara al próximo consejo ciudadano estatal, que se celebrará el 9 de julio, el primero tras las elecciones generales del 26-J. El propósito inicial del secretario general y su núcleo duro pasa por limitar la discusión al análisis de los resultados y la campaña. Las opiniones sobre estos puntos están claras, como han quedado patentes en el cruce de acusaciones entre pablistas y errejonistas. Los primeros señalan las fallas en el diseño de la campaña, a cargo de Íñigo Errejón, tanto por ser “conservadora y poco agresiva” como por su “discurso hueco”. Los segundos apuntan a la confluencia con Izquierda Unida, como no ha tenido reparos en señalar el propio secretario político, contradiciendo la opinión de Pablo Iglesias, para quien los resultados hubiesen sido peores de no haberse fraguado la alianza.

Íñigo Errejón Teresa Rodríguez Pablo Echenique Izquierda Unida
El redactor recomienda