CALVIÑO ES UNA DE LAS FAVORITAS

Así es el camino que deberá seguir Calviño para liderar el Eurogrupo: una guía práctica

Calviño es una de las favoritas para hacerse con el cargo de presidenta del Eurogrupo. ¿Cuál es el proceso? ¿Cuándo se vota? ¿Qué significaría que fuera la presidenta?

Foto: Calviño, junto a la presidenta del BCE y el antiguo comisario de Economía. (EFE)
Calviño, junto a la presidenta del BCE y el antiguo comisario de Economía. (EFE)
Adelantado en

Ya se ha dado el pistoletazo de salida para encontrar un sucesor a Mário Centeno, presidente del Eurogrupo, que no renovará su mandato, que finalizaba el 13 de julio, al haber anunciado su dimisión como ministro de Finanzas de Portugal. Nadia Calviño, vicepresidenta del Gobierno, es la principal favorita para sucederle. Pero, ¿cómo se llega hasta ahí? Esta es una guía práctica para entender todo lo que necesitas saber sobre el proceso.

¿Qué es el Eurogrupo?

Es la reunión informal de ministros de Finanzas de la eurozona, que no de la Unión Europea. El organismo no existe sobre el papel, y esa es una de las principales críticas que recibe un organismo que fue clave durante la anterior crisis hasta convertirse en el epicentro del poder europeo.

El Eurogrupo se reúne una vez al mes, y su rol consiste en “asegurar una estrecha cooperación entre las políticas económicas de los Estados miembros de la zona euro”. Sin embargo esta reunión adquirió notoriedad durante los años de la crisis, especialmente con el rescate griego, y más concretamente en 2015, cuando los ministros de Finanzas tuvieron que negociar con Yannis Varoufakis y el Gobierno de Alexis Tsipras el tercer rescate a Grecia.

Una reunión del Eurogrupo poco después de la llegada al poder de Syriza en Grecia. (EFE)
Una reunión del Eurogrupo poco después de la llegada al poder de Syriza en Grecia. (EFE)

¿Quién lo ha presidido?

Aunque se decidió crear el Eurogrupo en 1997 para coordinar el trabajo de los países que iban a compartir una moneda común, la presidencia fija de este foro se creó en 2004. Desde entonces lo han liderado desde 2005 hasta 2013 el luxemburgués Jean-Claude Juncker, que desde 2014 a 2019 fue presidente de la Comisión Europea; el holandés Jeroen Dijsselbloem, conocido por ser mano derecha del ministro alemán Wolfgang Schäuble; y en esta última etapa el portugués Mário Centeno.

Centeno no renueva, ¿y ahora qué?

Este jueves se ha abierto el plazo para presentar candidaturas para presidir el Eurogrupo. Si finalmente Calviño quiere optar al cargo, algo que la vicepresidenta ha dejado en manos de Pedro Sánchez, la española tiene hasta el día 25 de junio para enviar su candidatura junto con una carta de motivación. Hay dos posibles candidatos además de Calviño: el irlandés Pachal Donohoe, conservador, y el luxemburgués Pierre Gramegna, liberal.

¿Cómo es la campaña?

No puede ser más representativa de Bruselas: consiste en mover hilos internos, moverse entre bambalinas y despachos de oficinas recogiendo apoyos y jugando las cartas. Aquí la relación y el respeto que los ministros tienen hacia los candidatos juega un papel crucial.

Normalmente la campaña incluiría la visita de Calviño a los ministerios de Finanzas claves para atar los votos necesarios cuanto antes, pero hoy en día seguramente se reduzca a llamadas telefónicas y presión vía videoconferencia.

Es cierto que España también podría aspirar a dirigir la Organización Mundial del Comercio (OMC). Aunque no es una institución europea, sería difícil que España pudiera optar a ambos cargos al mismo tiempo, lo que significa que el presidente del Gobierno deberá apostar por uno de ellos.

Así es el camino que deberá seguir Calviño para liderar el Eurogrupo: una guía práctica

¿Qué se tiene en cuenta en la elección?

Los cargos europeos se reparten con una lógica que tiene en cuenta criterios geográficos y la familia política a la que pertenecen los candidatos. En este sentido Calviño tiene en su contra que el presidente saliente es sureño, pero a la vez solo ha tenido un mandato, lo que algunos consideran que en realidad juega a su favor, pero España ya tiene la vicepresidencia del Banco Central Europeo (BCE) y José Manuel Campa dirige la Autoridad Bancaria Europea.

Los socialistas quieren mantener la presidencia del Eurogrupo como parte del equilibrio tras las elecciones europeas, así que eso también puede beneficiar a la vicepresidenta del Gobierno, que puede contar con un voto fiel entre los ministros de su signo político.

Calviño saluda a Centeno, presidente del Eurogrupo. (EFE)
Calviño saluda a Centeno, presidente del Eurogrupo. (EFE)

¿Cuándo se vota?

El próximo 9 de julio. Normalmente, en todas las votaciones europeas se busca que el elegido lo sea por unanimidad. Se reduce la lista a dos candidatos y el que sabe que tiene menos apoyos normalmente retira su candidatura para que el favorito obtenga todos los apoyos.

¿España ya lo ha intentado antes?

Sí, en 2015 Luis de Guindos lo intentó hasta el último momento, llegando a romper con la práctica de retirar la candidatura con menos apoyos, lo que obligó a una votación final en la que salió ganando el holandés Jeroen Dijsselbloem.

En 2017, Mariano Rajoy quiso que Guindos, que entonces ya tenía prácticamente asegurada la victoria, se hiciera con un cargo de enorme importancia simbólica para España. Pero el ministro de Economía apoyó a Centeno y jugó sus cartas para ser elegido vicepresidente del BCE.

¿Y si gana Calviño?

Si la vicepresidenta del Gobierno logra hacerse con las riendas del Eurogrupo no abandonará el Ejecutivo español. De hecho es un requisito el ser ministro de Finanzas de un miembro de la eurozona para poder acceder al cargo. Solo se hizo una excepción, permitiendo a Dijsselbloem agotar su mandato una vez dejó de ser miembro del Gobierno holandés.

Si consigue ser elegida presidenta del Eurogrupo ostentaría el cargo durante los próximos dos años y medio. La tarea para Calviño no sería sencilla. La elección de Centeno en diciembre de 2017 tenía el claro objetivo de cambiar la dinámica del Eurogrupo y profundizar en un lavado de imagen de las instituciones tras los años de la crisis, pero la gestión del portugués ha dejado muchos frentes abiertos.

El Eurogrupo ha caído en una cierta irrelevancia, con una agenda bloqueada y con unos ministros que no han sido capaces de avanzar en la necesaria reforma de la eurozona, haciendo encallar los debates del Fondo de Garantía de Depósitos (EDIS) así como el presupuesto para la eurozona.

Calviño tendría, como reto, tratar de construir consensos dentro del Eurogrupo y tener liderazgo para ser capaz de representar a los ministros de la zona euro en su tarea como presidenta del foro, logrando al mismo tiempo reactivar la agenda.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios