Es noticia
Menú
España y Países Bajos piden que la reducción de deuda sea con planes a medida para cada país
  1. Economía
FISCALIDAD

España y Países Bajos piden que la reducción de deuda sea con planes a medida para cada país

En un documento conjunto de dos países que suelen estar en las antípodas del debate fiscal, ambos Estados piden una reducción de la deuda que sea “compatible con el crecimiento”

Foto: Nadia Calviño en una reunión de los ministros de Economía en Luxemburgo (EFE)
Nadia Calviño en una reunión de los ministros de Economía en Luxemburgo (EFE)

Hay pocos debates en la Unión Europea que generen tanta tensión y división como el de la reforma de las reglas fiscales del club. No es una cuestión únicamente de economía. En ella se mezclan los estereotipos, las filias y fobias, los miedos, la ortodoxia, la desconfianza y . En una época en la que Europa está en cuestiones cruciales dividida por el eje este-oeste, el de las reglas fiscales sigue siendo el gran cisma norte-sur. En el que las alianzas están bien marcadas y las trincheras parecen inamovibles.

Por eso España, uno de los países que defienden la necesidad de una reforma integral de las normas, una de las principales voces de la trinchera sur, buscaba desde hacía tiempo cambiar las reglas del juego, romper los moldes del debate, buscar una alianza inesperada. El Gobierno viene estrechando lazos desde hace meses con el principal líder de la trinchera norte: Países Bajos. Y este lunes, en los márgenes del Eurogrupo celebrado en Luxemburgo, la vicepresidenta económica Nadia Calviño ha presentado junto a su homóloga holandesa, Sigrid Kaag, un documento de reflexión conjunto sobre la reforma de las reglas fiscales.

El documento refleja la preocupación holandesa con la necesidad de que los Estados miembros tengan “colchones fiscales” y reduzcan su nivel de deuda, pero tiene en cuenta el punto de vista de España: eso tiene que ocurrir de manera ajustada a la situación de cada país y de una manera en la que no se ahogue la creación de empleo y el crecimiento económico. "La presentación conjunta de un documento de España y Holanda, dos países que tradicionalmente han tenido posiciones diferentes en el ámbito particular de las reglas fiscales, envía un mensaje muy importante. Este es el momento de la unidad y de la determinación y tenemos que avanzar en aquellos debates que son estratégicos para el futuro de la Unión", ha explicado Calviño en una rueda de prensa conjunta.

Foto: Pedro Sánchez y Ursula von der Leyen. (EFE/EPA/Pool/Kenzo Tribouillard)

Las actuales reglas fiscales, recogidas en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, han llegado a ser demasiado complejas y difíciles de aplicar, y de hecho el documento pide una regla de gasto que simplifique las normas. Las reglas actuales tienen dos pilares fundamentales: el déficit debe encontrarse por debajo del 3% del PIB, y la deuda pública debe situarse por debajo del 60% del PIB. La segunda de estas normas solamente la cumplían unos pocos Estados miembros. Con niveles de deuda pública que en muchos casos superan el 100% del PIB de los socios, y con casos como el de España, con cerca de un 120% de deuda pública, o Italia, sobre un 150%, había voces que pedían cambiar este segundo pilar por un objetivo más realista.

Kaag ha señalado que para el Gobierno holandés no se trata de reformar los dos pilares del 3% y el 60%, sino de llegar a una comprensión común sobre cómo aplicarlos y cómo avanzar hacia ellos. “No perdamos tiempo y energía en diferencias superficiales. Centrémonos en los puntos en común, construyamos a partir de ellos y demostremos a nuestros ciudadanos y contribuyentes que la Unión Europea es más que un mercado único, es una comunidad de valores y una potencia económica”, ha señalado en la rueda de prensa celebrada en Luxemburgo.

“En un contexto de mayores niveles de deuda, los Estados miembros deben comprometerse de manera creíble a construir colchones para estar preparados para el próximo shock, a través de estrategias de consolidación específicas para cada país que sean realistas, graduales pero ambiciosas, y compatibles con el crecimiento económico y la creación de empleo”, subraya el párrafo clave del documento que recoge el punto de convergencia entre la visión holandesa y española: hay que tener un compromiso firme con la reducción de deuda, pero tiene que ser sostenible.

El documento conjunto señala que debe haber una serie de casos claros que lleven a la activación de la cláusula de escape

La Comisión Europea ya había lanzado una reflexión sobre la reforma de las reglas fiscales antes de que la pandemia golpeara a Europa, pero entonces activó la cláusula general de escape para hacer frente al coronavirus, lo que ha mantenido desde 2020 suspendidas las reglas fiscales. En principio estaba previsto que estas normas volvieran a aplicarse ya en 2023, pero ahora el Ejecutivo comunitario va a volver a analizarlo teniendo en cuenta el impacto de la guerra en Ucrania, lo que abre la puerta a que Bruselas retrase la reactivación hasta 2024.

De hecho el documento conjunto de España y Portugal señala precisamente que debe haber una serie de casos claros que lleven a la activación de la cláusula de escape, para que esté definido en qué casos se deben suspender las reglas fiscales.

Hay pocos debates en la Unión Europea que generen tanta tensión y división como el de la reforma de las reglas fiscales del club. No es una cuestión únicamente de economía. En ella se mezclan los estereotipos, las filias y fobias, los miedos, la ortodoxia, la desconfianza y . En una época en la que Europa está en cuestiones cruciales dividida por el eje este-oeste, el de las reglas fiscales sigue siendo el gran cisma norte-sur. En el que las alianzas están bien marcadas y las trincheras parecen inamovibles.

Nadia Calviño Unión Europea Comisión Europea Fiscalidad Eurogrupo Luxemburgo