al menos entre 2000 y 2008

La Real Sociedad abrió firmas 'offshore' a sus jugadores extranjeros para pagarles

El equipo gestionó directamente las compañías en paraísos fiscales de Nihat, Kovacevic, Westerveld, Korkut, Karpin, Schürrer y Asper. Los jugadores las cerraron al irse del club

Foto: Jugadores extranjeros de la Real Sociedad con sociedades 'offshore'.
Jugadores extranjeros de la Real Sociedad con sociedades 'offshore'.

La Real Sociedad utilizó sistemáticamente sociedades ‘offshore’ y cuentas bancarias en paraísos fiscales para canalizar el pago de la ficha de sus jugadores extranjeros durante los primeros años del siglo XXI. Estas cuentas y compañías se abrían a beneficio de los futbolistas semanas después de su fichaje y se cerraban tras abandonar el jugador la disciplina blanquiazul. ‘Los Papeles de Panamá’ desvelan que al menos siete jugadores extranjeros de la época utilizaron estas estructuras: Darko Kovacevic, Nihat Kahveci, Sander Westerveld, Tayfun Korkut, Valeri Karpin, Gabriel Schürrer y Mattias Asper. Los seis primeros formaron parte de la plantilla de la Real Sociedad que quedó subcampeona de Liga en la temporada 2002-2003.

[Especial 'Los Papeles de Panamá': destapamos a Mossack Fonseca, la gran trama de las sociedades 'offshore']

Los documentos internos de Mossack Fonseca, a los que han tenido acceso El Confidencial y La Sexta a través del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) y el diario alemán 'Süddeutsche Zeitung', muestran cómo, al menos entre 2000 y 2008, la Real Sociedad controlaba y gestionaba estas sociedades. Este periodo abarca las presidencias de José Luis Astiazarán -quien posteriormente se convertiría en presidente de la Liga de Fútbol Profesional-, Miguel Fuentes, María de la Peña, Juan Larzábal e Iñaki Badiola.

La directiva de la Real Sociedad se encargaba de abrir estas sociedades y de comunicar directamente a Mossack Fonseca los respectivos cambios en su gestión a través de las direcciones de correo electrónico corporativas del club. Sin embargo, el nombre del equipo no aparece como intermediario de estas compañías en la base interna de la firma panameña, sino que directamente figura el de cada jugador. La documentación presente en los 11,5 millones de archivos obtenidos apunta a Iñaki Otegui, actual gerente del equipo y desde hace unos 30 años responsable último de la administración y el control de estas compañías.

El gerente rechazó responder a un cuestionario escrito remitido por el ICIJ sobre el pago de la ficha de los jugadores a través de paraísos fiscales. No obstante, desde el gabinete de prensa del club señalaron: "Iñaki [Otegui] me ha pedido que te traslade que usar sociedades fuera de España para los jugadores extranjeros era y es una práctica habitual en todos los clubes españoles". También se refirieron a “un informe de la Diputación Foral de Guipúzcoa de 2009 que decía que la realización de pagos a los jugadores extranjeros por sus derechos federativos a través de sociedades extranjeras no era sancionable”.

El patrón de esta práctica se repite en cada uno de los siete casos. Una persona de la Real Sociedad, generalmente Iñaki Otegui, se ponía en contacto con Mossack Fonseca para tramitar la apertura de una sociedad ‘offshore’ para un jugador extranjero a las pocas semanas de su fichaje por el club 'txuri-urdin'. Cinco de estas compañías se registraron en Islas Vírgenes Británicas y las dos restantes, las vinculadas al centrocampista turco-alemán Korkut y al portero sueco Asper, en Niue.

Posteriormente, esta compañía abría una cuenta bancaria a su nombre en BBVA Privanza de Suiza y Jersey. Solo en un caso, el de la sociedad vinculada al portero neerlandés Sander Westerveld, el depósito no estaba abierto en alguna filial del banco español sino en el F. van Lanschot Bankiers en Suiza.

