YA HAY NOMBRE FINAL

Garzón presenta su lista IU-Unidad Popular para mantener "viva la llama" del 15-M

El candidato se reivindica heredero de las candidaturas municipalistas que triunfaron el 24-M, pero ha tenido que afrontar la pérdida de pequeñas formaciones. EUiA al final se une a En Comú en Cataluña

Foto: Alberto Garzón y Sol Sánchez, número dos de su candidatura por Madrid, este 6 de noviembre en el espacio Ecooo de la capital. (EFE)
Alberto Garzón y Sol Sánchez, número dos de su candidatura por Madrid, este 6 de noviembre en el espacio Ecooo de la capital. (EFE)

La coalición con la que Izquierda Unida concurrirá a las elecciones generales del 20 de diciembre se llamará finalmente Unidad Popular. Ese será el paraguas común, la denominación que reúne a la federación de Cayo Lara y a sus aliados -menos cada vez-. Pero el nombre de IU sí figurará en las papeletas. No desaparecerá. Estará al lado de las siglas de otras formaciones como Chunta Aragonesista en Aragón o Batzarre en Navarra. Pero ya no estarán Decide en Común -la formación del exsocialista Alberto Sotillos- o Por Un Mundo + Justo, que han acabado descolgándose. 

La marca común, Unidad Popular, fue presentada este viernes en rueda de prensa en Madrid por el número uno y vencedor de las primarias, Alberto Garzón, y su número dos por la capital, Sol Sánchez; el cabeza de cartel por Valencia, Ricardo Sixto, o los candidatos por Asturias y Córdoba, Manuel González Orviz y Antonia Parrado. Justo el día en que se cierra el plazo de presentación de las coaliciones ante la Junta Electoral, y cuando no estaban cerrados todos los flecos.

Esa denominación, Unidad Popular, es la que adoptó Ahora en Común cuando sus promotores, que se habían marchado del proyecto, prohibieron que se utilizase para competir contra Podemos. Y es la marca, dijo Garzón, que viene a expresar "lo mejor de las luchas de la mayoría social", la que "recoge la llama del 15-M para mantenerla viva" el 20-D y en el Congreso la próxima legislatura. Con ella, con esa coalición, espera dar "la sorpresa", porque percibe un "ambiente favorable en la calle" y porque es la candidatura "con absoluta dignidad y absoluta claridad en sus propuestas". Además, desplegará una campaña "creativa" e "ilusionante", y "participada", abierta a quien se quiera sumar. 

Alberto Garzón, rodeado de candidatos de Unidad Popular, este 6 de noviembre en el espacio Ecooo de Madrid. (EFE)
Alberto Garzón, rodeado de candidatos de Unidad Popular, este 6 de noviembre en el espacio Ecooo de Madrid. (EFE)

Unidad Popular es pues, en palabras de Garzón, una candidatura "ambiciosa", que "no se conforma con nada" y que intenta "mantener vivo el hilo" de las listas municipalistas que dieron la campanada el pasado 24-M, como la de Manuela Carmena en Madrid, la de Ada Colau en Barcelona o las mareas gallegas. Claro que todas ellas contaron con Podemos, y ahora no es el caso. Pero el candidato quiere dejar claras sus directos: el suyo es un proyecto político "rupturista, ecologista, feminista y nítidamente de izquierdas". Sin complejos

"Democracia radical"

Tanto Garzón como Sol Sánchez reivindicaron el carácter de "democracia radical" que ha guiado el proceso de confección de las candidaturas de Unidad Popular, con primarias abiertas a toda la ciudadanía. Garzón se impuso tras lograr 29.334 votos de un total, en toda España, de 30.324 sufragios. O sea, arrasó, con el 96,73% de las papeletas. 

Garzón defiende que Sotillos planteó exigencias económicas “inasumibles“ y un “trato privilegiado“, aunque no concreta más por “elegancia“

Sin embargo, de ese proyecto se ha descolgado, en las últimas horas, Decide en Común, cuyo presidente, Alberto Sotillos -que rivalizó contra Pedro Sánchez, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias en el congreso del pasado año-, competía como número cinco por Madrid. Este viernes, la plataforma lanzó un comunicado en el que anunciaba su marcha de Unidad Popular y acusaba a IU de "imponer" un "cheque en blanco" en "términos políticos, de campaña, de representación y económicos" y cuya propuesta no explicita ni tan siquiera "el presupuesto máximo para la campaña". 

Garzón, preguntado por esta salida -que se suma a la de PUM+J-, no quiso entrar, por "elegancia", en los motivos concretos de la ruptura con Sotillos. Sí deslizó que Decide en Común planteó "exigencias económicas inasumibles" y un "trato privilegiado". "Estamos en un proyecto político y no podemos estar cerrando acuerdos económicos en virtud de la supervivencia de las propias organizaciones". 

Salvada la coalición en Cataluña

Hasta las doce de la noche, cuando se cierra la ventanilla de las coaliciones en la Junta Electoral, no se conocerá con exactitud el mapa de la izquierda en estos comicios del 20-D. En Galicia, está a punto de cerrarse la lista unitaria con Podemos y Anova. En Valencia, no se aliará con Podemos y Compromís porque "las negociaciones empezaron muy tarde y sin capacidad de llegar a un acuerdo porque nunca hubo una propuesta encima de la mesa", dijo el diputado por Málaga. Allí, IU se ha sentido "humillada" y por eso decidió no acudir con los otros socios

 

En Cataluña, el pasado 4 de noviembre, la militancia de EUiA -el partido hermano de IU en la comunidad- se pronunció a favor de la confluencia con Iniciativa per Catalunya, Podem y Barcelona en Comú, pero no con las condiciones impuestas. Amenazó con concurrir con IU-Unidad Popular si no se corregían. Y este viernes, in extremis, hubo fumata blanca. EUiA ocupará el puesto número 7 de la lista por Barcelona de En Comú Podem -la marca de la coalición-, que será Joan Mena, y el uno por Tarragona, según confirmó el propio coordinador, Joan Josep Nuet, a El Confidencial, y publicó después EUiA en su cuenta de Twitter. 

 

Garzón, durante su rueda de prensa de este viernes, volvió a defender que IU siempre ha apostado por la confluencia para estas generales, siguiendo la experiencia de las candidaturas municipalistas, por lo que es ahora Podemos quien deberá explicar las "contradicciones" de discurso, ya que ha rechazado acuerdos estatales pero sí ha replegado sus líneas rojas en ciertos territorios donde tenía menor implantación, como en Valencia, Cataluña o Galicia. 

En cualquier caso, IU sabe que tiene que hacer campaña centrada en su coalición, Unidad Popular, que cerrará su programa el 28 de noviembre. No obstante, el corazón del documento lo conformarán las propuestas de la federación de Cayo Lara -"Nosotros vamos a volcar en el espacio de Unidad Popular nuestras ideas para que se vuelvan a discutir"-, con la esperanza de que se asuman porque son "de sentido común". 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios