Las restricciones se llevan por delante el consumo y anticipan una recaída económica
  1. Economía
en medio de la segunda ola

Las restricciones se llevan por delante el consumo y anticipan una recaída económica

Las compras con tarjetas cayeron un 6% interanual en octubre y las ventas de las grandes empresas llegaron a mitad de mes a una caída del 7% respecto a septiembre

placeholder Foto: Terrazas de los bares recogidas en Valladolid. (EFE)
Terrazas de los bares recogidas en Valladolid. (EFE)

La segunda ola del virus ha truncado la tendencia de recuperación que llevaba la economía española desde la reapertura de mayo. La actividad se fue frenando a lo largo del mes a medida que las restricciones a la movilidad avanzaban por todo el territorio nacional. Los datos de alta frecuencia muestran un deterioro de la actividad que está obligando a los expertos a replantearse sus previsiones de crecimiento. Ya nadie se atreve a descartar una nueva contracción del PIB en los próximos meses y se ha asentado la certeza de que la economía sufrirá gravemente hasta que la ciencia encuentre un tratamiento contra el virus.

En un país sin turismo internacional y con las exportaciones en mínimos, el único motor que tiene la economía es el consumo de los hogares. Y los datos de octubre muestran su debilidad desde el inicio del mes, que empezó con un severo rebrote en Madrid y la declaración del estado de alarma para confinar la capital. A medida que avanzaron las semanas, las restricciones se ampliaron a todo el territorio y a final de mes se encontraban ya en plena escalada, con cierres severos en Cataluña o Castilla y León.

placeholder Consulta todos los datos de Panel económico.
Consulta todos los datos de Panel económico.

Durante los primeros 15 días del mes, las ventas registradas por las grandes empresas sufrieron un desplome del 5% respecto a septiembre. Un dato que muestra un claro frenazo de la actividad al inicio del mes. Y eso que todavía no se habían extendido las restricciones más allá de Madrid. Estos datos proceden de las declaraciones del IVA que hacen las grandes empresas a través del suministro inmediato de información (SII), lo que significa que tienen un sesgo importante. Las ventas de las grandes empresas han mostrado un comportamiento mejor que las de las grandes cadenas, porque tienen más músculo financiero para mantenerse abiertas y porque tienen mucho comercio 'online'.

Estos datos no incluyen el sector de la hostelería, que es el más afectado por las restricciones de la actividad. Esto anticipa que la caída del gasto de los hogares estará siendo mucho más intensa que ese 5%. En cualquier caso, supone un buen termómetro para comprender la situación de la economía española.

Los datos de ventas con tarjetas de crédito permiten completar esa fotografía. Las operaciones con tarjetas españolas cayeron un 5% en octubre en tasa interanual, según los datos registrados por CaixaBank, una caída que casi duplica la registrada en septiembre. Las retiradas de efectivo en los cajeros automáticos sufrieron un desplome del 14% interanual, en línea con el descenso registrado en septiembre.

Eso sí, la restauración y el ocio sufrieron un fuerte revés a lo largo del mes. Las ventas del sector se hundieron un 23% respecto al mismo mes del año anterior. El peor dato desde el mes de mayo, incluso peor que en junio, cuando se estrenó la nueva normalidad. Las ventas del turismo intensificaron su caída hasta el 39%, el peor dato desde el mes de junio.

Foto: Terrazas vacías en la Plaza Mayor de Ourense. (EFE)

Pero el nuevo escenario económico también está pasando factura al comercio 'online', y eso sí que no tiene ninguna relación con las restricciones a la actividad. En concreto, las compras por internet sufrieron un descenso del 8% en octubre en tasa interanual, el peor dato desde mayo. Esta recaída muestra la decisión de los hogares de recortar su consumo, que esconde un ahorro precautorio provocado por el aumento de la incertidumbre.

La encuesta del CIS de confianza de los hogares muestra que las familias temen un deterioro de la economía en los próximos meses. Esto explicaría la decisión de recortar el gasto para tener un colchón financiero con el que hacer frente a cualquier eventualidad. La confianza del consumidor siguió cayendo en octubre y se sitúa en el nivel más bajo desde 2012, año del rescate financiero.

La confianza del consumidor siguió cayendo en octubre y se sitúa en el nivel más bajo desde 2012

Los datos del comercio minorista de España ya fueron flojos en septiembre, claramente por debajo de la media europea, según las cifras publicadas esta semana por Eurostat. Las compras minoristas registraron una caída del 4,4% respecto al mismo mes anterior, lo que contrasta con el crecimiento del 2% del conjunto de la eurozona. España fue el cuarto país con peor desempeño del consumo, solo mejor que Eslovenia, Malta y Luxemburgo. En el centro del continente, por el contrario, el consumo registró un importante crecimiento, superior al 7,5% en Bélgica o al 6% en los Países Bajos.

Aunque los datos europeos fueran mejores que los españoles en septiembre, no sería extraño que en las próximas semanas cambiaran las tornas. Los datos de la pandemia en muchos países del continente son ya peores que los de España y también las restricciones a la movilidad aprobadas por las autoridades. De ahí que, aunque su situación económica sea más favorable, la pandemia pueda cambiar bruscamente los datos.

La segunda ola del virus ha truncado la tendencia de recuperación que llevaba la economía española desde la reapertura de mayo. La actividad se fue frenando a lo largo del mes a medida que las restricciones a la movilidad avanzaban por todo el territorio nacional. Los datos de alta frecuencia muestran un deterioro de la actividad que está obligando a los expertos a replantearse sus previsiones de crecimiento. Ya nadie se atreve a descartar una nueva contracción del PIB en los próximos meses y se ha asentado la certeza de que la economía sufrirá gravemente hasta que la ciencia encuentre un tratamiento contra el virus.

Economía Comercio minorista
El redactor recomienda