EL APOYO ES DEL 95,5% DEL COMITÉ REGIONAL

El PSOE de Madrid aprueba las listas a las generales con un 43% de abstención

La dirección de Sara Hernández saca adelante las candidaturas, aunque con malestar interno, debido tanto a la inclusión de miembros ajenos al PSOE-M como a las formas y a la intervención de Sánchez

Foto: Pedro Sánchez y Meritxell Batet, en un encuentro con dirigentes y cargos electos del PSC, este 2 de octubre en Barcelona. (EFE)
Pedro Sánchez y Meritxell Batet, en un encuentro con dirigentes y cargos electos del PSC, este 2 de octubre en Barcelona. (EFE)

Las listas de Pedro Sánchez, aprobadas casi por unanimidad. Más que ningunas otras, son sus listas. Las de Congreso y Senado por Madrid y en las que su dirección ha intervenido más. 

En la tarde de este viernes, las candidaturas tenían que pasar el filtro del Comité Regional del PSOE-M. Tras un larguísimo debate que se prolongó hasta las 23.30 –había comenzado hacia las seis–, en el que tomaron la palabra una cincuentena de dirigentes, se produjo la votación: 191 síes (95,5%) y 9 abstenciones. 200 votos emitidos, de los 350 integrantes del máximo órgano de poder del partido. Muchos miembros ya se habían marchado a esas horas. Es decir, sólo participó el 57,14% del Comité, y la abstención, del 42,86%. Así que, sobre censo, el porcentaje de apoyo es del 54,57%. La candidatura se hizo pública en su integridad ante los asistentes al final de la reunión, sobre las once de la noche, cuando el secretario de Organización, Enrique Rico, la fue leyendo, y a continuación se repartió fotocopiada. 

La votación en el seno del Comité Regional del PSOE-M (que fue además a mano alzada, no en urna) no trasluce, no obstante, el malestar existente entre algunos cuadros del partido. No tanto por el perfil de los candidatos, sino sobre todo por la "opacidad" que se ha seguido en la elaboración de las listas y por el procedimiento. Distintos dirigentes consultados por El Confidencial se quejan de que la intervención de Ferraz ha sido más fuerte que nunca, y que el PSOE-M, y en concreto su secretaria general, "ha pintado poco o nada" en la confección.

"Esta lista no tiene de Madrid más que el nombre", plasmaba gráficamente uno de los miembros del máximo órgano de la federación. También se deplora que la plancha se haya conocido a través de los medios de comunicación –Ferraz dio a conocer el nombre de la número seis, Zaida Cantera, a primera hora del miércoles, y la dos, Meritxell Batet, la tarde de ese mismo día, y el resto de la misma trascendió a lo largo del jueves–, sin haber pasado previamente por los órganos. De hecho, se celebró una ejecutiva previa este martes, y en ella Hernández no adelantó a sus compañeros de equipo ningún nombre

Los críticos consideran que es una “falta de respeto“ que se hayan conocido las candidaturas a través de los medios y no se haya dado cuenta a los órganos

Los socialistas lograron diez escaños en 2011 por Madrid, pero ahora, dada la mayor competencia electoral por la irrupción de Podemos y Ciudadanos, se espera que ese listón se mantenga o baje un poco, dependiendo de si se repiten los datos de las autonómicas –más positivos (25,43%), por el tirón del exministro Ángel Gabilondo– o los de las municipales (15,28%), aunque Pedro Sánchez señaló en la Ser que se pueden cosechar 15 escaños. Tomando como referencia esos diez primeros puestos, sólo tres de los aspirantes están ligados plenamente a la vida orgánica de Madrid: Rafael Simancas (5), exlíder del PSM y de la gestora que Ferraz creó tras la decapitación de Tomás Gómez; Ángeles Álvarez (8), diputada y secretaria de Igualdad de la ejecutiva regional, y Gema López Somoza (10), secretaria de Organización del partido en el distrito de Vicálvaro. 