El caso paradigmático de Kovacevic

Una vez montada la estructura bancaria, se procedía a transferir los derechos del jugador a sociedades en paraísos fiscales, primero a la compañía ‘offshore’ constituida por la Real Sociedad para el jugador y, posteriormente, a la sociedad IMFC Licensing BV, registrada en los Países Bajos. El club donostiarra realizaba el pago del salario del jugador directamente a la compañía neerlandesa, que posteriormente transfería los fondos a la cuenta bancaria abierta por las sociedades de Islas Vírgenes Británicas o Niue en bancos de Suiza o Jersey.

 

El ejemplo que mejor ilustra esta práctica es el del delantero serbio Darko Kovacevic. Fichado por segunda vez por la Real Sociedad en el mercado invernal de 2001, el jugador firmó un contrato el 5 de febrero de 2001 con la sociedad Abina Marketing Limited, radicada en Islas Vírgenes Británicas, para ceder el 53% de sus derechos federativos a la sociedad Abina Marketing Limited. El documento aparece con dos firmas de Kovacevic: una en representación de sí mismo y otra en nombre de Abina Marketing Limited.

Pago de la Real Sociedad a Darko Kovacevic.
Ampliar
Pago de la Real Sociedad a Darko Kovacevic.

Dos días más tarde, la compañía de Islas Vírgenes Británicas -en la que aparecen como administradores las sociedades BIBJ Management Limited y BIBJ Nominees Limited, involucradas en el caso Canal Trust de 2002- firma otro acuerdo de cesión de derechos, esta vez con la sociedad neerlandesa IMFC Licensing BV. El documento que figura entre los 11,5 millones de archivos de ‘Los Papeles de Panamá’ establece un precio superior a los 90.000 euros mensuales por los derechos de Kovacevic.

Esta cifra contrasta con los 1.500 euros de sueldo mensual oficial que figura en el contrato de trabajo de Darko Kovacevic con la Real Sociedad, de acuerdo a lo publicado por el periodista Juan Luis Galiacho en Extraconfidencial.com en diciembre de 2015. La investigación periodística señala que “los jugadores canteranos declaraban contratos 10 veces menores de lo que cobraban vía sociedades instrumentales en paraísos fiscales”. En el caso del delantero serbio, esta proporción es de 60 veces, si comparamos las cifras que figuran en el contrato de trabajo desvelado por Extraconfidencial.com y las del documento de cesión de derechos federativos con las sociedades en paraísos fiscales.

El patrón seguido por Darko Kovacevic se repite en la mayoría de los casos relacionados con jugadores extranjeros de la Real Sociedad. En todos ellos aparece el gerente del club, Iñaki Otegui, como gestor de las sociedades y persona de contacto con Mossack Fonseca en representación de la directiva del club. De acuerdo a ‘Los Papeles de Panamá’, solo en los casos del ruso Karpin y el argentino Schürrer no aparecen contratos de cesión de derechos, aunque sí aparecen sus nombres como administradores de las sociedades ‘offshore’.

Las compañías de los jugadores de la Real Sociedad duraban solo los años en que pertenecían a la disciplina del club. Los documentos internos de Mossack Fonseca muestran que la firma panameña solía ponerse en contacto con el equipo donostiarra para preguntarle si las sociedades deberían seguir activas un año más. Tras consultarlo con cada jugador, este solía pedir el cierre de la compañía tras su marcha de la Real Sociedad.

Zamorano, Heinze y Ulloa

El mundo del fútbol aparece de manera especial en ‘Los Papeles de Panamá’, con un patrón que se repite en la mayoría de los casos: la cesión de derechos de jugadores a sociedades en paraísos fiscales para su comercialización con los equipos. Aparte de Leo Messi, los 11,5 millones de documentos publicados por un centenar de medios de 77 países también muestran a otros futbolistas con pasado en España.

El chileno Iván Zamorano, delantero del Real Madrid entre 1992 y 1996 y pichichi en 1995, aparece como propietario de la sociedad Fut Bam International Ltd., de Islas Vírgenes Británicas. Apodado Bam-Bam, el jugador cedió los derechos de imagen al Real Madrid por 195 millones de pesetas de la época, cerca de 2,1 millones de euros aplicando la inflación hasta hoy. El Real Madrid pagó a Fut Bam algo más de 270.000 euros anuales de la épica entre 1994 y 1996, casi medio millón actual. 

Otro jugador con pasado blanco, el argentino Gabriel Iván Heinze, aparece relacionado con la sociedad Galena Mills Corp, también de Islas Vírgenes Británicas. En 2005, cuando formaba parte del Manchester United, Heinze firmó un contrato con Puma AG que le aseguraba al menos un millón de dólares durante cinco años. Los pagos de la marca deportiva se realizaron a través de la compañía ‘offshore’, en que la madre de Heinze aparece como beneficiaria última. El contrato con Puma finalizó en 2008, pocos meses después del fichaje de Heinze por el Real Madrid.

Quien fuera accionista mayoritario del Castellón, imputado por varios delitos, aparece vinculado a una sociedad del delantero argentino Leonardo UlloaUn portavoz del jugador manifestó que “la estructura de Galena Mills fue parte de la estrategia de una herencia, solo por si algo malo le pasaba a Heinze", al tiempo que añadió que la compañía “pagó todos los impuestos necesarios” en los países en los que tenía que pagarlos.

El tercer jugador con pasado español que aparece en la documentación interna de Mossack Fonseca es el argentino Leonardo Ulloa, jugador del CD Castellón (2008-2010) y actualmente en las filas del Leicester City, sorprendente líder de la Premier League. Cuando aún jugaba en el equipo argentino San Lorenzo de Almagro en 2008, Ulloa cedió sus derechos económicos y de imagen a Jump Drive Sport Rights LLC, una sociedad registrada en Nueva York.

Sobre el papel, el administrador y el director de Jump Drive no eran personas sino dos compañías registradas en Samoa. El apoderado de Jump Dive era José Manuel García Osuna, un hombre de negocios y quien fuera accionista mayoritario del Club Deportivo Castellón en 2009. García Osuna se enfrenta actualmente a cargos por fraude, en los que se le acusa de haberse embolsado un gran porcentaje del dinero que presuntamente Ulloa debería haber recibido por sus derechos de imagen y de traspaso a otros clubes tras dejar el UD Castellón.

Ulloa rechazó comentar la información sobre el acuerdo de sus derechos de imagen o sus negocios con Osuna. “Ahora mismo no tengo una buena relación con él, pero no quiero hablar sobre ello”, declaró Ulloa en una entrevista telefónica. A la pregunta de si cobró sus derechos de imagen a través de sociedades y cuentas ‘offshore’, el futbolista del Leicester dijo: “¿Querría que le responda sí o no a esa pregunta? No, yo no puedo responderle a eso”.

Por su parte, Osuna manifestó al ICIJ que él no registró Jump Drive y tampoco firmó el contrato de cesión de los derecho de imagen de Ulloa. Lo que sí señaló es que él negoció y gestionó el fichaje de Ulloa con el CD Castellón, pero “sin facturar al club un céntimo de honorarios por esos servicios”.

Las sociedades 'offshore' de los jugadores de la Real

Darko Kovacevic: Abina Marketing Limited (Islas Vírgenes Británicas)

Nihat Kahveci: Kandi Marketing Limited (Islas Vírgenes Británicas)

Sander Westerveld: Global Survey (Islas Vírgenes Británicas)

Tayfun Korkut: Redway Limited (Niue)

Valeri Karpin: Capital Image Management Limited (Islas Vírgenes Británicas)

Gabriel Schürrer: International Image Management Limited (Islas Vírgenes Británicas)

Mattias Asper: Burton Associates Limited (Niue)

Papeles Panamá

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios