El Gobierno modifica un real decreto para facilitar el desarrollo de nuevas renovables
  1. Economía
Ya ha sido validado por el Consejo de Estado

El Gobierno modifica un real decreto para facilitar el desarrollo de nuevas renovables

Transición Ecológica ultima un cambio en el RD-ley 23/2020 de acceso y conexión, actualmente en tramitación, para que la llegada de nueva tecnología más eficiente no suponga un obstáculo

Foto: La vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE)
La vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE)

El Gobierno prepara un cambio para la versión definitiva del real decreto de acceso y conexión a las redes de transporte y distribución de energía eléctrica. Según señalan diversas fuentes al tanto de su tramitación, el Ministerio para la Transición Ecológica va a modificar cómo se define la potencia instalada con el objetivo de facilitar el desarrollo de la nueva generación de placas fotovoltaicas bifaciales.

Desde el punto de vista técnico, el departamento dirigido por Teresa Ribera aceptará como potencia instalada no solo la suma de las potencias máximas unitarias de los módulos fotovoltaicos que configuran una instalación, criterio que se seguía hasta ahora. También aprobará que la potencia instalada sea la potencia del inversor o, en su caso, la suma de las potencias de los inversores que configura dicha instalación, según señala la nueva redacción del real decreto, que ya ha sido validado por el Consejo de Estado, apuntan las fuentes consultadas. La norma establece que se tomará la menor de la resultante de ambas medidas, para de esta forma no perjudicar a algunos casos donde la potencia pico es menor que la del inversor, según las mismas fuentes.

Foto: EC.

Pese a lo técnico de la literalidad, se trata de un elemento clave para el desarrollo de nuevos parques de energía fotovoltaica y se había generado un elevado grado de incertidumbre entre los desarrolladores en un momento de 'boom' por desplegar estas infraestructuras de generación eléctrica.

La polémica se suscitó con la llegada, cada vez más generalizada, de los paneles bifaciales. Es decir, aquellos que tienen células fotovoltaicas no solo por una cara sino también en el reverso de la misma. Esto permite recoger algo más de energía por el reflejo que procede del suelo y de otras placas. Pese a que son ligeramente más caras que las monofaciales, su eficiencia mejora entre un 5% y un 7%, con lo que en términos de rentabilidad de los parques mejoran la prestación. O dicho de otro modo, se produce la misma electricidad ocupando menos espacio.

placeholder Placa solar bifacial.
Placa solar bifacial.

Sin embargo, su potencia máxima, hasta ahora, era considerada como la suma de las dos caras del panel. Es decir, que las instalaciones doblarían esta potencia a efectos de tramitación, pese a que sus prestaciones apenas mejoran un 5%. Esto suponía un gran problema para los desarrolladores de parques, ya que de elegir estos nuevos paneles bifaciales, se verían obligados a tener que tramitar de nuevo sus proyectos con la nueva potencia máxima contabilizada, lo que en la práctica haría inviable su desarrollo.

Además de duplicarse los avales, muchos parques que se tramitan vía comunidades autónomas (por estar por debajo de 50 MW) tendrían que volver a presentarse ante el Ministerio para la Transición Ecológica, lo que podría provocar un cuello de botella en un momento en que la celeridad en los trámites administrativos es clave para cumplir con las exigencias del Plan Nacional de Energía y Clima (PNIEC) comprometido con Bruselas.

Las alarmas saltaron después de que Castilla-La Mancha preguntara por esta cuestión al ministerio y este hiciera una interpretación estricta de la norma. Desde ese momento, los representantes del sector, fundamentalmente la patronal UNEF, que realizó enmiendas al respecto, han peleado por que la Secretaría de Estado de Energía recogiera esta petición de las empresas fotovoltaicas.

Ahora, tras admitir como potencia total de la instalación la potencia del inversor, los desarrolladores podrán instalar paneles bifaciales sin prácticamente ninguna modificación sustancial de los permisos y autorizaciones necesarios para llevar los parques adelante, porque la potencia contabilizada será muy similar a lo que marcaba un panel monofacial.

Foto: Fotografía de archivo de un parque fotovoltaico. (EFE)

Sin embargo, eliminar esta fuente de incertidumbre ha sido muy aplaudido por algunas de las empresas que actualmente están haciendo importantes desarrollos en España. Con esta modificación regulatoria, ya pueden advertir a sus epecistas (los constructores de los parques) de la nueva realidad, ya que la instalación de bifaciales supone algunas modificaciones a la hora de colocar y orientar (inclinación, disposición) los paneles. Además, muchos están ahora realizando sus pedidos y la definición actual no permitía decantarse por los nuevos bifaciales, pese a que en el mercado empiezan a ser la opción dominante para el futuro.

placeholder La secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen. (EFE)
La secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen. (EFE)

Este será el cambio más sustancial del real decreto, cuyas grandes líneas maestras se sometieron a consulta pública en julio por la secretaría liderada por Sara Aagesen. Además de este cambio, habrá algunas matizaciones en lo respectivo a los nuevos concursos de capacidad, donde además de los criterios actuales de antigüedad y otros se tendrá en cuenta la zona geográfica, lo que permitirá dar prioridad a aquellas tecnologías más apropiadas a cada zona de España.

El Real Decreto-ley 23/2020, de 23 de junio, por el que se regulan el procedimiento y los criterios generales de acceso y conexión a las redes de transporte y distribución eléctricas, es una de las normativas que más esperaba el sector, dado el ingente volumen de renovables que pretenden conectarse a la red. La normativa trata de evitar la especulación con los puntos de conexión y establecer criterios que permitan a los promotores conocer qué posibilidades tienen de que sus instalaciones puedan conectarse a la red.

A 30 de septiembre de 2020, había 35,6 GW de generación eólica y solar fotovoltaica en servicio. Además, 121 MW tienen ya concedido el permiso para poder evacuar a la red. Hay otros 50,8 GW con el permiso de acceso y conexión solicitado, pero aún sin conceder, y 115,5 GW ya han sido denegados, según los datos recogidos por Red Eléctrica. El objetivo del PNIEC es llegar a los 50 GW de eólica y los 39 GW de fotovoltaica en 2030.

Teresa Ribera Consejo de Estado Transporte Inversores Energía fotovoltaica
El redactor recomienda