TODO LO QUE DEBE SABER SOBRE LA GRAN EXCLUSIVA

Pero ¿esto de los papeles de Panamá por qué es tan importante?

Después de la primera avalancha de información sobre los implicados en el escándalo, es hora de parar un momento y responder a las principales dudas y errores sobre este tema

Foto:

1. ¿Para qué sirve una sociedad en Panamá?

Principalmente, para hacer de pantalla y ocultar al verdadero titular de una cuenta bancaria. Esa cuenta no tiene por qué estar necesariamente en ese país, sino que lo normal es que esté en Suiza (la gran mayoría están allí), Andorra u otros lugares utilizados tradicionalmente para ocultar dinero a Hacienda. Porque ahí está el quid de esa cuestión: cuando alguien no quiere que se sepa que es el titular de una cuenta, es porque ese dinero o bien proviene de actividades ilegales, o bien no ha sido declarado al fisco de su país. En algunos casos, estas sociedades también se usan para hacer pagos en B, por ejemplo, de comisiones en casos de corrupción.

[Especial los papeles de Panamá: destapamos a Mossack Fonseca, la gran trama de las sociedades 'offshore']

2. ¿Y quién las crea?

Normalmente no la crea directamente el evasor, sino sus asesores: o bien abogados fiscalistas o, más frecuentemente, bancos privados, es decir, especializados en gestionar altos patrimonios (que también cuentan con expertos en fiscalidad). No es habitual que una persona privada conozca estas fórmulas ni que se ponga en contacto con un despacho como Mossack Fonseca. Entre las distintas fórmulas para rebajar la factura fiscal de sus clientes, les ofrecen las estructuras llamadas 'offshore' por encontrarse en paraísos fiscales. Y la acogida de las mismas ha sido históricamente enorme porque, entre pagar a Hacienda (buscando fórmulas legales para minimizar la factura) y dormir tranquilo, y no pagar nada aunque sea corriendo un riesgo, muchísimos clientes adinerados prefieren la segunda opción.

Pero ¿esto de los papeles de Panamá por qué es tan importante?

3. Entonces, ¿los bancos son los culpables?

No, o al menos no del todo. El culpable siempre es el propietario de los bienes, que decide usar una estructura opaca para no cumplir sus obligaciones tributarias. Los bancos, si se quiere, son cómplices o cooperadores necesarios, ya que sin su ayuda la inmensa mayoría de estas sociedades no se constituirían; de hecho, casi ninguno de sus clientes las conocería o sabría cómo crearlas. De eso se ocupa la entidad, que normalmente se la compra al bufete y este en muchas ocasiones ni siquiera sabe quién es el cliente final. Para ofrecer estos servicios, la mayoría de los bancos tiene sucursales o filiales en los paraísos fiscales, que cobran comisiones bastante más altas que sus matrices en Europa o EEUU. Y sí, eso incluye a los españoles, en especial Santander y BBVA, como ha desvelado El Confidencial. Ambos ya no tienen estas unidades, y el segundo se la vendió al Sabadell, que también figura como propietario de varias sociedades en Mossack Fonseca. Eso sí, están a años luz de la operativa de bancos suizos como UBS o Credit Suisse, o el famoso HSBC de la lista Falciani (donde muchos de sus miembros usaron sociedades en Panamá o las Islas Vírgenes, caso de los Botín).

El culpable siempre es el propietario de los bienes, que decide usar una estructura opaca para no cumplir sus obligaciones tributarias

4. He oído que son legales, ¿cuál es el problema?

Este es uno de los argumentos que más se escuchan en las tertulias de radio y televisión, y también en boca de los defensores de este tipo de operativa. Por supuesto que crear una sociedad en Panamá no es ilegal, igual que crearla en Cuenca. Lo que es ilegal es lo que se hace con ella. Y como se ha dicho más arriba, nadie paga por ocultar su patrimonio si no tiene nada que ocultar, porque eso es para lo que sirven las sociedades en Panamá. Luego es evidente que se crearon para fines ilícitios, como mínimo para defraudar a Hacienda. En consecuencia, claro que hay un problema con estas sociedades, y muy grave: de ahí la dimisión del primer ministro de Islandia o la delicada situación de Putin, Cameron o Macri. En España, muchos de los titulares de estas sociedades regularizaron su situación en la amnistía fiscal, pero acogerse a esta medida implica 'per se' que habían defraudado anteriormente.

Pero ¿esto de los papeles de Panamá por qué es tan importante?

5. Dicen que hay muchas sociedades, pero que no hay dinero detrás

Otro extraño argumento que utilizan los que no conocen este mundillo. Y se basan en que estas sociedades tienen un capital muy bajo, de 5.000, 10.000 o 50.000 euros como mucho. Incluso algunas valen cero. Pero es que el dinero ocultado no está dentro de esas sociedades, está en un banco, en una cuenta de la que la sociedad es titular... para esconder el nombre del verdadero dueño de ese dinero, que normalmente está invertido en fondos, acciones, bonos, etc. Por ejemplo, Forlán no tiene 50.000 euros, tiene millones en el HSBC de Ginebra; los 50.000 euros son el dinero que tuvo que poner para crear la sociedad pantalla.

