EL DIFÍCIL CAMINO HACIA LA INVESTIDURA

Sánchez avanza con Rivera mientras da vida al bloque de IU, Podemos y Compromís

La reunión a cuatro, cordial, se prolonga durante cinco horas en el Congreso. Los protagonistas deciden seguir con las conversaciones tras encontrar "sintonías programáticas"

Foto: Los equipos negociadores de PSOE, IU-UP, Compromís y Podemos, este 22 de febrero en la sala Sert del Congreso. (EFE)
Los equipos negociadores de PSOE, IU-UP, Compromís y Podemos, este 22 de febrero en la sala Sert del Congreso. (EFE)

El PSOE pretendía avanzar por dos carrilles. Por el de Ciudadanos y el de las izquierdas. Y de momento su estrategia no se ha estrellado contra el muro. Este lunes activó el acercamiento con Podemos a través de una reunión a cuatro auspiciada por Alberto Garzón, y a la vez siguió avanzando con Ciudadanos. En este último caso, a través de un encuentro secreto entre el propio Pedro Sánchez y Albert Rivera, según confirmaron fuentes de la formación naranja. Y por ambos canales pretende tener despejada su investidura dentro de una semana.

La reunión a cuatro entre PSOE, Podemos, IU y Compromís no se saldó con un pacto cerrado. Pero sí que se acordó seguir hablando, seguir andando juntos. "El espacio a cuatro no se agota hoy" porque se detectaron "muchas sintonías programáticas". Las conversaciones a cuatro bandas seguirán mañana mismo por la tarde, y precedidas por el primer encuentro bilateral entre la formación morada y el PSOE.

Así lo anunció Alberto Garzón pasadas las nueve de la noche. Compareció en rueda de prensa al término de más de cuatro horas y media de la reunión a cuatro (y más de 50 turnos de palabra) en el Congreso. Y fue el primero en hacerlo como grupo anfitrión y mediador entre los dos más grandes, PSOE y Podemos. El portavoz parlamentario de IU-UP había pedido a los participantes flexibilidad, que ninguno pusiera líneas rojas y que expusieran su agenda de temas. Un formato abierto, por tanto, que permitía a los socialistas defender su acento en las políticas y a la formación morada su énfasis en la necesidad de articular un Gobierno de coalición de las cuatro fuerzas de izquierdas.

Pero, según contó Garzón, y ratificaron los demás portavoces que le siguieron en rueda de prensa, durante la negociación de esta tarde sólo se habló "única y exclusivamente de políticas concretas", no de la configuración de un futuro Ejecutivo. Tampoco se discutió de una cuestión espinosa para los socialistas, el referéndum de autodeterminación en Cataluña. Es decir, que el principal avance es seguir discutiendo sobre una agenda programática en los próximos días, en citas bilaterales y dentro del espacio a cuatro. Con urgencia, pero sin plazos: "Si hay que continuar el miércoles, pues el miércoles, si es el jueves, el jueves, si hay que estar sin dormir, sin dormir. Lo que está claro es que hay que intentarlo", dijo Garzón.

Sánchez avanza con Rivera mientras da vida al bloque de IU, Podemos y Compromís

No dar "oportunidad" a Rajoy

El encuentro, pues, sirvió para destensar la relación entre Podemos y el PSOE 63 días después de las generales del 20-D -salir del "espacio hostil" en el que se hallaban-, y hablar "con sinceridad" y sin excluir ningún asunto. Como dijo Garzón, el objetivo es "claro": no dar "ni una pequeña oportunidad a [Mariano] Rajoy de intentar explorar un Gobierno", porque está "inhabilitado" para seguir en La Moncloa, por los recortes sociales y por los casos de corrupción que inundan al PP, y desde luego buscar una entente de izquierdas que haga frente a la "situación de emergencia social que hay en el país". La sensación es que la situación es "mucho mejor que hace dos días", sin que haya "nada definitivo", en palabras del parlamentario de IU-UP.

Hernando advierte a Podemos de que el cambio sólo es posible si también se integra a C's, porque los 161 apoyos de la izquierda no bastan para tumbar al PP

Los socialistas también exhibieron optimismo. Se congratularon de que se hubieran puesto los cimientos de la negociación de verdad con las izquierdas basada en cinco ejes -economía y empleo, Estado del bienestar, regeneración democrática, modelo territorial y Unión Europea) y de que se hubieran levantado los vetos. El portavoz socialista, Antonio Hernando, recordó que se sentaron a la mesa los representantes de 161 escaños (los que suman PSOE, Podemos, IU y Compromís), pero que eso no basta para derribar al PP. Que hace falta el concurso de Ciudadanos, y de ahí que su partido fuera "coherente" desde el principio y buscara complicidades a izquierda y derecha: "Si queremos que haya cambio, será desde la transversalidad. Con 161 apoyos, no habrá gobierno de cambio, salvo que algunos quieran que el cambio descanse en las fuerzas independentistas. Y nosotros hemos dicho que no", zanjó el portavoz.

Sánchez avanza con Rivera mientras da vida al bloque de IU, Podemos y Compromís

Lo que no quiere aún desvelar el PSOE es qué combinación quiere, qué síes y qué abstenciones persigue. Hernando esquivó todas las preguntas en ese sentido: lo que quiere el PSOE es que "la mayoría de las fuerzas del cambio" -o sea, los emergentes y los pequeños- hagan posible la investidura de Sánchez, bien vía respaldo o bien vía abstención. Y para ese objetivo está procurando que los distintos acuerdos que pretende cerrar en los siguientes días sean "compatibles" entre sí. "Puede haber un gobierno de cambio si todas las fuerzas del cambio nos ponemos de acuerdo y ninguna de ellas vota lo mismo que el PP", redondeó Hernando.

El PSOE mantiene ya casi ultimada la negociación con C's. De hecho, se espera que el pacto se firme de forma inminente -mañana mismo Rivera comparece a las once de la mañana- o que, de lo contrario, se rompa al no alcanzarse una alianza global. Hernando justificó los avances con la formación naranja, igual que con Compromís o IU, porque se habían podido sentar a la mesa antes, mientras que con Podemos no fue posible hasta este lunes. Hoy, y por primera vez, Albert Rivera no descartó entrar en el Ejecutivo, una posibilidad que hasta ahora no había contemplado públicamente.

La reunión a cuatro se celebró en la sala Sert del Congreso. A la mesa se sentaron 22 participantes: 5 del PSOE -Antonio Hernando, Meritxell Batet, Rodolfo Ares, Luisa Carcedo y Jordi Sevilla-, 8 de Podemos-En Comú-En Marea (Íñigo Errejón, Irene Montero, Carolina Bescansa, Rafa Mayoral, Eduardo Gutiérrez, Xavi Domènech, Alexandra Fernández y Yolanda Díaz)-, 4 de Compromís (Joan Baldoví, Pasqual Mollà, Àgueda Micó y Josep Ruiz) y 5 de IU-UP (Alberto Garzón, José Luis Centella, Adolfo Barrena, Sol Sánchez e Isabel Elbal). Al encuentro sólo faltó el socialista José Enrique Serrano -que seguía negociando en paralelo con Ciudadanos-, y Podemos cambió a última hora a su responsable de Economía, Nacho Álvarez, por otro economista de la formación y diputado en la Asamblea de Madrid, Eduardo Gutiérrez.

Sánchez avanza con Rivera mientras da vida al bloque de IU, Podemos y Compromís

Elecciones Generales

El redactor recomienda