Zaida Cantera, Sara Hernández, Pedro Sánchez y Meritxell Batet, este miércoles en el Matadero de Madrid. (EFE)
Zaida Cantera, Sara Hernández, Pedro Sánchez y Meritxell Batet, este miércoles en el Matadero de Madrid. (EFE)

Los demás o tienen ligazón federal o son de la confianza de Sánchez. La dos, la diputada por Barcelona Meritxell Batet, es una de sus máximas colaboradoras en Ferraz, a la que encargó la coordinación del programa, y de la que ha destacado su valía, su lealtad y su capacidad de trabajo. Batet es militante del PSC. El portavoz en el Congreso, Antonio Hernando, el tres, sí tiene carné en Madrid, pero su gestión siempre ha radicado fuera de la federación. La cuatro, Luz Rodríguez, secretaria de Empleo de la dirección, milita en Toledo y ha trabajado a caballo entre Madrid y Castilla-La Mancha.

Lista al Senado, 'más madrileña'

Zaida Cantera, la excomandante del Ejército de Tierra que sufrió acoso de sus superiores, fue elegida por Sánchez para ocupar la sexta plaza, pero concurrirá como independiente, ya que no es afiliada, aunque no descarta hacerlo en el futuro. El siete es el vizcaíno Eduardo Madina, rival del actual secretario general en las primarias del año pasado. Y el nueve es José Enrique Serrano, un hombre capital en los Gabinetes de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, bregado en todo tipo de negociaciones, pero que no ha hecho carrera política u orgánica en la Comunidad. El 11, un puesto de muy difícil elección, queda ocupado por Manuel de la Rocha Vázquez, secretario de Economía de la dirección federal, aunque fuera del núcleo duro del jefe. 

[Consulta en PDF la lista íntegra al Congreso aprobada por el PSOE-M y aquí, la del Senado]

La candidatura del Senado sí es más claramente madrileña. La encabeza Carlota Merchán, secretaria general en el distrito de Arganzuela y actual concejala en el Ayuntamiento de la capital, y le sigue el responsable de Estudios y Programas de Chamartín, Domènec Ruiz Devesa, y la líder socialista en la localidad de Tres Cantos, Lydia Martínez. Las planchas son, por primera vez en el PSOE, cremallera, en las que se alternan hombres y mujeres. 

Antonio Miguel Carmona, exportavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, el mes pasado. (EFE)
Antonio Miguel Carmona, exportavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, el mes pasado. (EFE)

La dirección regional, mientras, ha defendido que las listas se han confeccionado en "diálogo y coordinación" con Ferraz, y se ha guardado el debido "equilibrio" entre los deseos de Sánchez y las demandas del PSOE-M, siempre con el objetivo de configurar una plancha "fuerte y potente", que empuje al secretario general hasta La Moncloa. 

"No me ha llegado nada de eso", contestó Sánchez este viernes cuando fue preguntado por los periodistas si era consciente del descontento producido por la confección de las candidaturas y la inclusión de cuneros. El secretario general compareció con el vicecanciller alemán y ministro de Economía, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, tras su visita a la empresa Siemens en Tres Cantos, y no quería dar más respuesta sobre cuestiones orgánicas. 

Las dos principales novedades del día: la número diez es la dirigente local Gema López Somoza y la candidata al Senado, la concejala Carlota Merchán

La crítica pública más directa contra Hernández llegó, como se esperaba, del exportavoz en el Ayuntamiento de la capital, Antonio Miguel Carmona, candidato el 24-M. El concejal acusó a la ejecutiva regional de "faltar el respeto a los militantes de la federación", al haberse conocido los nombres al Congreso y al Senado por los medios. Carmona sostuvo que el PSOE-M está "dividido en al menos dos grandes partes", por lo que hay que buscar la "integración" para ganar los comicios, y trabajando desde la "lealtad". Por eso propuso la creación de un "consejo estratégico", presidido por un "socialista de reconocido prestigio" –no avanzó quién es su favorito–, que sea capaz de "unir y coser" al PSOE-M. El edil está impulsando el "Comité Regional paralelo" que se presentará este domingo.

Carmona, no obstante, no cuestionó públicamente la composición de la candidatura. Tampoco Juan Segovia, que se enfrentó a Sara Hernández en el congreso extraordinario del partido el pasado verano y perdió con el 42,49% de los votos de los militantes. Pero este sí criticó el procedimiento de elección de los candidatos. "No puede ser que esto sea al final votar como trámite por una lista", denunció, informa Efe. Algunos de los integrantes de la plancha le parecen "bien", y sobre todo el de Madina como número siete. Segovia, que apoyó al vizcaíno frente a Sánchez el año pasado (y este le respaldó a él frente a Hernández), ha sido uno de los dirigentes del PSOE-M que más ha presionado para que no se cayera de la lista y quedase ubicado en un puesto de elección segura. 

La contestación sí se percibió en otras dos votaciones: la ratificación de la composición del propio Comité obtuvo el 79,40% de apoyo, 18,42% en contra y 2,19% de abstenciones. Y el reglamento del órgano de dirección recabó el 78,50% de síes, el 18% de noes y 3% de abstenciones. 

"No nos gustan las fotos ni las televisiones"

Hernández cargó contra los críticos durante su intervención ante los 350 miembros del Comité Regional –el primero celebrado en su mandato, y constituido este mismo viernes–, arremetiendo contra "quienes, con su minuto de gloria, pretenden emborronar el trabajo de todos". Un rejonazo contra Carmona. Y otro más: "A nosotros no nos gustan las fotos, no nos gustan las televisiones. Nosotros, los que estamos aquí, estamos para trabajar". La baronesa madrileña presumió de que el actual PSOE-M es "el presente y el futuro de un proyecto de unidad", que "sigue sumando", "un partido fuerte, unido, cohesionado, con un proyecto político compartido". Asimismo, se manifestó convencida de que el PSOE puede volver a ganar y gobernar España y los socialistas madrileños "ayudarán decisivamente a ello".  

Sara Hernández, interviniendo ante el Comité Regional del PSOE-M, este 2 de octubre. (PSOE-M)
Sara Hernández, interviniendo ante el Comité Regional del PSOE-M, este 2 de octubre. (PSOE-M)

Si se comparan las diez primeras plazas de 2011 con las de 2015, a falta de la aprobación definitiva por los órganos federales, se observa que sólo repiten cuatro: Rafa Simancas (que también fue de 5 hace cuatro años), Antonio Hernando (de 6 a 3), José Enrique Serrano (pasa de 8 a 9) y Ángeles Álvarez (sube de 10 a 8).

Los cuatro primeros ya salieron del Congreso durante la legislatura (Alfredo Pérez Rubalcaba, Elena Valenciano y los exministros Valeriano Gómez y Cristina Narbona). Y no ocuparán más el escaño el exsecretario de Estado Diego López Garrido y Delia Blanco, que deja la política y volverá a su plaza de funcionaria como técnica superior de Organismos Autónomos, como ella misma confirmó en un comunicado, al verse fuera de la parrilla de salida. Blanco, diputada desde 2000, y de 63 años, expresó su "respeto y agradecimiento" al PSOE y prometió ayudar a que Sánchez sea el próximo presidente del Gobierno. Pero desde su entorno señalaban su dolor al verse relegada por mujeres más jóvenes y con menos historial de lucha. 

Las candidaturas deberán ahora pasar por la Comisión Federal de Listas y por el Comité Federal, que las sancionará definitivamente el 17 de octubre. A estas alturas, la principal incógnita son las cabeceras de cartel de las tres provincias valencianas, que no saldrán elegidas hasta el día 15. El president de la Generalitat, Ximo Puig, quiere disponer de más tiempo para ultimar sus fichajes, ver cómo actúan sus adversarios (si hay confluencia o no entre Compromís y Podemos) y cómo respira la ciudadanía a través de las encuestas que se publiquen el 9 d'Octobre, Día de la Comunidad. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios