CIUDADANOS PODRÍA ANUNCIAR HOY SU POSTURA

Rivera inicia contactos con el PP y da un ultimátum a Sánchez para que elija socio

C's aseguró que al inicio de esta semana anunciaría su postura tras largas negociaciones con el PSOE. Hay grandes avances y hoy habrá una primera toma de contacto con el PP

Foto: El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, interviene durante una reunión con sus portavoces autonómicos. (EFE)
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, interviene durante una reunión con sus portavoces autonómicos. (EFE)

La negociación entre PSOE y Ciudadanos se encuentra ya en la fase de esprint final. Fuentes de la Ejecutiva naranja afirman que hoy mismo podría darse a conocer la postura adoptada por el partido que dirige Albert Rivera, después de intensas semanas de trabajo entre los equipos designados por sendas formaciones. Este lunes, Rivera aseguraba que en 48-72 horas el asunto "deberá estar resuelto", en referencia al acuerdo por el que su formación podría respaldar la investidura de Pedro Sánchez. Aunque, en principio, Ciudadanos apostaba por la vía de la abstención, descartando rotundamente la posibilidad de entrar en el futuro Gobierno, ayer Rivera dio un vuelco al tablero y movió ficha. Por la tarde se reunió con el candidato socialista en secreto por espacio de una hora y, además, hoy habrá una primera toma de contacto con dirigentes del PP con el objetivo de iniciar una negociación.

El dirigente centrista "no descarta" ahora formar parte del Ejecutivo "si hay un gran acuerdo" que abarque en buena medida las propuestas programáticas de su partido. Aun así, la posible alianza tiene todavía algunos flecos por resolver y los plazos apremian demasiado. El domingo, el vicesecretario general y mano derecha de Rivera, José Manuel Villegas, se mostró impaciente ante la indeterminación de los socialistas, y recordó que aunque hay avances significativos, todavía no existe un acuerdo global y definitivo... mientras "las horas pasan". Además, la reunión de los 22 negociadores de la izquierda española este lunes, con Pablo Iglesias como protagonista, tampoco fue del gusto de Ciudadanos. Rivera insiste en que su formación "no pondrá vetos" al diálogo, pero fuentes de la formación reconocen que ha habido una petición de "lealtad" a Ferraz. "Llevamos trabajando mucho tiempo, día y noche, y sí pedimos lealtad teniendo en cuenta los grandes avances logrados", explican. Prueba de la negociación a marchas forzadas es también la cita secreta entre Sánchez y Rivera este lunes por la tarde mientras se gestaba el encuentro a cuatro bandas en la sala Sert del Congreso, de la que apenas trascendieron detalles.

Rivera inicia contactos con el PP y da un ultimátum a Sánchez para que elija socio

En todo caso, la reorganización de las administraciones públicas -en concreto, la supresión de diputaciones y de otros órganos territoriales como el Senado- y la subida de impuestos son los principales escollos para cerrar el acuerdo entre PSOE y Ciudadanos, y así lo trasladaron los integrantes del equipo negociador naranja a la ejecutiva al completo, que se reunió este domingo en la sede madrileña del partido. Según explican miembros del organismo de dirección, todos se encuentran a la espera de recibir una llamada de Rivera para ratificar el acuerdo que finalmente alcancen con Ferraz, ya que la ejecutiva deberá reunirse y aprobar la posición que el partido vaya a adoptar en la votación de investidura del 3 de marzo.

Aun así, el equipo negociador trasladó a los líderes territoriales el "optimismo" del momento gracias a los grandes avances que se han producido en los últimos días tras mantener varios encuentros con el Partido Socialista. La idea de Ciudadanos pasa en todo caso por conseguir un pacto en bloque; es decir, acordar una verdadera hoja de ruta vinculante con la que Ferraz debe comprometerse si espera contar con su apoyo. "No puede ser que tengamos coincidencia en unas cosas y en otras el PSOE quiera hacer algo totalmente distinto a lo que nosotros proponemos. Hay que llegar a un acuerdo en todo", explica un miembro presente en la reunión del pasado fin de semana.

Y pese a la reunión con Podemos, IU y Compromís, Ciudadanos confía en poder llegar a buen puerto con los socialistas por dos motivos fundamentales: primero, porque son conscientes de que no hay mucha alternativa, teniendo en cuenta que una repetición de elecciones, prevista según los plazos para el 26 de junio, no cambiaría sustancialmente el escenario actual. Es decir, el diálogo y un pacto de tres partidos -como mínimo- sería necesario nuevamente. Por el otro, en el seno del partido centrista siguen convencidos de que la oferta liderada por Iglesias continuará siendo "inasumible" para el PSOE.

Reunión entre Albert Rivera y Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados. (EFE)
Reunión entre Albert Rivera y Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados. (EFE)

Prueba de que la estrategia trazada por Ciudadanos sigue en marcha es el primer contacto que tendrán miembros del partido naranja con dirigentes del PP este martes. Fuentes de C's insisten en que se trata de una "primera comunicación" que podrá producirse bien vía telefónica o en un formato de reunión rápida, para determinar si los populares constituirán un equipo negociador propio y mantendrán reuniones temáticas con el de Ciudadanos, igual que han ido haciendo con los socialistas. En este primer encuentro, conservadores y centristas pretenden acercar posturas, poner negro sobre blanco la situación actual e incluso determinar unas primeras líneas de trabajo generales.

La posición de Rivera en este punto no ha cambiado. El líder barcelonés seguirá buscando acuerdos entre las tres fuerzas constitucionalistas para demostrar los puntos comunes entre ellos, y tratará de forzar la abstención del PP. Ciudadanos tiene claro que es el turno de Sánchez -después de que Rajoy tirara la toalla y el Rey encargara al socialista formar Gobierno-, y además descarta la posibilidad de que el jefe de Génova pueda abanderar la nueva etapa política en esta XI Legislatura con los casos de corrupción que han ido estallando sin tregua en el seno del partido durante las últimas semanas.

Aunque el resultado final es todavía una incógnita, dirigentes del partido naranja confían en que podría haber "cesiones" de última hora en Génova a medida que el tiempo siga corriendo y los plazos empiecen a apretar con el fantasma de Podemos cada vez más activo. Especialmente, si los problemas internos del PP no desaparecen.

Elecciones Generales

El redactor recomienda