Es noticia
Menú
Rusia coloca las dos terceras partes del petróleo que vendía antes de la invasión
  1. Economía
INFORME MENSUAL DE LA AIE

Rusia coloca las dos terceras partes del petróleo que vendía antes de la invasión

El embargo de petróleo ruso es todavía parcial, pero, por el momento, Rusia ha logrado vender las dos terceras partes del petróleo que antes exportaba. Así lo revela el último informe de la AIE

Foto: Trabajador en una planta petrolera. (Reuters/Quetzalli Nicte-Ha)
Trabajador en una planta petrolera. (Reuters/Quetzalli Nicte-Ha)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La actividad económica global se desacelera, pero nada indica que suceda lo mismo con la demanda mundial de petróleo. Muy al contrario: según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), el planeta consumirá este año 2,1 millones de barriles diarios más de lo que se preveía en la última estimación. En total, 99,7 millones de barriles cada día de 2022.

La cifra es, incluso, inferior a lo estimado para el año próximo, 101,8 millones de barriles al día, lo que se explica, fundamentalmente, por dos factores. Por un lado, por el rápido aumento de la utilización del petróleo para producir electricidad y, por otro, por la sustitución del gas más caropor petróleo, lo que supone un incremento de la demanda de crudo.

Lo significativo es que Rusia, pese a la política de sanciones, apenas sufrirá. La AIE, en concreto, estima que las exportaciones de petróleo rusas cayeron en 115.000 barriles diarios en julio, hasta los 7,4 millones b/d. En todo caso, por debajo de los ocho millones estimados a principios de año.

Lo que ha detectado la agencia es que los flujos de crudo y productos derivados del petróleo ruso destinado a EEUU, el Reino Unido, la Unión Europea, Japón y Corea se han desplomado casi 2,2 mb/d desde el estallido de la guerra. Sin embargo, dos tercios de las exportaciones se han desviado a otros mercados. De hecho, avanza la AIE, en julio la producción de petróleo ruso estaba solo 310.000 b/d por debajo de los niveles anteriores a la guerra, mientras que las exportaciones totales de petróleo se redujeron solo 580 kb/d. Se espera que el embargo total de la UE sobre las importaciones de crudo y productos rusos que entrará en vigor en febrero de 2023 provoque nuevas caídas, ya que alrededor de un millón de barriles de productos petrolíferos y 1,3 millones de crudo tendrían que encontrar nuevos clientes.

Como se sabe, en junio de 2022 el Consejo Europeo adoptó un sexto paquete de sanciones que, entre otras cosas, prohibió la compra, importación o transferencia de petróleo crudo y ciertos productos petrolíferos de Rusia a la UE. Las restricciones, sin embargo, se aplican gradualmente. En concreto, dentro de seis meses para el petróleo crudo y ocho meses para otros productos refinados del petróleo. Es decir, que hasta el año 2023 no estarán plenamente en vigor.

Sin embargo, se prevé una excepción temporal para las importaciones de crudo por oleoducto a aquellos Estados miembros de la UE que, por su situación geográfica, sufran una dependencia específica del suministro ruso y no tengan opciones alternativas viables. Además, Bulgaria y Croacia se beneficiarán específicamente de exenciones temporales relativas a la importación de petróleo crudo transportado por mar y gasóleo, respectivamente.

Los agujeros del embargo

Bruselas estima que, dado que la mayoría del petróleo ruso entregado a la UE se transporta por mar, estas restricciones cubrirán casi el 90% de las importaciones de petróleo ruso a Europa a finales de año, con lo que se pretende reducir de forma significativa los ingresos de Moscú. El año pasado, la Unión Europea importó 71.000 millones de euros en petróleo y productos petrolíferos procedentes de Rusia.

Existen dos factores que favorecen que Rusia no esté sufriendo de forma severa las sanciones de Occidente en el mercado petrolífero. Por un lado, la venta de productos con fuertes descuentos comerciales y, por otro, la utilización de buques con otra bandera.

Como han señalado algunos analistas, el 55% de la capacidad de los petroleros que zarparon de Rusia entre marzo y agosto tenía beneficiarios reales griegos, en comparación con el 35% en el mismo periodo en 2020 y 2021, Ahora bien, debido a que las sanciones aún no están en vigor, no hay nada que pueda considerarse ilegal en tal actividad, si bien el presidente ucraniano, Zelenski, ha criticado el papel de Grecia en el envío de petróleo ruso.

Foto: Vladímir Putin, presidente de Rusia. (EFE)

Recientemente, los ministros de Finanzas del G-7, que reúne a las economías más industrializadas, han anunciado la puesta en marcha, todavía sin precisar, de un sistema que solo permitiría la venta de petróleo ruso a precios inferiores de los del mercado. Es decir, una especie de precio-tope, como sucede en la península Ibérica con el gas.

Según las estimaciones de la AIE, los ingresos por exportaciones rusas cayeron de los 21.000 millones de dólares en junio a 19.000 millones en julio, lo que se debe tanto a la reducción del volumen de ventas como a la existencia de precios más bajos. Precisamente por la reducción de la demanda estimada inicialmente debido al enfriamiento económico. El informe de la AIE lo que hace, sin embargo, es revisar al alza su previsión para la producción de petróleo de Rusia, mientras que, por el contrario, reduce la perspectiva para América del Norte.

La reflexión que hacen los técnicos del organismo encargado de estudiar el mercado energético es que al haberse disparado los precios del gas natural y la electricidad hasta niveles históricamente elevados, se está incentivando el cambio de gas a petróleo en algunos países. Según sus estimaciones, con varias regiones experimentando olas de calor abrasadoras, los últimos datos confirman una mayor quema de petróleo en la generación de energía, especialmente en Europa y Oriente Medio, pero también en toda Asia. El cambio de combustible también se está produciendo en la industria europea, incluidas las labores de refino.

La actividad económica global se desacelera, pero nada indica que suceda lo mismo con la demanda mundial de petróleo. Muy al contrario: según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), el planeta consumirá este año 2,1 millones de barriles diarios más de lo que se preveía en la última estimación. En total, 99,7 millones de barriles cada día de 2022.

Petróleo Noticias de Rusia
El redactor recomienda