Es noticia
Menú
Podemos cierra filas para que el 'dedazo' del JEMAD no rompa la unidad antes del 20-D
  1. Elecciones Generales
SE VALORA POSITIVAMENTE EL GOLPE ESTRATÉGICO

Podemos cierra filas para que el 'dedazo' del JEMAD no rompa la unidad antes del 20-D

La concordia reina en el seno de la formación emergente tras el fichaje de Julio Rodríguez. Al pacto de no agresión entre corrientes críticas y dirección, se suma una valoración positiva

Foto: El secretario de Política, Íñigo Errejón, y el secretario de Relaciones con la Sociedad Civil, Rafa Mayoral, junto a Julio Rodríguez en la sede de Podemos. (EFE)
El secretario de Política, Íñigo Errejón, y el secretario de Relaciones con la Sociedad Civil, Rafa Mayoral, junto a Julio Rodríguez en la sede de Podemos. (EFE)

Ni una sola muestra de disidencia interna. El secreto mejor guardado de Podemos, una de esas “balas de oro” electorales de las que hablaba Pablo Iglesias pero que solo conocía su guardia de corps, ha sido recibido de manera “positiva” entre las bases y círculos del partido, incluso entre las corrientes más críticas. Ni siquiera el sector antimilitarista, aunque minoritario y desorganizado internamente, ha censurado la operación por la que se fichó al ex Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), José Julio Rodríguez, como número dos por Zaragoza. Si algunos silencios podían entrever cierta contrariedad con el fichaje, la decisión del Consejo de Ministros de cesarlo por “falta de confianza e idoneidad” ha servido para cohesionar aún más al partido. “Soraya Sáenz de Santamaría nos ha dado gasolina”, reconocen fuentes cercanas al sector de Anticapitalistas.

Las corrientes críticas ya habían firmado un pacto de no agresión con la cúpula del partido para dejar a un lado el enfrentamiento interno, aplazando las diferencias hasta después del 20-D. Una tregua que tiene como telón de fondo la voluntad de celebrar un congreso extraordinario tras las elecciones, en el que se volverían a enfrentar las diferentes almas del partido, liderazgos y hojas de ruta. “Una disidencia por capítulos y calculada al milímetro”, según ironiza un exdirigente que sin embargo tampoco pone en duda el fichaje, escudándose sobre todo en la solvencia y buen predicamento en el Ejército del ex JEMAD de Zapatero, el “hackeo a los partidos del régimen” y la credibilidad que ofrece a Podemos como partido con opciones de gobierno.

El propio alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, se ha sumado al cierre de filas, a pesar de su marcado activismo antimilitarista. Precisamente, la capital maña, por la que concurre el general, es la que más activistas ha aportado a este movimiento. Santisteve fue abogado del MOC (Movimiento de Objeción de Conciencia), aunque no militó por estrategia, ya que se valoraba negativamente que los defensores de los objetores en los tribunales integrasen la organización.

El europarlamentario de Anticapitalistas, Miguel Urbán, quien este lunes reivindicó en su cuenta de Twitter los principios antimilitaristas de la formación, no ha roto la concordia tras el anuncio del fichaje. Tampoco otra de las voces autorizadas de esta corriente, la secretaria general andaluza, Teresa Rodríguez, quien casi a la par que Urbán abogaba por “una Andalucía libre de bases militares estadounidenses”. El cierre de filas es patente.

La determinante armonía interna para que el 'dedazo' de Rodríguez no rompa la unidad antes del 20-D tiene mucho de estratégico pero también de sinceridad. Varios militantes críticos aseguran que sientan peor los 'dedazos' para colocar como candidatos a miembros del “clan de Somosaguas” que el de personas de la relevancia de Rodríguez. Si hay que recurrir al criterio de excepcionalidad, añaden, mejor que sea para incluir en las listas a notables que arrastren votos. En Aragón, de hecho, se prevé un trasvase de votos de PSOE y Ciudadanos a Podemos tras este fichaje.

La única voz crítica, aunque dulcificada, ha sido la de Anticapitalistas Aragón, debido sobre todo a su autonomía con respecto al resto de la corriente. En un comunicado oficial lamentan que la designación “se salta el proceso de primarias del que hace gala Podemos y que ya venia lastrado por las listas planchas, únicas y exclusiones de la diversidad política de los de abajo”. Asimismo, indican que rompe el criterio de paridad, puesto que el número uno de la lista por Zaragoza será el físico Pedro Arrojo.

Más allá de estas observaciones, aclaran que son “conscientes de que las Fuerzas Armadas, a pesar de que su papel sea el de defender una constitución al servicio de las élites, son un cuerpo heterogéneo, atravesado por las contradicciones de clase”. No obstante, matizan que “una cosa es que militares comprometidos con la democracia y posicionados contra las políticas militaristas internacionales del Gobierno y la corrupción interna participen en Podemos, y otra es que sean nuestros máximos representantes”. Una posición a la que no han dado eco el resto de divisiones autonómicas de Anticapitalistas, ni tampoco sus principales caras visibles.

Solo de manera muy marginal, algunos miembros de esta corriente crítica han puesto el foco en el incumplimiento del código ético de Podemos que supone este fichaje. En la sección VII del mencionado documento se establece: “Exigir y respetar que la elección de candidatos o candidatas a cualquier institución de representación política (cámaras municipales, diputaciones provinciales, parlamentos autonómicos, congreso de los diputados, senado, parlamento europeo o cualquier otro) se lleve a cabo mediante elecciones primarias abiertas a toda la ciudadanía, con listas abiertas sólo corregibles mediante criterios de género. Rechazar el transfuguismo y velar para que ningún cargo electo pueda formar parte de Podemos si previamente no ha sido elegido para desempeñar tal función en un proceso de primarias abiertas y participadas por toda la ciudadanía”.

De manera marginal, miembros de las corrientes más críticas han puesto el foco en el incumplimiento del código ético de Podemos que supone este fichaje

La visión general de las bases y corrientes críticas es que la incorporación del general a partido es positiva en lo estratégico y se adhiere al relato oficial difundido por el partido: Rodríguez es cercano a las ideas de la extinta Unión Militar Democrática (UMD) y su compromiso con la democracia es indudable. “Un ciudadano con uniforme”, como lo definió el secretario general Pablo Iglesias. “El golpe de efecto es indudable y hay que tragarse el sapo”, explican estas mismas fuentes, quienes añaden que ante la realidad militar, “mejor estar rodeados de gente inteligente y buenos demócratas”.

El programa de Podemos, lanzado el pasado sábado para someterse al escrutinio de las bases, ya abonaba el terreno sobre este golpe de efecto electoral. En el bloque de política internacional se defendía que “se buscará dotar de una mayor autonomía estratégica a Europa y a España en el seno de la OTAN”. En noviembre, Pablo Iglesias había propuesto un referendo en el que España decidiera “soberanamente” no estar en la estructura militar aliada. Paralelamente, el secretario de Organización, Sergio Pascual, recalcaba en una entrevista en 'El País' que el partido es “absolutamente respetuoso con los compromisos adquiridos por nuestro país y los vamos a respetar hasta la última coma”, tras ser preguntado sobre si la formación respetaría los acuerdos bilaterales. OTAN no, pero solo de entrada.

Ni una sola muestra de disidencia interna. El secreto mejor guardado de Podemos, una de esas “balas de oro” electorales de las que hablaba Pablo Iglesias pero que solo conocía su guardia de corps, ha sido recibido de manera “positiva” entre las bases y círculos del partido, incluso entre las corrientes más críticas. Ni siquiera el sector antimilitarista, aunque minoritario y desorganizado internamente, ha censurado la operación por la que se fichó al ex Jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), José Julio Rodríguez, como número dos por Zaragoza. Si algunos silencios podían entrever cierta contrariedad con el fichaje, la decisión del Consejo de Ministros de cesarlo por “falta de confianza e idoneidad” ha servido para cohesionar aún más al partido. “Soraya Sáenz de Santamaría nos ha dado gasolina”, reconocen fuentes cercanas al sector de Anticapitalistas.

Fuerzas Armadas OTAN
El redactor recomienda