ESPERAN ANUNCIAR SI HAY ACUERDO O NO LA SEMANA PRÓXIMA COMO TARDE

Educación, mercado laboral, y unidad de España, escollos en la recta final de PSOE y C's

Ciudadanos y PSOE siguen avanzando. A pesar de ser optimistas, algunos asuntos capitales están dificultando el acuerdo total. El pacto de educación y el mercado laboral, entre otros

Foto: Los equipos negociadores de Ciudadanos y PSOE se reúnen en el Congreso por cuarta vez. (EFE)
Los equipos negociadores de Ciudadanos y PSOE se reúnen en el Congreso por cuarta vez. (EFE)

El proceso de negociación entre Ciudadanos y el PSOE avanza a marchas forzadas y se encuentra ya en su fase final. Según el portavoz del grupo parlamentario Ciudadanos, José Manuel Villegas, “este fin de semana o al inicio de la próxima” confían en poder comunicar formalmente si hay acuerdo o no para el debate de investidura de Pedro Sánchez. Hace dos semanas, comenzó el proceso de negociación para “explorar la posibilidad de llegar a acuerdos políticos" ante el próximo pleno de investidura -ya convocado para el 2 de marzo-, y los plazos comienzan a apretar.

Esta semana, los equipos negociadores designados por Sánchez y Albert Rivera están trabajando de forma sectorial para abordar asuntos de concreción temática. Y este miércoles, los expertos se dedicaron a hacer una puesta en común para ver si hay avances suficientes para considerar que el acuerdo está maduro. La conclusión en Ciudadanos es clara: los hay, a pesar de que los próximos días serán clave, ya que en muy poco tiempo deben cerrar cuestiones capitales.

Entre los principales escollos en esta recta final, se encuentra a nivel económico el apoyo a los autónomos -recogido de forma insistente en el programa naranja-, el mercado laboral, la ‘burbuja política’ -que para C’s se podría resolver con la eliminación de las diputaciones y el Senado-, la subida de impuestos -las discrepancias son mayores en esta cuestión- y la ausencia de un texto común que haga referencia a la igualdad y unión de todos los españoles. Este último asunto forma parte del ADN del partido centrista y es absolutamente esencial para sacar adelante el acuerdo.

Pero en la formación que lidera Albert Rivera son optimistas. En este último encuentro, Ciudadanos incluyó un texto “que el PSOE está estudiando para incorporarlo al acuerdo” y sobre el que entienden que no habrá dificultades, puesto que es el mismo que aprobó el último comité federal socialista. “Aunque no hay acuerdo a día de hoy, no creemos que pueda haber problemas”, afirmó Villegas, reiterando que el contenido de ese documento “es más que suficiente para garantizar lo que queremos y hacerlo asumible a la vez para el PSOE”.

El equipo negociador que Ciudadanos decidió llevar este miércoles a la reunión. (EFE)
El equipo negociador que Ciudadanos decidió llevar este miércoles a la reunión. (EFE)

Las dos formaciones son partidarias de sellar un pacto nacional por la educación para evitar que cada vez que un partido distinto acceda al Gobierno se dedique a derogar el plan del anterior. El problema en este sentido es de estricto contenido, ya que socialistas y centristas no terminan de ponerse de acuerdo sobre los asuntos mínimos que el pacto debe incluir. “Todavía está muy verde”, reconoció el portavoz naranja al respecto, insistiendo en la necesidad de “ser ambiciosos y marcar unos determinados principios”.

El mercado laboral es otro de los puntos en que ambas formaciones tienen problemas para entenderse. Los socialistas pretenden impulsar un Estatuto de los Trabajadores y derogar la actual reforma del PP, mientras que los naranjas son partidarios de introducir reformas y derogar solo las necesarias. En cuanto a lo que C’s califica como “burbuja política”, la ruta de hoja de Rivera incluye la supresión de diputaciones y niveles administrativos innecesarios, así como la eliminación del Senado. Un punto en que los socialistas, sin embargo, no parecen estar dispuestos a ceder.

Por último, los impuestos son el otro quebradero de cabeza para los equipos negociadores. A pesar de existir coincidencias en política fiscal, como la reforma integral de la tributación de la riqueza (C’s plantea crear una tasa) o llevar a cabo una reforma en el Impuesto de Sociedades, la subida de impuestos -a la que los centristas se niegan en redondo- dificulta enormemente cerrar un pacto en materia fiscal. “No estamos de acuerdo en que se suban los impuestos a la clase media y trabajadora. En España, pagan impuestos siempre los mismos”, aseveró Villegas en su comparecencia.

Acuerdos en regeneración y políticas fiscales

Por contra, la lucha contra la corrupción, el modelo productivo y las políticas sociales se sitúan ya en la balanza de un acuerdo favorable. En el primer asunto, el portavoz naranja reconoció “aproximaciones muy importantes”, entre las que estarían el pacto para que no haya imputados por corrupción en listas electorales ni cargos públicos, y que, en caso de producirse una imputación, el implicado deberá marcharse o el partido lo expulsará. También habrá una prohibición legal para conceder indultos en este aspecto.

Otro de los acuerdos alcanzados gira en torno a la independencia de los poderes regulatorios y judiciales. “Que los partidos saquen sus zarpas de órganos reguladores y constitucionales es fundamental”, apuntó el portavoz de centro, que anunció un acuerdo para el modelo de elección de los miembros de órganos como el Tribunal Constitucional, el CGPJ, la CNMV, el Defensor del Pueblo… para que no se cuestione su independencia.

El portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Antonio Hernando. (EFE)
El portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Antonio Hernando. (EFE)

Las políticas sociales también demuestran madurez en el acuerdo. PSOE y C’s defenderán la ley de segunda oportunidad y planes de rescate para familias en riesgo de exclusión social o con causa de desahucio. También hubo avances claros en pactos nacional contra la violencia de género, así como normativas específicas contra la violencia intrafamiliar. Ambas formaciones son asimismo partidarias de incluir la salud como derecho social en la Constitución. Pero, precisamente, abrir el melón de la reforma de la Carta Magna o la inclusión de novedades en la misma implica necesariamente el acuerdo con el PP.

Sobre esto precisamente se pronunció el portavoz de Ciudadanos, al insistir en que pensar en reformas de calado y, obviamente, la constitucional, dejando al margen al PP, “está fuera de lugar”. La estrategia de Albert Rivera estaría dirigida a escenificar un acuerdo de investidura de Pedro Sánchez y convencer después al PP. “Rajoy deberá decidir en caso de que haya acuerdo, si se incorpora o no”, asintió José Manuel Villegas, mano derecha de Rivera. Ciudadanos espera ofrecer un acuerdo “moderado en políticas económicas y a la vez suficientemente atractivo e innovador” para seducir a los populares.

Elecciones Generales

El redactor recomienda