está en el consejo de administración

La sombra de Abengoa persigue al 'ministrable' Borrell

El exministro socialista está en el Consejo de la empresa que ha despedido a 10.000 trabajadores y autorizó los pelotazos de Benjumea y Sánchez Ortega

Foto: El expresidente del Parlamento Europeo y exministro de Obras Públicas, José Borrell. (EFE)
El expresidente del Parlamento Europeo y exministro de Obras Públicas, José Borrell. (EFE)

José Borrell aporta a Pedro Sánchez más experiencia política y de gestión que todo el resto de su actual equipo, pero no ha querido dar el paso de la plena dedicación a la causa del secretario general del PSOE, ni en el Congreso ni en Ferraz. Buena parte de las razones figuran en la memoria de Abengoa, empresa en suspensión de pagos que debe 20.000 millones a proveedores y bancos y ha dejado en la calle a 10.000 trabajadores. La empresa en bancarrota pagó al exministro socialista en 2015 un total de 300.000 euros.

Borrell dio el salto de la política a la empresa hace siete años, cuando cerró su ciclo de actividad pública en el Parlamento Europeo. Desde entonces figura en el Consejo de Administración de Abengoa, el mismo que en junio de 2015 aseguraba tener unos beneficios de 72 millones de euros y, seis meses después, tras el preconcurso de acreedores, declaró unas pérdidas de 1.343 millones, siempre según los datos públicos del propio grupo empresarial.

De los 300.000 euros que el exministro se embolsó durante 2015, casi la mitad (140.000) corresponden a su remuneración por pertenecer a tres comisiones del consejo claves en la ruina de Abengoa: las de nombramientos y retribuciones, la de estrategia y tecnología y la auditoría.

Torre solar de la empresa Abengoa. (Reuters)
Torre solar de la empresa Abengoa. (Reuters)

La política de remuneraciones de los consejeros se debate y formula, según la memoria, en la comisión correspondiente para ser elevada al Consejo de Administración. Borrell fue pues partícipe en la gestión de los grandes "pelotazos" que dieron los responsables de Abengoa mientras el grupo se hundía. El anterior presidente ejecutivo, Felipe Benjumea, y el anterior consejero delegado, José Manuel Sánchez Ortega, se llevaron en concepto de indemnizaciones por cese anticipado (después del escándalo del agujero descubierto) la cifra de 4,48 millones de euros cada uno.

Además, Abengoa tuvo que pagar a Benjumea otros 7 millones de euros en concepto de bonificación por permanencia según derecho que tenía incluido en un contrato mercantil suscrito con la sociedad. Todo en el ejercicio en que la empresa entraba en preconcurso de acreedores.

De los 300.000 euros, casi la mitad (140.000) corresponden a su remuneración por pertenecer a tres comisiones del consejo claves en la ruina de Abengoa

Borrell, como miembro de la comisión de auditoría, también participaba en la vigilancia de las cuentas y "los criterios contables" de Abengoa, los mismos que llevaron a la empresa a declarar en junio de 2015 que disponía de 3.100 millones en caja. Cinco meses después resultó que carecía de liquidez y todo eran deudas.

El exministro de Felipe González que figura ahora en el "gobierno en la sombra" de Sánchez no lo hace al menos en las carteras de Industria, Hacienda o Economía y se conforma con la de Asuntos Exteriores.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios