Es noticia
Menú
El primer ministro de Islandia, David Gunnlaugsson, no dimitirá pero pide perdón
  1. Economía
  2. Papeles Panamá
por su implicación en los papeles de panamá

El primer ministro de Islandia, David Gunnlaugsson, no dimitirá pero pide perdón

Asegura que no ve motivo para hacerlo tras invertir varios millones en bancos desde paraísos fiscales. Más de 22.200 islandeses firman un manifiesto en el que le piden que se marche

Foto: El primer ministro islandés, Sigmundur David Gunnlaugsson, en una imagen de archivo. (Efe)
El primer ministro islandés, Sigmundur David Gunnlaugsson, en una imagen de archivo. (Efe)

"No considero que deba dimitir". Así lo cree el primer ministro de Islandia, Sigmundur David Gunnlaugsson, durante una entrevista a una televisión del país después de que El Confidencial, junto a laSexta, revelara que invirtió varios millones de dólares en bonos de bancos desde paraísos fiscales, de los que decidió desprenderse en 2009 al llegar al Parlamento vendiéndoselos a su mujer por la simbólica cifra de un dólar. A pesar de su firme decisión de no dimitir ha pedido "perdón" por su comportamiento.

Desde entonces, varias han sido las voces que han pedido que dé explicaciones y presente su dimisión después de que él mismo haya asegurado que no ha escondido "nada" durante una entrevista en la televisión pública sueca en la que le preguntaron por esta cuestión pillándole totalmente desprevenido. De hecho, Gunnlaugsson se enfadó con el entrevistador por su insistencia decidiendo abandonar la entrevista. Desde entonces, está en paradero desconocido.

[Especial 'Los Papeles de Panamá': Destapamos a Mossack Fonseca, la gran trama de las sociedades 'offshore']

22.200 firmas para pedir que renuncie

A la espera de hacer frente a una moción de confianza en el Parlamento y a una manifestación convocada para este lunes contra su gestión, el primer ministro islandés no solo cuenta con la desaprobación de la oposición sino también de los ciudadanos que, a través de la plataforma 'Petitions24', han exigido su dimisión.

La petición cuenta con el apoyo de más de 22.200 personas que han firmado un manifiesto en el que le pide que "tan pronto como sea posible desaparezca del parlamento". "Ha sido culpable de un grave defecto moral", reza el texto, en el que se le acusa de no revelar a los electores sus lazos y los de su esposa con sociedades anónimas en el extranjero durante la crisis financiera que vivió ese país.

Cuando Gunnlaugsson era honesto

Elegido en el 2013, Gunnlaugsson llegó al poder tras la ola de protestas en contra de los bancos del país, consecuencia de la crisis financiera de Islandia. Las tres mayores entidades bancarias del país quebraron uno detrás del otro en solo unos días, en octubre de 2008, tras un año de especulaciones.

Personalidad del mundo de la radio y televisión -resultó elegido, en 2004, como el tercer hombre más sexy de Islandia-, un honesto Gunnlaugsson lideró un grupo llamado InDefence en la campaña para que Islandia rechazara el rescate, por parte de acreedores internacionales, de millones de dólares depositados en los bancos del país. Tras dos referéndums nacionales, los votantes se posicionaron con InDefence, y la campaña ayudó a Gunnlaugsson y a su partido para llegar al poder.

Prometió mano dura con los acreedores

Con 38 años, se convirtió en el primer ministro más joven de la historia del país en 2013, prometiendo que tendría mano dura con los acreedores internacionales, ofreciendo alivió a quienes estaban acorrallados por sus deudas y acabando con los programas de austeridad.

Los documentos de Mossack Fonseca indican que la familia de Gunnlaugsson -bien conocida a los Islandeses- tenía un interés personal en lo que pasaría con los acreedores bancarios. En diciembre de 2007, Gunnalaugsson y su mujer Anna Sigurlaug Páldsdóttir compraron Wintris Inc de Mossack Fonseca a través de la filial luxemburguesa de Landsbanki, uno de los tres mayores bancos de Islandia. La pareja utilizó esta compañía pantalla para invertir millones de dólares de dinero heredado, de acuerdo con un documento firmado en 2015 por la mujer del primer ministro, hija de un rico comerciante de Toyota, después de que Mossack Fonseca le preguntara por la procedencia del dinero.

"No considero que deba dimitir". Así lo cree el primer ministro de Islandia, Sigmundur David Gunnlaugsson, durante una entrevista a una televisión del país después de que El Confidencial, junto a laSexta, revelara que invirtió varios millones de dólares en bonos de bancos desde paraísos fiscales, de los que decidió desprenderse en 2009 al llegar al Parlamento vendiéndoselos a su mujer por la simbólica cifra de un dólar. A pesar de su firme decisión de no dimitir ha pedido "perdón" por su comportamiento.

Panama Papers Mossack Fonseca Islandia
El redactor recomienda