6. ¿Por qué hace falta una sociedad?

Esto deriva de una norma europea llamada Directiva del Ahorro, que se aprobó en 2005 y a la que Suiza se adhirió en 2006 voluntariamente, porque no forma parte de la UE; lo hizo para lavar su imagen de paraíso fiscal. Esta directiva obligaba a los bancos a desvelar los verdaderos titulares de las cuentas o a practicarles una retención (con lo cual pagarían impuestos, lo que querían evitar), pero Suiza, para evitar una desbandada de clientes presa del pánico, negoció que esto solo se aplicara a las personas físicas pero no a las jurídicas (sociedades). Por tanto, la solución era muy sencilla: bastaba con crear una sociedad pantalla que fuera la titular de la cuenta y asunto arreglado.

7. ¿Y por qué tiene que ser en Panamá?

Si de lo que se trata es de ocultar al titular de los bienes, la sociedad tenía que estar creada en un país no comunitario (para que no le afectara la directiva) y, preferentemente, donde haya secreto y no se pueda conocer el nombre de sus dueños. Es decir, Panamá. También sirven otros paraísos fiscales como las Islas Vírgenes, Bahamas, Bermudas, la isla de Niue... Pero Panamá tiene ventajas frente a estos otros centros 'offshore': es un país mucho más grande (los otros son microestados), estable, con una economía desarrollada y un sector financiero nacional sólido. Y además tiene toda una industria especializada en esta operativa desde hace muchos años, como demuestra el caso de Mossack Fonseca. Tanto es así, que muchas sociedades en otros paraísos se crearon desde el bufete panameño.

Panamá tiene ventajas frente a otros centros 'offshore': es un país mucho más grande, con una economía desarrollada y un sector financiero sólido

8. ¿Todos los que tienen sociedades son delincuentes?

Según se mire. Los hay que utilizaban este entramado para ocultar dinero del tráfico de drogas o armas, de la prostitución o de la corrupción (como la trama Gürtel), que además suelen utilizar las sociedades para recibir sus pagos y no solo como meras pantallas. Pero la inmensa mayoría de sus titulares son personas que han obtenido su patrimonio de actividades perfectamente legales: artistas, deportistas, empresarios, profesionales o simplemente herederos de fortunas. El problema en estos casos es que ese dinero se ha ocultado a Hacienda, por lo que han cometido una infracción que, si supera ciertas cantidades (y lo normal es superarlas o no merecería la pena el coste de esta estructura), es delito. Delito fiscal.

9. Y ahora que los han pillado, ¿alguien va a ir a la cárcel?

Depende de cada país y de sus leyes. Pero en España lo más probable es que no. Porque aquí la mayoría de los que aparecen en los papeles de Panamá se acogieron a la citada amnistía fiscal que ofreció Cristóbal Montoro en 2012, que les permitió regularizar su situación con un coste muy reducido y les dejaba sin cuentas pendientes con Hacienda. Los que no lo hicieron entonces y han sido descubiertos tienen la oportunidad de regularizar ahora (se puede confesar ante el Fisco en cualquier momento), solo que tendrán que pagar multas e intereses, que es lo que se ahorraban en la amnistía. Al hacerlo, podrán acogerse a la figura de "arrepentimiento espontáneo", aunque aquí lo de espontáneo suena a cachondeo, que les permite eludir el delito fiscal. Eso sí, para ello deben darse prisa, como ha dicho públicamente el ministro, porque si la Agencia Tributaria inicia una inspección antes de regularizar, ya no hay arrepentimiento espontáneo. Y podrán ser acusados de delito fiscal, que puede conllevar pena de prisión en función de la cantidad defraudada.

El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro. (EFE)
El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro. (EFE)

10. ¿Estos son todos los implicados o hay más?

En absoluto. En los papeles de Panamá aparecen muchísimos más nombres, algunos de los cuales aparecerán en El Confidencial y La Sexta en los próximos días. Pero la inmensa mayoría son personas sin relevancia pública y, por tanto, sin interés periodístico. Además, hay que tener en cuenta que esta filtración, pese a ser la mayor de la historia por volumen de documentos, se refiere a un único despacho de Panamá, que ni siquiera es el más grande. Es decir, hay muchísimos más titulares de sociedades pantalla creadas a través de otras firmas de ese país que, al menos de momento, no van a salir a la luz. Eso sí, esta exclusiva mundial les deja claro que su anonimato no está ni mucho menos a salvo, así que es posible que muchos de ellos traten de ponerse al día en sus obligaciones para evitar riesgos. 

Pero ¿esto de los papeles de Panamá por qué es tan importante?

Papeles Panamá

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios